Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

España, trigésimo país del mundo por competitividad del talento

Por   /   21 enero, 2015  /   Sin Comentarios

Aunque son países europeos los que dominan buena parte de de las posiciones de cabeza (seis entre los diez primeros y catorce entre los veinte mejores), España no aparece hasta la plaza número 30 en el “Índice de Competitividad del Talento Global” (GTCI), un estudio exhaustivo orientado a la resolución de los problemas relativos a la competitividad que por segundo año consecutivo ha elaborado la multinacional de recursos humanos Adecco junto a la escuela de negocios Insead y el Human Capital Leadership tras analizar un total de 93 países.

Competitividad del talento, de PixabayEn concreto, con una puntuación de 71,46 puntos de media de las distintas variables analizadas, el ranking, que se centra en la capacidad de las distintas naciones para gestionar el talento a través de la atracción, crecimiento y retención del mismo, aparece liderado por Suiza, país al que siguen Singapur (70,72 puntos), Luxemburgo (70,15), Estados Unidos (68,32), Canadá (68,49), Suecia (65,71) Reino Unido (64,72), Dinamarca (64,13), Australia (64,03) e Irlanda, que con 63,67 puntos cierra el “top ten” mundial de competitividad del talento.

Mientras, España, con una media de 51,25 puntos se retrasa hasta el trigésimo lugar y claramente por debajo de la media de todo el índice de los 93 países, ya que la misma alcanza los 57,13 puntos, en tanto que se coloca como 19 entre las 30 naciones europeas estudiadas (están por debajo Eslovaquia, Hungría, Portugal, Italia, Lituania, Polonia, Bulgaria, Croacia, Macedonia, Armenia y Grecia). Es decir, que nos encontramos en una relativa buena posición si lo comparamos con el resto de países dentro de Europa, pero no tan buena respecto a los países europeos de renta alta (solo el 28% de esos países ocupa una posición inferior en el ranking).

Aunque no estamos mal en cuanto a captación (29 posición del mundo), desmenuzando en concreto las distintas variables estudiadas, nuestro país presenta un buen comportamiento sobre todo en crecimiento y retención de talento, situándonos ligeramente por encima de la media europea y a nivel similar a los países de renta alta en general, lo que parece significar que somos un buen país a la hora de desarrollar su propio talento. Sin embargo, el pilar que más negativamente afecta al rendimiento general de España en el GTCI es el de los “facilitadores”, lo que implica que carecemos de un marco regulador y de mercado adecuado que promueva la competencia, la innovación y los negocios (posición 45 del mundo con una puntuación de 55,77 puntos sobre 100). De hecho, países como Bulgaria, Polonia, Portugal y Eslovaquia (todos ellos con menor PIB per cápita) ofrecen mejores condiciones de mercado y regulatorias. En esta categoría de “facilitadores” somos el 39 país mundial por un positivo marco normativo, el 34 en panorama de mercado, pero el 75 en entorno empresarial.

Como ya se ha apuntado, España muestra un buen comportamiento en el desarrollo (es decir, crecimiento) de su propio talento, pues somos el 22 país del mundo, gracias sobre todo a un buen rendimiento en educación formal y a un rendimiento también aceptable en formación permanente, incluida la formación en la empresa y la calidad de las escuelas de gestión. Y el acceso a oportunidades de desarrollo profesional (es decir, el buen entorno para el trabajo en red y un acceso a los puestos de toma de decisiones) es también positivo, aunque aún está bastante atrás con respecto a los países que ocupan las primeras posiciones globales. Y otra dimensión en la que España también puede mejorar es en la amplitud y la calidad de sus capacidades en formación profesional. Lo cierto es que el conjunto de altas capacidades y competencias es bueno (aunque España no siempre es capaz de transformar esto en una mayor innovación y emprendimiento), que no es el caso de la fuerza de trabajo formada profesionalmente y de las profesiones técnicas. Para ello, Alemania es el país en el que hay que fijarse para aprender. En cualquier caso, dentro de la categoría, uno de los aspectos en los que España sobresale con respecto al resto de países analizados es en la calidad de las escuelas de negocios, pues ocupamos el cuarto puesto, solo superados por Suiza, Bélgica y Reino Unido.

Asimismo destacamos en retención del talento (decimosextos del mundo), en parte por el estilo de vida y más en concreto por la preocupación de las empresas por el cuidado ambiental y la alta prioridad que éstas dan a las cuestiones ambientales, como la protección de la salud de los trabajadores y de los ecosistemas, lo que hace que España se sitúe nada menos que en el séptimo puesto mundial, por detrás únicamente en este sentido de Suiza, Luxemburgo, Australia, Singapur, República Checa y Alemania. Y en esa línea es destacable que somos sexto país por densidad de médicos, el primero en higiene y saneamiento de los servicios y el séptimo país en cuanto a las mujeres que trabajan a tiempo parcial, pues nada menos que el 72,2% de todos los españoles que trabajan a tiempo parcial son del sexo femenino, colocándonos así después de Austria, Luxemburgo, Francia, Suiza, Bélgica y Alemania.

No obstante, la tasa general de empleo de las mujeres en el mercado laboral español se sitúa en el 52%, colocándose por tanto por debajo de la media de la Unión Europea de los 27 (58,5%). Aunque la verdad es que España también ha experimentado una de las mayores mejoras en el ratio mujer-hombre en términos de participación en la fuerza laboral en los últimos nueve años y presentamos asimismo un buen comportamiento en el ratio mujer-hombre en términos de mujeres parlamentarias, si bien el número de mujeres en posiciones ministeriales ha disminuido con respecto a 2006.

También nos asentamos por encima de la media de la UE-27 en cuanto a porcentaje de mujeres universitarias (30,6% frente a 24,8%). No obstante, continuamos con el reto de motivar a las estudiantes de la escuela secundaria para que entren en campos de estudio atípicos de género, pues ahora están excesivamente representadas en campos típicos de género como enseñanza, formación y ciencias de la educación, salud y bienestar, humanidades y letras. Quizás esto incida en el hecho de que la participación de las mujeres en los niveles jerárquicos (segregación vertical) sea dispar en nuestro caso, pues mientras que el porcentaje de mujeres en consejos de supervisión (11%) es menor que la media de la UE-27 (14%), el porcentaje de ellas en puestos de dirección (36%) es superior a la media de esa área de la UE (33%).

Por otro lado, ocupamos la séptima plaza (tras Corea del Sur, Finlandia, EE.UU, Grecia, Eslovenia y Australia.) respecto a población ocupada en el sector servicios, pues el 82,62% de españoles activos se dedica al mismo.

Sin embargo, nuestro país ocupa uno de los últimos puestos (el 85) en cuanto al índice de rigidez de regulación a la hora de contratar a trabajadores, que mide en realidad a dificultad de contratar a trabajadores de larga duración debido a los impuestos, a la duración máxima acumulada de los contratos permanentes y a la relación entre el salario mínimo de trabajadores en su primer empleo (o en formación/prácticas) y su productividad. Y precisamente en la relación entre el salario y la productividad del trabajador es otra de las cosas en las que tiene que trabajar España, ya que logramos apenas una puntuación de 3,11 en una escala sobre 7.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *