Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Artículo actual

La mayoría de las empresas, sin capacidades para la transformación digital

Por   /   4 julio, 2018  /   Sin Comentarios

A pesar de las grandes inversiones en curso en iniciativas de transformación digital, que superarán los 2 billones de dólares para 2021, las compañías creen tener ahora menos capacidades de liderazgo adecuadas que seis años atrás (un 45% en 2012, frente a un 35% en 2018), Transformación digital, de Pixabaya la vez que actualmente no pasa del mismo 39% que entonces el porcentaje con respecto a las capacidades digitales de la organización.

Lo cierto es que el informe “Understanding Digital Mastery Today: Why companies are struggling with their digital transformations”, realizado por el Instituto de Transformación Digital de la firma de servicios de consultoria, tecnología e internacionalización Capgemini y que compara cuál ha sido el avance hasta hoy de la transformación digital de estas empresas con respecto a los datos del investigación de 2012 sobre la misma materia, revela que, si bien las organizaciones han mejorado en este período la experiencia de cliente (CX), no prestan la misma atención a sus operaciones. Además, las empresas no consiguen establecer una cultura digital fuerte, necesaria para involucrar a sus empleados en su estrategia de transformación digital.

En concreto, el estudio, para el que se entrevistó en mayo de este año a 1.338 directivos de 757 compañías (un 71% de la muestra factura más de 1.000 millones de dólares) de una veintena de países (entre ellos, España), pone de manifiesto que, en cuanto a capacidades digitales, las empresas han primado la experiencia de cliente (CX), ámbito en el que han logrado el mayor avance. Por ejemplo, hoy el 43% (solo el 23% en 2012) utiliza canales móviles para vender productos y servicios, al margen de que cerca del 40% está mejorando su conocimiento de mercados y clientes a través de dispositivos inteligentes integrados en los productos, lo que representa más del doble que en 2012 (17%).

Sin embargo, la realidad es que apenas un 36% de las compañías señala que sobresale en el desempeño digital en las operaciones, y aunque se observan por tanto algunos pequeños avances desde 2012 en el porcentaje de compañías que diseñan sus productos digitalmente (38%, frente al 40% actual), lo cierto es que ha caído la cuota de empresas que monitoriza las operaciones en tiempo real (35% en 2018, frente al 48% en 2012) y que modifican sus procesos operativos para la rápida adaptación a retos externos (29% en 2018, en comparación al 34% en 2012). Además, numerosas organizaciones no proporcionan las herramientas y las competencias que sus empleados podrían esperar. Por ejemplo, solo el 38% de las empresas (el 70% en 2012) asegura que sus empleados pueden colaborar digitalmente entre sí y únicamente el 33% de las compañías (62% seis años atrás) está de acuerdo en que las tecnologías digitales mejoran la comunicación entre los miembros de la alta dirección y los empleados.

No obstante, y a pesar de que en la era digital es crítica la relación entre el director del área de Tecnologías de la Información (CIO) y otros miembros del equipo directivo, la investigación de Capgemini constata que ha aumentado su desconexión. De hecho, en 2012, el 65% de las organizaciones opinaba que el CIO y la alta dirección compartían la perspectiva sobre el papel de las TIC en su empresa, pero este porcentaje se ha reducido al 37% en 2018. Y en esa misma línea, un 59% de los encuestados en 2012 pensaba que el CIO y la alta dirección tenían un criterio común de cómo utilizar las tecnologías para incrementar la productividad de las operaciones de la organización, cuando actualmente solo piensa así un 35%. Además, hace seis años, el 53% de los encuestados coincidía en que el CIO y la alta dirección tenían una visión común de las prioridades de la inversión en TI, pero también este número ha retrocedido en 2018 hasta el 36%.

Por otra parte, el documento también constata que las organizaciones no han podido crear la cultura digital adecuada para el éxito de la transformación, pues solo el 36% de las empresas considera que todos los empleados pueden participar en la conversación sobre las iniciativas digitales, lo que representa un retroceso frente al 49% de 2012, a la par que solo el 38% afirma tener implantado un programa oficial que promueva entre los empleados el desarrollo y actualización de competencias digitales. Asimismo, la capa directiva debe involucrar a sus empleados en su visión de la transformación digital, pero actualmente apenas el 36% de las organizaciones cree que los directivos comparten una visión común para dicha transformación.

En el caso particular de España, las empresas, en línea con la media mundial, confían poco en sus capacidades tanto digitales como de liderazgo para llevar a cabo la transformación digital. De hecho,  solo un 36% y 34% considera que sus capacidades respectivas están suficientemente desarrolladas.

Respecto a las capacidades digitales, las empresas consultadas en nuestro país destacan el desarrollo de las habilidades de experiencia al cliente, donde un 38% considera estar bien posicionada, mientras que hay una menor confianza en la digitalización de las operaciones, sobre las que sólo un 33% opina lo mismo. Estos porcentajes se asemejan a los de la media mundial (40% y 36%, respectivamente). Y con relación a las habilidades de liderazgo, únicamente un 39% cree tener las capacidades de gobernanza adecuadas (el 36% en el resto de países), cifra que se reduce al 35% al hablar de si existe una visión digital compartida en la compañía (porcentaje idéntico al de la media mundial).

Por su lado, apenas alcanza al 32% el porcentaje de las compañías españolas (35% de media entre las de todo el mundo) que cree que la relación entre las áreas de TI y negocios es la apropiada y únicamente un 26% considera que consigue involucrar a todos sus empleados en el proyecto de transformación digital (frente al 34% mundial). Además, sólo el 26% opina que hay espacio para que todos los empleados participen en el debate sobre la digitalización, 10 puntos menos que la media internacional.

Y junto a lo anterior, y aunque las compañías españolas superan a la media internacional en el respaldo de nuevas ideas y experimentación (un 43%, frente a un 35%), están por detrás en otros ámbitos como el fomento a tomar decisiones basadas en datos (un 29%, frente a un 38%), la adopción de nuevas actitudes por parte de la dirección (31%, frente a 35%) o el impulso de la toma de decisiones rápida e independiente (21%, frente al 34%).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *