Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

La oportunidad para impulsar el teletrabajo

Por   /   25 agosto, 2020  /   Sin Comentarios

Por Juan Quintanilla, CEO de Syntonize, Consultora española especializada en desarrollo digital.

 

El teletrabajo presenta una gran ventaja en situaciones de verdadera crisis. Un claro ejemplo es la situación en la que se encuentra el planeta frente al virus Covid-19. La seguridad del ciudadano necesita de la reducción del contacto entre unos y otros, y mediante el teletrabajo se ofrece la posibilidad al ciudadano de poder mantener un aislamiento preventivo en mayor medida. De este modo, La oportunidad del teletrabajo,. de Syntonizeel trabajador puede seguir trabajando desde la seguridad de su hogar, y además se permite que la economía siga funcionando y el país no se paralice por completo.

Todo esto favorece el mantenimiento de la actividad laboral, pero es preciso compaginarlo con las medidas de seguridad necesarias. Además, el teletrabajo se presenta como una gran oportunidad de cara al desarrollo de los proyectos y nuestra inmersión en nuevos mercados. Y es que la barrera geográfica deja de ser un problema, pues, apoyándonos en las herramientas tecnológicas, conseguimos una presencia global y una comunicación fluida con todos nuestros “stakeholders”. Eso sí, es necesario hacer partícipe a los líderes de la empresa de esta nueva manera de trabajar.

Las ventajas del teletrabajo son para quedarse

En una sociedad cada vez más dinámica y rápida, el tiempo se convierte en uno de los bienes más valorados. Así, la sociedad actual hace todo lo posible para llenar los momentos del día con actividades que le aporten un gran valor personal. Y uno de los mayores retos es encontrar tiempo para gastar en el cuidado personal y en el disfrute de sus círculos sociales más cercanos.

En esa línea, el teletrabajo facilita la conciliación de la vida personal de los trabajadores. Trabajar desde un lugar que reduce los tiempos de desplazamiento, favorece el aprovechamiento del tiempo personal previo y posterior a la jornada laboral. Y si a esto se le suma la tendencia de la flexibilidad horaria laboral, el trabajador encuentra múltiples ventajas. Unas ventajas que no solo benefician su eficiencia en el trabajo, sino también su productividad y su actitud frente a la empresa. De hecho, según la consultora de recursos humanos Randstad, el 68% de los empleados desearía poder teletrabajar, pero sus empresas no se lo permiten.

La realidad es que el teletrabajo es una modalidad laboral que nos permite realizar nuestras funciones en un lugar diferente a la oficina o instalaciones de la empresa. Y gracias a las herramientas y los dispositivos tecnológicos de los que disponemos hoy en día, esta modalidad de trabajo es más sencilla que nunca. De modo que trabajar de manera remota desde no solo cualquier parte de la ciudad, sino desde cualquier parte del mundo, es posible (y hasta deseable) gracias a la interconectividad. Esto permite que el funcionamiento de los procesos de las empresas pueda continuar a pesar de diferentes dificultades.

Por otro lado, el teletrabajo supone asimismo una ventaja medioambiental. Hay que tener presente que el trabajo remoto ayuda a generar un menor impacto en el planeta gracias a un inferior consumo de los recursos necesarios en las oficinas y a la optimización del espacio de trabajo (ello, a su vez, repercute positivamente en los gastos de la empresa). Desde luego, al evitar los desplazamientos desde los hogares a las oficinas, se disminuyen las emisiones de gases contaminantes.

Por otra parte, el teletrabajo potencia además la atracción del talento como medida de conciliación con la vida personal: las empresas que ofrecen teletrabajo, total o parcial, ganan más interés entre los candidatos laborales. Y no hay que olvidar que una empresa que se preocupa por su equipo consigue que éste se preocupe por la empresa con un mayor interés, lo cual se traduce en una reducción del absentismo en el caso del talento que ya se encuentra dentro de la compañía.

Finalmente, otra ventaja a considerar es la posibilidad de poseer una plantilla global, de diferentes regiones o zonas: tener al alcance diferentes tipos de talentos sin necesidad de desplazamiento grandes, o incluso sin cambiar de lugar de residencia. Al margen de que también hay quien valora el hecho de poder trabajar desde el silencio de su casa, mejorando su concentración.

Probar antes de empezar

En cualquier caso, es imprescindible realizar una prueba piloto en la que se involucren los líderes de la empresa para medir el impacto que esto tiene a nivel cultural. El cambio de mentalidad para acompañar esta nueva modalidad de trabajo debe estar generado desde el primer día por estos líderes, hasta el punto de que, si no existe, no funcionará.

Por otro lado, es necesario considerar que, durante las jornadas de teletrabajo, es fundamental mantener la comunicación diaria, ya sea a través de reuniones o herramientas tecnológicas que nos apoyen para no perder el continuo contacto. Y también se debe encontrar el balance adecuado para cada compañía entre los días de teletrabajo y los días de trabajo presencial. De este modo se evita que los equipos caigan en una pérdida de relaciones.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *