Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Discreto nivel de España en la competitividad mundial por el talento

Por   /   22 enero, 2019  /   Sin Comentarios

Aunque son países europeos los que dominan buena parte de de las posiciones de cabeza (8 entre los 10 primeros y 13 entre los 20 mejores), España no aparece hasta la plaza número 31 en el “Índice de Competitividad del Talento Global” (GTCI), un estudio exhaustivo orientado a la resolución de los problemas relativos a la competitividad sobre el talento profesional en los países que, por sexto año consecutivo, ha elaborado la multinacional de recursos humanos Adecco, en esta ocasión en colaboración con la escuela de negocios Insead y la agencia Tata Communications, tras analizar un total de 125 países.

Lo cierto es que, con una valoración de 52,85 puntos de media sobre 100 en las distintas variables analizadas (2,06 puntos menos que un año atrás), nuestro país figura colocado en la misma posición que un año antes Competitividad para atraer talento, de Pixabayen este ranking que se centra en la capacidad de las distintas naciones para gestionar el talento a través de la atracción, el crecimiento y la retención del mismo.

La clasificación en cuanto a dicha competitividad aparece liderada ahora de nuevo por Suiza (81,82 puntos), país al que siguen Singapur (77,27 puntos), Estados Unidos (76,64), Noruega (74,67), Dinamarca (73,85), Finlandia (73,78), Suecia (73,53), Países Bajos (73,02), Reino Unido (71,44) y Luxemburgo, que con 71,18 puntos cierra el “top ten” mundial de competitividad del talento. Una la lista de 125 países que cierran Burundi (19,18 puntos), el Congo (18,44) y Yemen (11,97).

El GTCI de 2019 revela, por ejemplo, que los diez primeros países tienen varias características clave en común y comparten una muy importante: todos tienen un sistema educativo bien desarrollado que proporciona las habilidades sociales y de colaboración necesarias para la empleabilidad en el mercado laboral actual. Además, todos ellos cuentan asimismo con un panorama regulatorio y empresarial flexible, políticas de empleo que combinan flexibilidad y protección social y gozan de apertura exterior e interior.

En cuanto a España (31 del mundo y 20 entre los países europeos), que obtiene una puntuación significativamente por debajo de la media del grupo de países de “renta elevada”, ya que la misma se eleva a 59,93 puntos, el estudio muestra que figura justo por detrás Corea del Norte (30 en la lista), Eslovenia (29), Portugal (28), Malasia (27), Malta (26) y la República Checa (25), y por delante de Chile (32), Chipre (33), Costa Rica (34), Lituania (35) y Brunéi (36). Eso sí, España ocupa una posición superior a la de todos los países de América Latina, Asia Central y Meridional y también del África Subsahariana. De hecho, en América Latina, solo Chile se sitúa cerca (en el puesto 32), en tanto que en el norte de África y Asia Occidental únicamente Emiratos Árabes Unidos, Qatar e Israel ocupan posiciones superiores. No obstante, tal y como se preveía ya el año pasado, España se ha quedado rezagada por detrás de países emergentes de Asia como Malasia o Corea del Sur.

En cualquier caso, es preciso reseñar que, entre los seis grandes y generales pilares que se analizan en el “Índice de Competitividad por el Talento Global”, España obtiene unos resultados relativamente buenos apenas en el de “Retención” (resulta el 25 mejor país del mundo), para lo que es fundamental haber ocupado posiciones elevadas respecto a la sostenibilidad y el estilo de vida: logra el primer puesto del mundo en saneamiento (el duodécimo en 2018), además del 12 en comportamiento medioambiental (el sexto en 2018) y el 15 en protección social. Aunque también es verdad que baja notablemente en lo que se refiere a la retención de cerebros (somos el país número 74) y al sistema de pensiones, donde tenemos 34 países por delante como mejores.

Tampoco estamos mal colocados en el pilar “Habilidades de conocimiento global”, pues aparecemos en el lugar 30 del mundo. Principalmente, porque España consigue la buena posición 18 en lo referente a trabajadores con educación superior y la 29 tanto en población con educación superior como en investigadores.

Ligeramente más abajo nos instalamos en el pilar de “Crecimiento”, en lo que nos figuramos como el 32 mejor país del mundo, gracias sobre todo a obtener el quinto lugar en el apartado matriculación en educación superior (un escalón más abajo que en 2018), así como la plaza 12 en calidad de las escuelas de gestión y la 22 en la clasificación de universidades. En cambio, caemos hasta la 79 en el desarrollo del trabajador y nada menos que a la 107 en colaboración en los organismos.

En cuanto al pilar de “Facilitadores”, no pasamos del 37 escalón tras contemplar aspectos como el marco regulador del país, el gasto en I+D, el uso de la tecnología o variables directamente relacionadas con el mercado de trabajo, como la facilidad para contratar, factor en el quedamos relegados nada menos que al puesto 105, o para despedir (puesto 45) o la relación del salario con la productividad (92). Sí, nuestro país alcanza el puesto 20 en lo que tiene que ver con intensidad competitiva y el 25 en infraestructuras de las TIC, pero junto a lo anterior, lo cierto es que también cae hasta el lugar 76 en el panorama de empresas y trabajo y al 92 en la relación del salario con la productividad. Todo ello desde luego nos penaliza de cara al ranking general del GTCI, pero supone también que nuestro panorama empresarial y del mercado todavía puede mejorar notablemente a fin de que el talento pueda prosperar, al margen de que reforzar un entorno favorable también ayudará a atraer el talento global desde el extranjero.

Precisamente algo aún más abajo (39, frente al 34 que ocupábamos en el informe de 2018) estamos en el pilar concreto de “Captación”, debido en buena medida a que hemos empeorado en aspectos como tolerancia a los inmigrantes (de ser quintos hemos pasado a ser undécimos) y a que nos falta mucho por hacer en cuestiones como llegada de cerebros (puesto 71) u oportunidades directivas a mujeres, donde quedamos en la posición 112 entre los 125 países analizados, siendo así el índice más negativo de España en el “GTCI 2019” y en el que además hemos caído dramáticamente incluso respecto a 2018, cuando ocupamos el puesto 89 (en esa misma línea, y aunque desde luego mejor, ocupamos el puesto 50 en brecha salarial de género).

Finalmente, por lo que se refiere al pilar de “Habilidades profesionales y técnicas”, nuestro lugar en el mundo es como el 48 país del mundo, y de ahí que representa uno de nuestros mayores desafíos de futuro, pues es el que más afecta a la competitividad. No hay que olvidar que en el mismo se incluyen habilidades de nivel medio y empleabilidad como la facilidad para encontrar empleados cualificados, la relevancia del sistema educativo para la economía, etc. Y en ese sentido, alcanzamos, por ejemplo, la posición 22 en lo referente a productividad de cada empleado, pero quedamos demasiado atrás en trabajadores con estudios secundarios (79).

De esta manera, el informe GTCI, que este año se ha centrado sobre todo en el talento emprendedor y la competitividad global, concluye en el caso particular de España que necesitamos mejorar notablemente aspectos como las “oportunidades directivas a mujeres”, la “colaboración en los organismos” (donde somos 107 del mundo), la “facilidad para contratar” o la “relación del salario con la productividad” (puesto 92).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *