Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Transformar a los empleados en fans de la empresa

Por   /   24 septiembre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Carme Castro, Socia fundadora y directora de Kainova, firma especializada en la gestión y el desarrollo de personas en las organizaciones.

 

Que las crisis económicas cambian profundamente las relaciones laborales entre empresas y empleados es una evidencia, pero después la reactivación de la economía también lo hace. Así, si en época de recesión se le acostumbra a pedir al trabajador más compromiso y confianza, en ocasiones fe ciega y afrontar una mayor presión y exigencia, cuando la economía se reactiva las tornas cambian y el empleado recupera esa cuota de poder que había perdido: Trabajadores fans de la empresa, de Pixabayha redoblado sus esfuerzos y ha acompañado a la organización para salir de la crisis y conseguir un objetivo tan difícil como sobrevivir a ella, y ahora hay que demostrarle que su esfuerzo se valora.

Sin embargo, lo cierto es que muchas empresas no entienden que los trabajadores, especialmente los que tienen entre 25 y 40 años, ya no buscan únicamente en su trabajo el medio de cubrir sus necesidades económicas básicas, y que quieren algo más: realización personal, desarrollar sus inquietudes profesionales, encontrar la motivación que les permita explotar todas sus aptitudes y talento. Ya no se conforman con un sueldo, un horario o un calendario de vacaciones, sino que quieren disfrutar y sentirse realizados en el desempeño de su actividad profesional.

Al respecto, hay que tener en cuenta que la sociedad está más conectada que nunca. Y en la época de las redes sociales, los “likes”, etc., la empresa tiene que conseguir que sus empleados sean sus seguidores: que pasen de ser trabajadores a fans. Y esto solo se consigue seduciéndoles. Porque si no somos capaces de hacerlo, el principal activo de nuestra empresa, el talento de las personas que trabajan en ella, un día u otro nos abandonará.

Por supuesto que un buen sueldo como reconocimiento de un buen trabajo es vital, pero los nuevos perfiles profesionales pretenden un concepto integrado de trabajo y vida, por lo que las empresas deben favorecer esta integración. Y en ese sentido, esto puede hacerse facilitándoles esa integración. Por ejemplo, con espacios de trabajo que cubran las distintas necesidades de las personas y equipos, con salas de creatividad, espacios de ocio y descanso que fomenten la sociabilidad, espacios “office” con alimentos sanos para recuperar energía y también socializar, o incluso para reuniones informales de trabajo; gimnasio, horario flexible que fomente la autonomía y responsabilidad, así como gestionar otras actividades externas al trabajo con facilidad, como participar en proyectos culturales, iniciativas sociales, entre otros. Este tipo de iniciativas permiten humanizar las empresas, crear espacios de participación conjuntos entre empresa y empleado compartiendo aficiones, proyectos y valores. La compañía se integra en el entorno de sus trabajadores a todos los niveles y, además, crea marca. Una marca con la que el empleado querrá identificarse y de la que, sin duda, se hará fan.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *