Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Ventajas y fundamentos básicos para un teletrabajo eficaz

Por   /   15 septiembre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Robert Walters, consultora de búsqueda y selección de mandos intermedios y directivos.

 

La preocupación por el contagio del Coronavirus en el lugar de trabajo ha llevado a miles de empresas a nivel global a tomar medidas para garantizar la seguridad de sus empleados. Y entre ellas, una de las más efectivas ha sido el trabajo en remoto. ¿Se trata de una oportunidad histórica única para favorecer esta modalidad a partir de ahora?

En concreto, las ventajas que el teletrabajo puede ofrecer a las organizaciones que tengan abierta esta posibilidad son:

  • Menos estrés, menos «burn out», mayor retención laboral y rendimiento

Algunos empleados pueden sufrir estrés por tener que coger el transporte público durante períodos largos de tiempo para ir a su lugar de trabajo, por una difícil conciliación de su vida personal con la profesional, por el ruido y distracciones de la oficina… Ventajas del teletrabajo, de Robert WaltersDe hecho, un 72% de los profesionales culpa de sus faltas de productividad a las interrupciones y al ruido generado por la propia oficina, según la “Encuesta sobre el Mercado Laboral 2020”, elaborada por Walters People.

Desde luego, este estrés puede tener un impacto negativo en la motivación y productividad de los empleados. Y frente a ello, la posibilidad de trabajar desde casa es vista por los profesionales como una manera eficiente para reforzar su rendimiento laboral: el 68% considera que podría ser más productivo si tuviese esta alternativa. Además, ofreciéndoles la oportunidad de trabajar desde casa puntualmente, regularmente o en “full-remote”, las organizaciones no sólo reducen la posibilidad de que este estrés «se propague dentro de la organización», sino que también consiguen un mayor bienestar de los empleados, eliminando así el riesgo del efecto «burn out».

Finalmente, no hay que olvidar que el teletrabajo resulta también un factor determinante para el 52% de los encuestados a la hora de cambiarse de empleo.

  • Horario flexible de trabajo acorde a la vida de cada profesional

Al ofrecer la posibilidad de trabajar desde casa, las organizaciones aseguran una mejora en la conciliación de la vida laboral y familiar de sus empleados. Y es que, siempre que respeten ciertas reglas básicas, éstos pueden organizar su jornada laboral de la manera que les resulte más efectiva. En la oficina, todos suelen adaptarse condiciones y horarios similares, pero teletrabajando se les podría ofrecer una mayor flexibilidad, siempre y cuando el puesto de trabajo y función lo permita: elegir a qué hora del día prefieren trabajar (temprano por la mañana o tarde por la noche). Esto facilitaría nuevamente el aumento de la productividad, el alcance de los objetivos y una mayor satisfacción laboral ya que los profesionales adaptarían sus responsabilidades laborales a su vida diaria de una manera «ad-hoc» y eficiente.

  • Mejora de la imagen corporativa

Ofrecer la posibilidad de teletrabajar es una buena manera de que las empresas demuestren su preocupación por el bienestar de sus empleados, así como la confianza que ponen en ellos y en su trabajo. A corto plazo, esto supondrá una iniciativa preventiva muy eficaz, al margen de que, a largo plazo, tendrá un efecto positivo en la apreciación y en el nivel de “engagement” de los empleados por la organización.

  • Beneficiarse de las tecnologías disponibles

Gracias a las herramientas tecnológicas disponibles actualmente, trabajar desde casa no supone un obstáculo para realizar las funciones de manera operativa y efectiva. Y en ese sentido, existen un gran número de tareas que se pueden organizar a distancia: las reuniones pueden tener lugar a través de videoconferencias, y se puede ver, compartir y comprobar el estado de los proyectos de cada equipo a través de calendarios compartidos, “timings”, “google sheets/docs online” y listados de tareas.

Fundamentos de la gestión de equipos en teletrabajo

En cualquier caso, la productividad del trabajo a distancia requiere que la empresa tenga en cuenta una serie de fundamentos básicos en la gestión de equipos por teletrabajo bajo los cuales se debe regir esta modalidad de trabajo para conseguir una gestión positiva y eficaz:

  • 1. La transformación del sistema de evaluación

La gestión del teletrabajo requiere un profundo cambio de mentalidad en los responsables de equipo, ya que deberán basar ahora sus sistemas de evaluación en resultados, en lugar de en el comportamiento visible. Y para que esto funcione, se deberá establecer y mantener un entorno de confianza entre el responsable y cada miembro de su equipo.

  • 2. La generación de alternativas (innovadoras) de comunicación

El teletrabajo es un desafío para la comunicación puesto que los empleados pueden sentir una menor conexión personal entre ellos y, por tanto, un menor sentimiento de pertenencia a la organización. Para combatir este efecto, se deben emplear los diferentes canales digitales disponibles y establecer eventos regulares que fomenten la comunicación e interrelación. Así, lo más habitual es realizar reuniones fijas diarias o semanales con todos los integrantes del equipo, empleando para ello herramientas de mensajería instantánea y/o videoconferencia como Workplace chat, Skype, Teams o Duo. Eso sí, es de vital importancia asegurar y respetar la celebración y asistencia a este tipo de reuniones y favorecer las conversaciones diarias, pues, en caso contrario, los empleados pueden sentirse perdidos a la hora de desempeñar con éxito sus funciones. De modo que los responsables de equipo deben tomarse el tiempo necesario para gestionar y guiar a los diferentes miembros del equipo, así como para asegurar un rendimiento óptimo.

  • 3. La creación de una cultura flexible

Las empresas deben crear un entorno o cultura corporativa en la cual los profesionales no se sientan perjudicados por trabajar en modalidad remota, o se sientan menos beneficiados que aquellos que trabajan de manera presencial. Hay que tener en cuenta que los empleados que trabajen bajo la primera modalidad pueden no sentirse cómodos en una situación de distancia física (y por impacto, una desconexión mental) con su responsable o el resto de miembros de su equipo. Se recomienda, por tanto y encarecidamente, a los jefes de equipo que comuniquen abiertamente las diferentes modalidades de trabajo disponibles dentro de la compañía (presencial, flexible, remota…) con todos sus empleados, asegurándose así de que son tratados de la misma manera y de que cuentan con las mismas oportunidades (siempre y cuando sea posible).

  • 4. El manejo de los peligros del “burn-out”

Con el uso de los dispositivos móviles y del trabajo en remoto, la línea de separación entre trabajo y vida privada puede volverse confusa. Por ello, se aconseja a los responsables de equipo que realicen diferentes sesiones de evaluación para asegurarse de que los empleados que teletrabajan no lo estén haciendo en exceso, debido a que este factor puede provocar el efecto contrario al deseado: un nivel alto de estrés y de agotamiento físico y mental. Al respecto, las señales más significativas suelen ser un rendimiento inferior, un desapego que no era característico de esa persona con anterioridad y un comportamiento general de desmotivación.

La alternativa

En cualquier caso, es importante señalar que en algunas posiciones, organizaciones o industrias no es factible que todos los empleados de la compañía teletrabajen todos o ciertos días de la semana. Como consecuencia, algunas empresas optan por la rotación de equipos (cada dos días o cada dos semanas), lo que permite a las personas que lo necesiten estar en la oficina, a la vez que se fomenta el bienestar de todos los miembros de la organización. E igualmente otra tendencia en ese sentido creciente consiste en ligar los resultados u objetivos de negocio del trabajador con el incentivo/posibilidad de teletrabajar.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *