Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Artículo actual

La transformación digital de las empresas se ralentiza en todo el mundo

Por   /   31 enero, 2019  /   Sin Comentarios

La segunda edición del “Digital Transformation Index”, estudio realizado para la multinacional de transformación e infraestructuras digitales Dell Technologies con el fin de examinar la estrategia IT  de los negocios y las iniciativas en desarrollo al respecto, detecta una clara ralentización a nivel mundial en el proceso de transformación digital de las empresas.

El informe, sustentado en un sondeo a 4.600 líderes de medianas y grandes compañías de 42 países que fue llevado a cabo por la consultora de mercados Vanson Bourne el pasado verano, revela que muchos de los proyectos de transformación digital de gran parte de las organizaciones del planeta aún se encuentran en un estado inicial. De hecho, si se comparan los datos de ahora con los conseguidos dos años atrás durante la primera edición de este estudio, la principal conclusión es que en el transcurso de estos dos últimos ejercicios el Inicio de digitalización, de Pixabayavance en dicha transformación ha sido más lento que antes, destacando además desde luego el gran esfuerzo que han debido realizar muchas entidades para poder mantener el vertiginoso ritmo del cambio.

En concreto, si bien el porcentaje de empresas que se sitúan en la categoría denominada de “adoptantes digitales” (firmas que cuentan con un plan digital maduro, inversiones e innovaciones en marcha) ha aumentado, ya que han pasado a suponer ahora el 23% (el 28% en España), frente al 14% en 2016, lo cierto es que, por el contrario, no ha habido ningún progreso en el nivel de “líderes digitales” (compañías en las que la transformación digital forma parte incluso de su ADN), ya que siguen significando el 5% tanto en 2016 como en 2018 (en España alcanzan solo el 2%). De esta forma, el 39% de las organizaciones de todo el mundo aún se distribuyen en los dos grupos menos maduros digitalmente hablando: “seguidores digitales” (han realizado muy pocas inversiones relacionadas con el entorno digital o están empezando a planificar para el futuro), que representan el 30% (23% en España), lo que es 2 puntos menos que en 2016; y “rezagados digitales” (no tienen un plan digital y tienen en marcha pocas iniciativas e inversiones), grupo en el que se inscribe un 9% de todas las organizaciones (5% de las de nuestro país), aunque en realidad este porcentaje ha caído 6 puntos con relación a dos años antes. Por último, las firmas denominadas “evaluadores digitales” (están embarcadas en la transformación digital, pero con prudencia, de forma gradual e invirtiendo para el futuro) aglutinan a un 33% de todas las compañías (42% entre las españolas).

La realidad es que el informe muestra que los directivos se encuentran al borde de una crisis de confianza, con hasta un 91% de ellos que afirman verse frenados en este proceso de digitalización por barreras como la seguridad y la privacidad de los datos sobre todo, pero también por la escasez de presupuesto y recursos, la falta de habilidades adecuadas de los empleados, la regulación y cambios legislativos y, en quinto lugar, por una cultura digital inmadura.

Conviene incidir en esta línea en que prácticamente la mitad (49%) de todos los encuestados entiende que su organización tendrá dificultades en los próximos cinco años para demostrar que es una empresa en la que se puede confiar (95% en el caso de España). Asimismo, un 51% (92% en España) cree que puede tener dificultades a la hora de satisfacer las cambiantes demandas de sus clientes, mientras que un 30% (53% en España) considera que pueden quedarse atrás en un plazo de cinco años. A la vez, un 32% no están seguros de que puedan cumplir con las legislaciones vigentes, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) europeo, y un porcentaje similar tampoco confía en poder proteger convenientemente los datos de empleados o clientes. Por otra parte, un 78% de los directivos consultados (el 85% en el caso de los españoles) coinciden en pensar que los procesos de transformación digital en los que se encuentran inmersos deberían extenderse de una forma más generalizada por más departamentos de sus compañías.

No obstante, es preciso adelantar que los profesionales sondeados mencionan diferentes prioridades y áreas de inversión con el objetivo de avanzar en el proceso de transformación de sus negocios, incluyendo un mayor foco en sus fuerzas de trabajo, la seguridad y las tecnologías de la información. Así, un 46% (45% en España) afirma tener ya en marcha programas dirigidos a fomentar el talento digital entre sus empleados. Y con relación a las inversiones en tecnología que tienen previsto llevar a cabo en los próximos tres años, destaca en primer lugar precisamente el área de ciberseguridad, y a continuación, las de Internet de las Cosas, los entornos multi-cloud, la inteligencia artificial y la capacidad de computación.

En cualquier caso, y al margen de estos datos globales, conviene advertir que la investigación de Dell Technologies también constata que, en general, los países emergentes son los más maduros en digitalización, con India, Brasil y Tailandia encabezando el ranking mundial. En contraste, los mercados desarrollados se están quedando atrás: Japón, Dinamarca y Francia obtienen, según este estudio, los niveles de madurez digital más bajos. Mientras, las empresas españolas se sitúan por encima de la media alcanzada en la zona EMEA, colocándose justo detrás de Italia y Portugal, pero superando ampliamente a las citadas Francia y Dinamarca. Y junto a todo esto, por otro lado, también se constata que los mercados emergentes muestran una mayor confianza en su capacidad de resultar disruptivos (53%) frente a la de los países desarrollados (40%).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *