Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

“Smart working”, más allá del teletrabajo

Por   /   3 mayo, 2018  /   Sin Comentarios

Por Fernando de Águeda, Fundador de Cola-bora, Plataforma especializada en comunicaciones unificadas.

 

La sociedad debe adaptarse desde luego a los nuevos avances y tendencias. Y en el campo profesional es clave por supuesto estar al día y evolucionar, siguiendo las modas del mercado, tanto nacional, como de fuera de nuestras fronteras. De esta manera, captar y descubrir lo que realmente es beneficioso, tanto para las compañías como para el trabajador, es básico para que una sociedad funcione y evolucione.

En ese sentido, términos como el teletrabajo han sido implantados por empresas y trabajadores, descubriendo sus grandes ventajas, aunque en realidad no han sido tanto los que han salido beneficiados, ya que en España, a diferencia de otros países, resulta todavía una opción minoritaria. Trabajo fuera de la oficina, de pixabayEn concreto, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), apenas el 27% de las empresas apuestan por el teletrabajo a día de hoy.

Pero lo cierto es que, ahora, el teletrabajo forma ya incluso, en cierto modo, parte del pasado. Porque un nuevo concepto invade el mercado profesional y, debido a las posibilidades que ofrece, se le augura un gran futuro. Se trata de lo que se denomina “smart working”, “trabajo inteligente”, que desbancará al teletrabajo y que, gracias a los avances tecnológicos, todas las empresas pueden ofrecerlo. Ya está entrando con fuerza en el mercado, y nuestro país tiene las posibilidades tecnológicas para poder implantarlo con seguridad y que todos salgamos beneficiados.

“Smart working” vs teletrabajo.

  • Internet es clave. En ambos casos. Como en el “teletrabajo”, en el “smart working” las tareas que se requieren se pueden realizar desde cualquier lugar: desde casa, desde una cafetería o desde una biblioteca. En definitiva, desde el espacio que el trabajador prefiera, siempre y cuando cuente con una buena conexión a Internet.
  • Nuevo trabajo: por objetivos. En el teletrabajo, por lo general, se trabaja dentro de un horario definido, de la misma forma que lo hay en un trabajo de oficina tradicional. Sin embargo, un profesional “smart worker” no  trabaja por horas, sino por objetivos.
  • No control. Al trabajar por objetivos, el control por parte del empresario no se lleva a cabo a partir de unas determinadas horas trabajadas, sino a través de los objetivos cumplidos o las tareas terminadas.
  • No sólo son autónomos. Aunque es más común en el ámbito de la colaboración “freelance”, lo cierto es que cada vez es más habitual en el mundo de los empleados tradicionales.

Ventajas para el trabajador “smart worker”

  • Más productividad. Esto es posible gracias al sistema de trabajo por objetivos. Un “smart worker” está trabajando las horas que debe, ya que estar más horas delante del ordenador no significa que se haga más. En este caso, la persona trabajadora intenta alcanzar los objetivos lo antes posible para disfrutar de su tiempo libre u otras tareas cuanto antes.
  • Más conciliación. Un “smart worker” tiene la posibilidad de gestionar sus horas de trabajo según sus responsabilidades familiares.
  • Reducción de costes. Con este nuevo sistema, se reducen los costes de desplazamiento al puesto de trabajo diariamente (tanto en tiempo, como en dinero). Así, trabajar desde casa o desde cualquier lugar con acceso a Internet supone un ahorro mensual importante para el empleado; pero también es un ahorro para la empresa, ya que no tiene los gastos de luz, agua, calefacción, etc. que supone tener al trabajador de forma presencial.
  • Mucha más libertad. Libertad a la hora de decidir dónde y cuándo trabajar genera bienestar en el empleado, en el autónomo o colaborador. Y esto, por supuesto, supone mejores resultados laborales.

En cualquier caso, todas las ventajas de este nuevo sistema laboral derivan de poseer una buena plataforma de comunicación e intercambio de datos entre los trabajadores. Y sistemas como las comunicaciones unificadas facilitan este nuevo concepto de trabajo. Eso sí, el “trabajo inteligente” es un sistema que se adapta a las necesidades comunicativas de las empresas del siglo XXI.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *