Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Consumidores  >  Artículo actual

Cuidados para los oídos durante las vacaciones

Por   /   1 julio, 2013  /   Sin Comentarios

Detalle oídoPor Carlos Barajas del Rosal, Doctor Otorrinolaringólogo del Hospital USP San Camilo

 

Ahora que llegan las vacaciones y los consiguientes viajes, es preciso tener en cuenta que no es recomendable realizar viajes en avión o practicar submarinismo si se sufren catarros, alergias respiratorias, sinusitis u otitis.

En ese sentido, el barotrauma es una patología originada por los cambios de presión en el oído, bien en el aire o en el agua, que suele desaparecer espontáneamente, pero que puede prolongarse durante días, en cuyo caso es necesario acudir al especialista.

El barotraumatismo se manifiesta casi siempre en su forma más leve, es decir, con un ligero taponamiento de los oídos. Lo padecen frecuentemente quienes, entre otros casos, practican el submarinismo, viajan en avión o por zonas de montaña o incluso en ascensores, porque la presión del aire disminuye según asciende y aumenta según se desciende, sobre todo si la persona está acatarrada o padece una infección en las vías respiratorias altas (rinitis, faringitis, sinusitis u otitis). En la mayoría de los casos desaparece espontáneamente al momento o a las pocas horas, pero es posible que se prolongue durante más días, en cuyo caso se requiere atención médica.

No hay que olvidar que la fosa nasal es la responsable de dar aire y presión necesaria al oído. La trompa de Eustaquio es un conducto que comunica la parte posterior de la fosa nasal con el oído medio, y cada vez que tragamos  (saliva u otras sustancias) los músculos periestafilinos abren la trompa, entra aire y se equiparan las presiones exterior o atmosférica y del oído o interna. Que esta apertura de la trompa se realice bien en número de veces y tiempo depende de la inflamación de la fosa nasal por catarros alérgicos o de cualquier otro tipo; y si no se abre bien la trompa, se tapona el oído, como ocurre cuando volamos en avión o subimos un puerto de montaña, por aumento de la presión negativa. Esto es precisamente lo que llamamos barotraumatismo.

Síntomas y recomendaciones del barotraumatismo

El síntoma inicial es el oído taponado. Si persiste esta situación, el órgano se inflama por la presión negativa y se pueden producir dolor y pérdida de audición. También se pueden percibir ruidos continuos o intermitentes en forma de silbidos, zumbidos, etc., e incluso la sensación de tener líquido en el interior del oído. En los casos más graves puede llegar a producirse la rotura del tímpano. Y si se lesiona el oído interno, pueden aparecer cuadros vertiginosos.

Las recomendaciones al respecto pasan por tanto por la prevención:

1. Abtenerse si… No debemos subir en un avión ni bucear con catarros, alergias respiratorias, sinusitis u otitis. Las despresurizaciones obligan a la trompa de Eustaquio a trabajar más y, si está inflamada, se cerrará, con el consiguiente dolor o molestia según el caso.

2. Nebulizador nasal. No es bueno volar ni practicar submarinismo con otitis, con catarro… Si lo hacemos, para disminuir estos síntomas, hay que utilizar antes de despegar un nebulizador nasal descongestivo.

3. Chicles y caramelos. También es recomendable tomar caramelos o masticar chicle para estimular la producción de saliva y tragar más, de modo que haya más apertura de la trompa de Eustaquio.

4. Operación de Valsalva. Al sentir los primeros síntomas (taponamiento ótico o sensación de tener el oído ocupado), realizar la operación Valsalva. Se trata de forzar la entrada de aire en el oído cerrando las ventanas nasales con los dedos y, manteniendo la boca cerrada, hacer como si se sonase. Al momento se notará que el oído se destapona; y también es bueno bostezar por la misma razón.

5. Vaso vacío. Si se llega a sentir dolor, se puede disminuir la presión colocando un vaso vacío encima de la oreja.

6. Durante el aterrizaje y despegue. Los cambios de altitud durante el despegue o aterrizaje pueden producir más molestias en los oídos. De hecho, en el aterrizaje, el momento de mayor cambio de presión en la cabina es cuando más se taponan y/o duelen. Manténgase alerta en estos momentos y siga las recomendaciones indicadas anteriormente para evitar molestias.

7. Submarinismo. ¡Ojo en el ascenso! Los submarinistas se deben adaptar a la presión del agua. Hay que tener especial cuidado en el ascenso. En ocasiones se ha provocado la rotura de la membrana timpánica, con la consiguiente penetración de agua en el interior del oído, produciéndose gran dolor.

Páginas: 1 2

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *