Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Artículo actual

Las colas en el embarque, principal molestia para los usuarios de vuelos “low cost”

Por   /   10 diciembre, 2013  /   Sin Comentarios

Dado que la mayor parte de las compañías aéreas de “bajo coste” no asignan asiento porque creen que así el embarque se hace más rápido y su tiempo de «aparcamiento» en el aeropuerto (que es muy caro) es más corto, resulta que el tener que hacer cola de pie frente al mostrador de embarque para entrar de los primeros y elegir el asiento deseado es lo que más molesta a los usuarios de vuelos “low cost”, según revela una amplia encuesta llevada a cabo por el buscador de vuelos baratos Jetcost entre usuarios al respecto en varios países. Lo cierto es que, según Jetcost, estas colas tienen una duración entre media y una hora, si las cosas van bien, y desde luego muchas veces se está más tiempo en la cola que volando.

Embarque en aeropuertos, de Free DownloadTras las colas, la segunda práctica que más fastidia es tener que reacondicionar la maleta en medio de la sala de embarque y con todo el mundo mirando, porque excede el peso o las rígidas medidas que se indican. Y es que, aunque en algunos aeropuertos se han acondicionado pequeños espacios con privacidad y mesas para realizar estas tareas, en la mayoría de los casos hay que hacerlo en el suelo junto al mostrador de embarque. Se dan casos en que algunas compañías prohíben, sin mucho fundamento, que se pida ayuda a otros compañeros de vuelos, incluso desconocidos, para que transporten algunas ropas o enseres en otras maletas más holgadas.

Al margen de estas dos cuestiones, hay varias más que incordian a los pasajeros antes de llegar a embarcar en el avión, como tener que imprimir en casa la tarjeta de embarque, cubrir todos los pasos de la reserva y decir no a muchas cosas propuestas: reserva de hotel, de coche, facturar más maletas, ampliar el tiempo de estancia... pero el tercer lugar entre todas las cosas negativas del viaje está a bordo del avión, ya que se trata de la inclinación de los respaldos. Sorprendentemente, no se trata de que algunos respaldos no se puedan inclinar para ir más cómodo o echar una cabezada, sino justo lo contrario, y es que algo especialmente irritante es que el vecino de delante recline su respaldo, agobiando el poco espacio que hay (quizá es por ello que algunas compañías no permiten esa opción).

Y es que la falta de espacio en general se hace sentir mucho durante el vuelo, hasta el punto de que a muchos viajeros les incomoda especialmente que sus vecinos de asiento ocupen totalmente los reposabrazos durante todo el vuelo, por no hablar de aquellos que tienen la mala suerte de coincidir con un obeso que rebasa con creces el asiento asignado o que tiene que abrir desmesuradamente las piernas.

No obstante, los engorros no acaban al llegar a destino, pues también molesta mucho que, al final del viaje, la gente arrime los carritos portaequipajes a la cinta de las maletas, o que se arrimen y amontonen ellos mismos, impidiendo acceder a las cintas.

Además, también resultan muy desagradables prácticas como amontonarse en los pasillos del avión y empujar tras el aterrizaje; los interminables avisos por megafonía a bordo del avión; los niños llorones y las charlas en tono elevado de algunos pasajeros, o las llamadas telefónicas compulsivas de la mitad del pasaje diciendo “¿Ya he aterrizado!”.

Imagen cortesía de khunaspix / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *