Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Trabajo en remoto, solución de productividad y para prevenir contagios

Por   /   15 julio, 2020  /   Sin Comentarios

Por SumaCRM, Firma que ofrece en la “nube” un CRM sencillo pensado para las pymes.

 

Como se ve, la epidemia del coronavirus está afectando de manera muy seria al sector empresarial, determinando negativamente las actividades laborales regulares. En esa línea, el trabajo en remoto se ofrece como una alternativa para no perder la productividad y que las cuentas de las empresas se vean terriblemente perjudicadas por la discontinuidad del negocio.

La realidad es que muchas empresas tratan de descubrir cómo mantenerse operativas, algo que con la tecnología y a través de herramientas como CRMs puede solucionarse, a la vez que se puede ayudar a contener los contagios. Se trata de una situación que todas las empresas deben plantearse en escenarios de gravedad como el actual, Trabajo en remoto, de SumaCRMpero también estableciendo protocolos para casos de enfermedades muchos menos peligrosas o bien catástrofes naturales.

Hay que tener en cuenta que, si bien es cierto que las empresas más grandes pueden enfrentarse a pérdidas millonarias por este tipo de pandemias como fue en el caso de la gripe aviar (5.000 millones de euros) o de las vacas locas (130 millones de euros), cualquier compañía puede implementar medidas para cualquier otro cuadro médico y hacer que su productividad no se vea afectada. Además, la epidemia por coronavirus puede ser una oportunidad para que las empresas puedan hacer crecer sus estructuras y dotarlas de más agilidad, sobre todo en el caso de las mujeres, que se enfrentan a grandes desafíos en el tema de la conciliación.

No obstante, creemos que el mayor problema al que los ejecutivos se enfrentan con el trabajo en remoto es a la falta de la confianza. Pero para ello la tecnología y los softwares como los CRMs aportan una solución y permiten organizar el trabajo para que el mismo vaya fluyendo de forma habitual. La falta de confianza para monitorizar el trabajo crea la necesidad de enfocarlo en el proceso y no en la persona que lo realiza, a la vez que establece formas de colaborar en equipos alejados geográficamente y, sobre todo, da la capacidad para asignar responsabilidades y saber que éstas son resueltas. La situación crítica a la que se enfrenta el mundo con la actual pandemia puede suponer que se adopten estas prácticas y después se normalicen.

Claves para lograr gestionar el tiempo y poder trabajar en remoto

Desde luego, la tecnología del trabajo en remoto o teletrabajo puede hacer frente a las limitaciones que conlleva el coronavirus teniendo en cuenta:

  • 1) “Daily stand up meetings”

Una de las claves para que funcione el remoto es que, cada día, cada persona debe saber lo que va a hacer el resto del equipo y se forme conciencia de grupo. Y para lograrlo sin perder la productividad debe haber unas reuniones de máximo 15 minutos, en la que cada persona, en sólo un minuto, responde a tres preguntas clave: ¿qué hice ayer?; ¿qué voy a hacer hoy?; y, ¿qué te está impidiendo progresar?

  • 2) “Weekly stand up meetings”

Los viernes estas reuniones se repiten, pero duran 30 minutos, ya que se debe responder a dos preguntas diferentes: cómo van mis objetivos y cómo ha ido el “sprint” de siete días.

  • 3) Trabajar por objetivos

Una de las cosas “menos” ventajosas de trabajar en remoto es que no se puede saber cuántas horas trabaja cada miembro del equipo. Por ello, la única forma de evaluar el trabajo de una persona es saber si llega a objetivos. Por lo tanto, no debe importar si alguien se toma muchos descansos, si no se sabe qué hace exactamente el compañero, si se está tomando muchos descansos, etc. Para evaluar el rendimiento, tan sólo debemos fijarnos en los objetivos.

  • 4) El famoso «sprint» de 7 días

Trabajar con “sprint” es hacerlo con un proyecto que cada persona debe entregar cada 7 días, además de su trabajo habitual. Sirve para que cada miembro priorice y se centre en una nueva tarea durante una semana. Es un plus con respecto al trabajo diario y una forma de aumentar la productividad.

  • 5) Comunicar, comunicar y comunicar, pero sin interrupciones

La clave de trabajar en remoto o de forma presencial es comunicar. Y la solución para hacerlo sin interrupciones es utilizar herramientas de “chat” y esperar a que la gente responda cuando pueda. Y para ello hay herramientas que, además de “chats” individuales, permiten crear grupos que son geniales para que todo el mundo tenga el “feeling” de la empresa.

  • 6) La información de clientes y ventas organizada

Este tipo de información debe fluir rápido y en tiempo real, pero es imprescindible que quede muy organizada para después ser productivos. Según un estudio de la consultora McKinsey, en el trabajo dedicamos la friolera del 65% de nuestro tiempo a emails, llamadas y reuniones, lo que deja muy poco tiempo para nuestra propia productividad. Y la solución radica en trabajar con un CRM. Nosotros en SumaCRM lo empleamos con nosotros mismos, porque nuestro sueño es que la gente gane tiempo en el trabajo para dedicarlo a lo que más quiera, ya sea su familia, hobbies o, por qué no, trabajar y vender más.

  • 7) El horario

Trabajar en remoto no es trabajar menos horas. Muchas veces se emplean incluso más para llegar a objetivos. Trabajar en remoto es trabajar desde donde quieras y (si es posible) con horario flexible, para así poder conciliar todavía más la vida laboral y personal, y con ello ser más feliz y más productivo. En cualquier caso, para finalizar, es preciso considerar que el remoto no es un «todo o nada», y conviene volver, por ejemplo, al menos una semana de cada mes a la oficina y trabajar codo con codo con el equipo.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *