Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Coyuntura/ Economía  >  Artículo actual

Las empresas continúan sin adaptarse al SEPA

Por   /   4 febrero, 2013  /   Sin Comentarios

Cuando falta justo un año (febrero de 2014) para que entre en vigor la Zona Única de Pagos en Euros, más conocida como SEPA (Single Euro Payments Area) y que supone el escenario en que todos (empresas, ciudadanos o cualquier otro tipo de agente) puedan hacer y recibir pagos en euros en cualquier ingreso o transacción, las compañías de nuestro país siguen sin estar adaptadas al mismo en cuanto a la tecnología y los sistemas en general que ello requiere.

Según un reciente estudio de Experian, firma precisamente especializada en servicios corporativos, sólo un 30% de las transferencias de crédito y un 2% de los débitos directos que realizan las empresas en España son compatibles con la SEPA.

SEPA impone la obligación de cambiar las existentes aplicaciones y bases de datos de pago a favor de los nuevos esquemas de pago. Pero el estudio de Experian muestra que sólo el 65% de las transacciones en euros viene respaldado por datos de encaminamiento de destino totalmente exactos y un 12% de los pagos electrónicos realizados a y desde empresas en euros contienen actualmente errores de datos.

El informe avanza que los costes que se podrían evitar causados por no solucionar los errores de datos y validar los datos sobre la migración podrían costar a la Eurozona hasta 2.000 millones de euros.

En ese sentido, es preciso reseñar que las compañías que actualmente utilizan números de cuenta con el formato IBAN han reducido la tasa de error (4,6%) en comparación con aquellas que utilizan números de cuenta domésticos (12,7%), aunque dicha tasa de error sigue siendo un problema. Asimismo, el 45% de los Códigos Internacionales de Cuenta Bancaria (IBANs) compatibles con la SEPA que almacenan grandes empresas europeas no tienen los Códigos de Identificación Bancaria (BICs) válidos que son necesarios para permitir el éxito del encaminamiento de las transacciones.

Según Jonathan Williams, director of Estrategia de Pago de Experian, “la migración de los ficheros de clientes existentes al estándar IBAN representará un enorme reto debido al gran número de cuentas, lo que hace que las grandes empresas se tengan que enfrentar a importantes retos para migrar y mantener a tiempo la información obligatoria compatible con la SEPA. Las empresas tienen que utilizar, aprovechar e incorporar la validación de datos en sus sistemas y procesos si no quieren ocasionar importantes gastos cuando los países en los que operan adopten la norma SEPA, debido a los niveles de error inherentes en los datos que probablemente acarreará el sistema SEPA. Estos tipos de error llevarán a fallos en los pagos cuando se hagan mediante compensación SEPA, lo que costará a las empresas en torno a 50 euros por cada transacción fallida. Considerando una tasa de error media establecida de uno de cada ocho, una organización que realiza transacciones con 100.000 cuentas bancarias tendría un coste potencial de 600.000 euros, lo que da un coste total para la Eurozona de más de 20.000 millones de euros”.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *