Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

España, preparada para la cuarta revolución industrial

Por   /   6 febrero, 2018  /   Sin Comentarios

De la mano sobre todo de su red de banda ancha, que es la tercera en cobertura de todos los países de la OCDE, España ha alcanzado ya la madurez digital y, por tanto, nuestra nación ya está preparada para la cuarta revolución industrial, es decir, cuando la tecnología empieza a comprender al usuario. Al menos, así concluye la decimoctava edición de “La Sociedad de la Información en España”, informe anual editado por Fundación Telefónica y que presenta un año más las tendencias actuales entre los usuarios de las tecnologías, Smartphone y sociedad, de Pixabaylas preferencias de futuro que empiezan a estar presentes y los indicadores más representativos del comportamiento de los ciudadanos en su vida digital en nuestro país.

El documento, referido a 2017, apunta en concreto que en el pasado ejercicio España siguió siendo un país líder en el despliegue de fibra óptica hasta el hogar, con más clientes que Alemania, Reino Unido, Francia e Italia juntos, de modo que es el claro líder europeo en acceso de fibra hasta el domicilio del usuario (FTTH), la única tecnología que puede garantizar una elevada calidad de servicio de forma permanente, con unos costes de mantenimiento muy bajos. En cualquier caso, la española ya es, tal y como reseña el estudio de Fundación Telefónica, una sociedad digital gracias también a los servicios de la banda ancha de acceso móvil (alcanza también prácticamente a todos los hogares), en una transformación imparable que constituye hoy no solo el “reto”, sino también la “solución” a nivel tecnológico: el futuro, en el que convergen robótica e inteligencia artificial, dependerá de la rapidez de adaptación al nuevo paradigma y de la digitalización como herramienta esencial para llegar a todos los ámbitos, incluso para aquellos más vulnerables. Así, las redes y las tecnologías están prácticamente en todos los aspectos de la vida.

Y todas estas transformaciones han supuesto que actualmente el 50% de los jóvenes españoles sean “mobilefirst”, es decir, que consuman entre el 90% y el 100% de su tiempo en red sobre una pantalla móvil. De hecho, el 86% ya posee un smartphone y lo usa como dispositivo de referencia para mensajería instantánea, acceso a redes sociales, consumo de música y vídeos en “streaming”.

Por otro lado, y aunque resulta imprescindible que sigamos impulsando la transformación de las infraestructuras, el informe señala que España es el país más competitivo de Europa en infraestructuras de telecomunicaciones, la base para la digitalización y el desarrollo de la nueva economía de los datos. De hecho, el Internet de las Cosas ya ha acercado a los españoles en 2017 a conceptos tan innovadores como las “ciudades inteligentes”, la Industria 4.0, los coches autónomos, las operaciones quirúrgicas bajo control remoto o la educación digital a distancia.

La investigación apunta a la tecnología como el medio que abre las puertas a la “sociedad cognitiva”, una sociedad en la que la experiencia y evaluación del usuario genera un conocimiento que permite, a su vez, información y servicios a medida. En este proceso, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas (IOT) juegan un papel crucial, ya que permiten analizar, primero, y generar, después, soluciones personalizadas en todos los ámbitos, desde la formación hasta la salud o el ocio, por ejemplo.

De esta forma, el salto de la sociedad digital a la sociedad cognitiva vendrá también de la mano de los desafíos para el mercado digital único europeo: los operadores deben desplegar las infraestructuras de telecomunicación para garantizar una conectividad por encima de 1 gigabit que proporcione una experiencia de cliente y una calidad excelentes de extremo a extremo. Para ello, habrá que gestionar y adaptar las arquitecturas, las plataformas y los sistemas para que sus datos resulten fácilmente accesibles a los clientes, y al mismo tiempo garantizar la seguridad de la red, la protección de los datos y su privacidad. Y también es preciso, para alcanzar la deseada “Sociedad del Gigabit”, asegurar la conectividad ubicua, extremo a extremo (E2E) y hogares con “wifi” perfecto, a una velocidad mínima de 1 gigabit de alta fiabilidad soportada por unas redes fijas y móviles de gran robustez.

En el retrato actual de la España de la sociedad digital, el informe detalla que nada menos que un total de 24 millones de españoles de entre 16 y 74 años ellos (un millón por encima de un año antes, con crecimiento especialmente en el colectivo de personas de entre 65 y 74 años), es decir el 64% del total, se conectaron todos los días a Internet durante 2017: el 98% de los jóvenes y el 43,7% de los mayores de 65 a 74 años. Además, la economía colaborativa comienza también a ser relevante: el 21,4% de los internautas utiliza páginas o aplicaciones para acordar un alojamiento y el 8,9% para concertar con otro particular el transporte.

En esa dinámica, las ventas de teléfonos móviles también crecieron en 2017 y el uso de aplicaciones móviles no deja de incrementarse: el número de aplicaciones o sesiones iniciadas y el tiempo consumido en ellas aumentó en 2016 un 11% y un 69%, respectivamente; un dato sostenido por el hecho de que el mercado de terminales de realidad virtual se encuentre en pleno apogeo (para el período comprendido entre 2015 y 2020 se espera una tasa de crecimiento acumulado del 198%). Y en cuanto a las ventas de “wereables”, también crecen, alcanzando los 125,5 millones en 2017 (un 20,4% más que en 2016).

En el caso del comercio electrónico, en España creció al ritmo que lo hacen el resto de países: un 20,8% en 2016, especialmente en las compras relacionadas con el turismo, alcanzando los 24.000 millones de euros. Se consolida así el comercio electrónico: más de la mitad de los internautas españoles hace compras online y dos tercios de los españoles entre los 16 y los 54 años ha realizado compras mediante comercio electrónico en el último año. Como dato curioso, el principal aumento se da entre los mayores de 65 años, con una subida del 52,5%.

Y en lo que afecta a la Administración Electrónica, España es sexta en el ranking de Estados europeos miembros en la prestación de servicios públicos digitales, hasta el punto de que la mitad de los españoles interactuó con la Administración por medios electrónicos en 2016. Así, el volumen de tramitación electrónica respecto al total de trámites realizados con las Administraciones se situó en el 84,7% en 2016, y España ocupa la undécima posición en el indicador de servicios gubernamentales y la séptima posición en el indicador de eParticipación, ambos del Global InnovationIndex.

No obstante, lo cierto es que nuestra sociedad digital sigue teniendo todavía algunos retos pendientes. De hecho, únicamente un 31% de los españoles cuenta con competencias digitales avanzadas y solo el 23% tiene habilidades digitales básicas. A la vez, prácticamente la mitad de la población no tiene las competencias digitales necesarias para afrontar adecuadamente la transformación digital, en tanto que España se sitúa en el puesto 17 de los 28 países que componen la Unión Europea en el indicador de capital humano incluido en el DESI, una situación de clara desventaja. Junto a lo anterior, la inversión global en sistemas de inteligencia artificial señala que en España podría aumentar la productividad laboral un 11%, aunque la realidad es que apenas una escasa mayoría de la población española (56%) tiene una actitud positiva frente a los robots y sistemas de inteligencia artificial (el 56% de nuestros ciudadanos considera que su trabajo puede ser realizado total o parcialmente por un robot). Del mismo modo, aunque sube ligeramente el interés por el libro digital, los usuarios se mantienen fieles al formato en papel: solo el 27,3% de los españoles utiliza el libro digital, frente al 77% que utiliza el físico. En parecido sentido, se ha recuperado el formato analógico en el manejo de información para gestiones personales, como los libros de notas o las agendas en papel, y el uso de medios tradicionales para ver u oír multimedia, aunque la preferencia mayoritaria es hacia el formato digital.

Y en este capítulo de retos, tampoco puede olvidarse que hasta un 63,9% de los ordenadores de los hogares españoles tiene algún programa maligno o “malware”, ni que un gran porcentaje de la población española aún no es consciente de estas vulnerabilidades.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *