Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

La VPN, aliada segura de las empresas para trabajo en remoto

Por   /   23 octubre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Ionos, Multinacional proveedora de soluciones “cloud” y “hosting”.

 

Desde que se estableciera el estado de alarma y se animara a la preferencia del teletrabajo en aquellas empresas que pudieran hacer uso de las aplicaciones en remoto, cada vez más compañías utilizan Internet para interconectar sus diversas oficinas y ubicaciones, integrar a sus socios en su propia infraestructura de TI o permitir el acceso desde su casa o a distancia a su lugar de trabajo.

De esta manera, la posibilidad de acceder a un servidor desde el exterior es una parte esencial en estos momentos, ya que permite a los usuarios conectarse fácilmente con el ordenador de su trabajo. Así, el uso de una conexión de escritorio virtual es ahora una práctica común para muchos profesionales. Red VPN, de PixabayNo obstante, lo cierto es que establecer la conexión no es tan sencillo y puede entramar varios problemas, sobre todo referidos a la seguridad. De hecho, cualquiera de estas implementaciones puede causar una brecha de seguridad.

En ese sentido, y a fin de hacer posible la transferencia de datos sensibles, se utiliza una gran cantidad de tecnologías de comunicación diferentes, siendo una solución común la red VPN o red privada virtual. La misma es un tipo de red de comunicación virtual que opera sobre la base de una red física. Hay que tener en cuenta que, para garantizar que los datos permanezcan seguros cuando se transfieren a través de un cable público, los mensajes están asegurados mediante métodos de encriptación y autenticación. Y dado que los datos transferidos por una VPN no son accesibles a los participantes de la red pública en la que funciona, se suele utilizar el término «tunelización» para describir este proceso.

Ventajas concretas de utilizar una VPN

1. Acceso remoto. La principal ventaja es poder acceder a cualquier servidor autorizado desde distintos puntos, sin necesidad de contar con la presencia física de los equipos.

2. Evitar ser “hackeado”. Esconder la dirección tras una VPN proporcionará al atacante una dirección falsa y por tanto mayores dificultades para acceder a los dispositivos.

3. Funciona en todas las aplicaciones. Enruta todo el tráfico de Internet, a diferencia de los servidores “proxy”, que solo puede usarse en el navegador web.

4. Se conecta y desconecta fácilmente. Una vez configurado, se puede activar y desactivar la conexión de manera fácil y rápida.

5. Seguridad adicional en puntos de acceso wi-fi, siempre y cuando la conexión esté cifrada.

6. Modificar la ubicación. Una conexión VPN es un modo eficaz de evitar la censura o acceder a contenido limitado a cierta región.

Ámbitos de aplicación de las redes privadas virtuales

Por lo general, las VPN se utilizan para interconectar dos o más emplazamientos de la empresa a través de una red pública (VPN de punto a punto), para acceder a distancia a la red de la empresa cuando se está de viaje o desde el hogar (VPN de extremo a punto) o para acceder a distancia a un ordenador desde otro ordenador (VPN de extremo a extremo).

En concreto, una VPN “site to site” o VPN punto a punto entra en acción cuando se necesita integrar varias redes locales en una red de comunicaciones virtual a través de un canal. Este tipo de situación se da, por ejemplo, a la hora de establecer la conexión entre diferentes empresas, agencias o establecimientos. Y para establecer una VPN punto a punto se requiere que cada uno de los puntos tenga un router para VPN y que el mismo cree el túnel entre la red local.

Por su parte, el VPN “end to site: o VPN de extremo a punto, también conocido como VPN de acceso remoto, es recurrido por las empresas cuando tienen la necesidad que crear un acceso para aquellos usuarios que no trabajan “in situ”, sino que lo hacen desde casa o desde cualquier otro lugar ajeno a la oficina. Con ello, los trabajadores pueden conectarse a la red de la empresa, al servidor de archivos o de correo electrónico o hacer uso del software especializado del sector en cualquier lugar, siempre y cuando tengan acceso a Internet.

Finalmente, la VPN “end to end” es la opción para cuando el acceso remoto no tiene lugar en una red local, sino que se produce entre un ordenador y otro, por lo que se puede hablar entonces de VPN de extremo a extremo. Y en esencia, la característica básica de esta modalidad de VPN es que la conexión se crea por medio del llamado escritorio remoto. Esta es así una técnica por la que los programas de aplicación se llevan a cabo en un ordenador y los mismos se representan y se manejan desde otro. De esa forma, en el contexto empresarial se aplica una VPN de escritorio remoto cuando los trabajadores trabajan desde casa y necesitan, para ello, acceder al ordenador situado en su puesto de trabajo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *