Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Las empresas mejoran la productividad con el teletrabajo

Por   /   8 octubre, 2020  /   Sin Comentarios

Según detecta un reciente informe de la Fundación Alares, organización sin ánimo de lucro que persigue la mejora de la calidad de vida de las personas y el fomento de la competitividad empresarial e institucional, la mitad (49,5% de las empresas españolas consultadas) asegura haber notado un aumento de la productividad de sus trabajadores desde que, con motivo del “Estado de Alarma”, implementaron para parte de sus trabajadores el modelo de teletrabajo. Productividad de trabajadores, de PixabayMientras, otro 35,64% dice haber mantenido los mismos resultados de productividad que antes de esa situación.

En esa misma línea, también ha variado con ello el absentismo (el 28% de las empresas ha establecido procedimientos específicos para medir la productividad del trabajo en remoto). En concreto, un 79,55% de las empresas encuestadas han medido esa circunstancia y, de éstas, el 52,43% ha comprobado su disminución durante el “Estado de Alarma”, en tanto que otro 34,81% señala que se ha mantenido igual. De esta forma, el estudio constata que la valoración de la experiencia empresarial en relación al teletrabajo para más del 85% de las compañías es entre “buena” y “muy buena”.

Por otra parte, en cuanto al caso de la flexibilidad horaria, considerando que el 37,88% de las organizaciones ha favorecido esa flexibilidad a toda su plantilla, mientras que el 47,73% la ha facilitado únicamente en los puestos que así lo permitían, la investigación de Alares confirma que hasta el 54,44% de las compañías que ofrecen esa medida de flexibilidad horaria a su plantilla ha visto incrementada su productividad. E igualmente, nada menos que un 56,45% del total de las firmas encuestadas revela una relación positiva entre flexibilidad y disminución de absentismo.

En esa dinámica, lo cierto es que, del total de empresas encuestadas, el 56% ha implementado la modalidad de teletrabajo durante el confinamiento para toda la plantilla, y el 41,67% lo ha implantado para una parte. Por el contrario, los motivos que han impedido a las empresas implantar esta forma de trabajo durante el “Estado de Alarma” se deben en un 50% de los casos a la imposibilidad productiva y en un 33,34% por los ERTES.

En cualquier caso, conviene reseñar que el 51% de las empresas que han proporcionado servicios de cuidados a sus plantillas durante el confinamiento han incrementado su productividad. Y es que, en concreto, un 26,25% de empresas ha ofrecido ayuda médico-psicológica a sus empleados; un 19,38% les ha proporcionado ayuda en las gestiones administrativas; un 9,38%, ayuda a domicilio ante enfermedades; un 6,88%, teleasistencia para mayores; un 6,88%, compra de medicamentos; un 6,25%, profesores particulares; un 5,63%, apoyo en gestiones para traslados geográficos; también un 5,63%, apoyo en domicilio por el nacimiento de un bebé; un 5,63%, ayuda ante pequeñas reparaciones y mantenimiento del hogar; y, ya en mucha menor medida, han facilitado también a sus trabajadores otros servicios como fondos de ayudas especiales, envío a domicilio de equipos de protección frente a la Covid-19 e incluso vivienda a padres con bebés que eran desahuciados.

Además de lo anterior, a la hora de implementar el teletrabajo, no se puede obviar que las empresas deben promover hábitos de seguridad e higiene que fomenten la comodidad de la persona trabajadora en su hogar. Y así, el 89,74% de las organizaciones encuestadas han facilitado información al respecto: un 26,37% ha aportado consejos sobre la comodidad en el lugar de trabajo, un 22,71% ha dado recomendaciones a la hora de diferenciar el espacio laboral y personal, y otro 22,34% lo ha hecho sobre prevención de riesgos laborales. Así mismo, la formación continua en el puesto de trabajo también es un elemento fundamental para el desarrollo personal y profesional, por lo que, durante el confinamiento, el 71,76% de empresas encuestadas ha proporcionado formación a su plantilla, logrando con ello reforzar la motivación.

En cualquier caso, lo cierto es que muchas empresas han establecido algún tipo de priorización según el colectivo. Por ejemplo, el 28,15% ha dado antelación a las personas que presentaban factores de riesgo frente al Covid-19, en tanto que un 22,96% tuvo en cuenta a personas con menores en edad escolar, mientras que el 17,78% lo hacía con los empleados/as que tenían a cargo familiares dependientes o con discapacidad, y un 14% cuando éstos se ocupan de sus mayores.

No obstante, es preciso reseñar que las empresas también detectan que no todo son ventajas en el teletrabajo. Uno de sus grandes inconvenientes es la falta de medios a la hora de desempeñar las tareas desde el domicilio, y el presente sondeo revela que nada menos que el 87,88% de las empresas dice haber suministrado medios a sus plantillas para poder desarrollar su función desde casa. Del total de estas empresas, el 89% ha proporcionado equipos informáticos y líneas de telefonía móvil, y en menor medida material ergonómico, digitalización y formación o ayudas económicas.

Así, cuando se normalice la situación actual, hasta el 58,33% de las compañías entrevistadas afirman que continuarán con el teletrabajo. De éstas, el 17,42% lo implantará 2 días a la semana, otro 15,91% lo hará más de 2 días por semana, y el 13,64% lo tendrá de manera continua, salvo para ocasiones que requieran la presencia física en la oficina. Además, el 94% de las empresas están dispuestas a compensar los gastos derivados del teletrabajo, señalando un 50% a los equipos informáticos, otro 23,89% la línea de Internet y un 21,02% la línea de telefonía móvil o fija. En menor proporción apuntan otros gastos derivados de la actividad laboral como el porcentaje proporcional de la luz, mobiliario específico, material fungible, gas y dietas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *