Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Emprendedores  >  Artículo actual

Pasos para lanzar una startup de éxito

Por   /   7 enero, 2015  /   Sin Comentarios

Por Business Booster, Aceleradora española de startups.

 

En el mundo de las TIC, muchos son los llamados, pero pocos los elegidos; y desde luego, innovación y talento son, sin duda, la base de toda startup que busque su hueco en Internet. Pero también es preciso tener en cuenta que en el camino hacia el éxito no hay atajos ni secretos, sino mucho tesón y una meditada planificación del proyecto.

Startup de éxito, de PixabayEn cualquier caso, en primer lugar, es preciso destacar la importancia de arrancar el proyecto tras lograr conformar un buen equipo, multidisciplinar y cohesionado. Es el autético punto de partida, el pilar del proyecto, y los componentes del mismo deben contar con talento y mucha pasión en lo que hacen, aunque también es igual de importante que se complemente y cubran los diferentes aspectos del negocio, tales como la programación, el marketing o el ámbito económico.

Es importante, por tanto, lograr contagiar el entusiasmo e involucar en el proyecto TIC a un equipo que conoca el mercado, capaz de detectar las necesidades que en el mismo se generan, y que será capaz de dar forma a “la idea brillante”, que se convierte en el segundo paso necesario para arrancar.

Pero contar una idea sin un concienzudo análisis conlleva el riesgo de estancarse en la casilla de salida. La idea tiene que ser innovadora pero, sobre todo, debe ser una idea que solo con analizarla mínimamente seamos capaces de ver en ella cierto tirón.

Con esos dos primeros pasos ya dados, llegará el momento de analizar la situación del mercado. Tenemos un equipo y una idea, pero ¿a quién nos dirigimos? ¿Y cómo lo haremos? Y es que antes de entrar de lleno en la fase de desarrollo, existen una serie de puntos previos que se deben afrontarse: la evaluación del mercado, la existencia de ventaja competitiva y el sometimiento a prueba son acciones necesarias para conseguir unos cimientos sólidos. En este sentido, es imprescindible comprobar si el producto o servicio que comercializas en tiene un valor diferencial claro. Si es común a lo que ya hay en el mercado y no aporta nada más de lo que ya existe, tu idea se quedará en el camino.

Con la startup totalmente planificada, antes de continuar es importante someterla a prueba, validar si el público está dispuesto a pagar por lo que ofrece. Para ello es muy importante realizar un “beta tester”, es decir, lanzar una primera versión de la plataforma o site y ver si realmente funciona con lo que se ha delimitado como público objetivo.

Una vez terminado el estudio del mercado y reconocido nuestro público objetivo, es hora de darle visibilidad a nuestro negocio a través de un plan de marketing, ya que el producto o servicio que tienes puede ser genial, pero si nadie lo sabe, no servirá de nada.

Llegado este punto, es el momento de constituir legalmente nuestra empresa; un paso sin duda tedioso, pero inevitable, y al que se debe prestar la máxima atención para evitar cualquier tipo de sorpresa.

Con todo listo, debemos tener en cuenta que si nuestro negocio está en Internet, gran parte del éxito dependerá de la interacción del usuario con nuestra página, el denominado “embudo de conversión”. Las conversiones son las que van a proporcionar el beneficio a la startup, y por tanto todo lo que hagamos para mejorar este punto será positivo. Sabrás que el funcionamiento es óptimo a través de las métricas de analítica web: visitas, visitantes únicos, registros, etc. Es un trabajo que nunca acaba, ya que es necesario iterar constantemente: lo que hoy funciona, mañana puede que no, ya que ha salido algo nuevo.

Con todo a punto, llega uno de los momentos clave para la supervivencia de cualquier startup: la búsqueda de financiación. Contra lo que pueda parecer, montar un negocio en Internet no es barato, y una startup debe estar preparada para conocer cómo pedir financiación, qúe conlleva solicitarla y cómo negociarla.

En este momento, empezamos a ver el final del camino: tenemos un negocio en Internet, tenemos un equipo detrás y hemos encontrado quien nos financie. ¿Qué falta? Pues afrontar la última clave del proceso: vender, vender y vender. Vender a tus clientes constantemente, vender a tus proveedores y empleados el concepto de tu empresa, vender a tus inversores lo bien que va y vender a tu competencia que pueden ser los compradores de tu empresa.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *