Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

La RSE, pieza clave para la competitividad del país

Por   /   20 noviembre, 2014  /   Sin Comentarios

El informe “RSE y Marca España: empresas sostenibles, país competitivo” pone de manifiesto que existe una relación directa entre la posición competitiva de un país y su grado de adopción de políticas de sostenibilidad y responsabilidad social de las empresas del mismo.

Responsabilidad social, de PixabayEl estudio, en realidad primer resultado del grupo de trabajo RSE-Marca España que, bajo la dirección técnica de Forética, tiene como fin explorar oportunidades y coordinar acciones relevantes que den a conocer la contribución empresarial española en aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno, destaca también que el desarrollo de una RSE de vanguardia en las empresas e instituciones es también una fuente de competitividad a largo plazo. En este sentido, España cuenta con una base de grandes empresas que han sido pioneras en la adopción de principios e implantación de herramientas de gestión de la RSE y un marco institucional favorable a su desarrollo.

De hecho, los datos recabados por Forética concluyen que las compañías españolas con alta calificación en sostenibilidad han experimentado un excelente nivel de inversión en los últimos 14 años y han generado retornos financieros superiores a la media. Estas empresas generan mayores márgenes comerciales, tienen un menor coste del capital y son mejor valoradas por inversores y analistas.

Por otra parte, la inversión extranjera en nuestro país procede mayoritariamente de países pioneros en sostenibilidad y los principales destinos de la exportación española son países con una alta calificación en responsabilidad social. Es decir, que poner en valor el desarrollo de la RSE en empresas españolas puede reforzar la competitividad en el exterior y facilitar su internacionalización.

La investigación también incide en que España tiene un gran potencial de capturar el valor de la sostenibilidad. En ese sentido, existen tres pilares que soportan un elevado nivel de madurez e integración de la RSE en España. Por un lado, un número de empresas líderes en el desarrollo de políticas y prácticas en materia de sostenibilidad. En segundo lugar, un marco institucional receptivo y favorable al desarrollo de la RSE: el sector público, con Administración Central, Comunidades Autónomas y Corporaciones Locales y empresas de titularidad pública generando órganos de decisión y estrategias de impulso de la RSE; y el sector privado, con una gran red de instituciones de fomento de la RSE y un mercado de servicios de consultoría especializada enormemente desarrollado. Por último, la economía española cuenta con sectores estratégicos con alta exposición a los riesgos y oportunidades relacionados con la sostenibilidad.

La RSE, de Marca EspañaDurante la presentación del citado informe, presidida por Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado del Gobierno para la Marca España, y por Alberto Durán, presidente de Forética y presidente ejecutivo de ILUNION, éste último señalaba que es muy importante para España que nuestra tarjeta de presentación sean las buenas empresas. Haciendo las cosas mejor podremos hacer más bien a la sociedad. Este impacto positivo supone un valor añadido para nuestras empresas, que cada vez son más responsables y competitivas”.

En cualquier caso, según el informe, el posicionamiento en RSE de España debe ser coordinado, coherente y consistente. Esto implica la inversión de recursos para facilitar la información precisa a observatorios y casas de análisis internacionales. Algunos mensajes como el buen gobierno son especialmente relevantes y pueden marcar la diferencia en la valoración de país.

En definitiva, España tiene las bases para desarrollar un modelo de liderazgo en RSE, soportado por prácticas ejemplares de grandes empresas que deben ejercer de tractor a la incorporación del resto de empresas y en especial de las pymes. Un modelo que incorpora elementos cada vez más exigentes en buen gobierno corporativo, maximiza el impacto positivo en la sociedad, preservando el medio ambiente y cimentado sobre los principios de solidaridad e integridad. Este modelo proporcionaría resultados enormemente positivos para sus instituciones, empresas y ciudadanos. La RSE es en deinitiva un atributo de competitividad sostenible.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *