Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

El cibernético, principal riesgo global para las empresas

Por   /   15 enero, 2020  /   Sin Comentarios

El cibernético se ha convertido, por primera vez en la historia, en el más importante riesgo para las empresas a escala global, según detalla la novena edición del “Barómetro de Riesgos de Allianz 2020”.

En concreto, un 39% (48% en el caso de España) de los 2.718 expertos (ejecutivos, gestores de riesgos, intermediarios y expertos en seguros) consultados para el estudio en más de un centenar de países señalan a el ciberriesgo como el principal peligro ahora. Mientras, la pérdida de beneficios, que hasta ahora siempre había sido el riesgo más apuntado, pasa así a la segunda posición, ya que ha sido nominado por un 37% de las respuestas (39% en las de nuestro país). De esta manera, se confirma que, impulsada por la creciente importancia que los datos y sistemas informáticos han adquirido para las empresas, así como por varios incidentes de gran resonancia, la concienciación Riesgos cibernéticos, de Pixabayacerca del riesgo cibernético ha crecido rápidamente estos últimos años. De hecho, en tan solo siete años, el mismo ha escalado todas las posiciones desde la decimoquinta, con apenas un 6% de respuestas.

Al respecto, es preciso reseñar que, además de situarse como el principal riesgo en el ámbito mundial, los incidentes cibernéticos figuran entre los tres principales riesgos en muchos de los países estudiados, al margen de que en Austria, Bélgica, Francia, La India, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Suecia, Suiza, el Reino Unido y los Estados Unidos también aparecen entre los diez primeros riesgos para las empresas.

En cuanto a la pérdida de beneficios, conviene incidir en que se mantiene la tendencia hacia incidentes de pérdida de beneficios más amplios y más complejos. De hecho, las causas ganan en diversidad, al abarcar desde incendios, explosiones y desastres naturales hasta cadenas digitales de suministro o, incluso, violencia política. Por otro lado, las empresas están expuestas también cada vez más al impacto, ya sea directo o indirecto, de las revueltas, los disturbios civiles o los ataques terroristas. En concreto, durante este último año se ha asistido a la intensificación de los disturbios civiles en Hong Kong, Chile, Bolivia, Colombia y Francia, que han dado lugar a daños patrimoniales, pérdidas de beneficios y pérdidas de ingresos para las compañías, tanto locales como multinacionales, consecuencia del cierre prolongado de establecimientos, la ausencia de clientes y turistas, o bien por la imposibilidad de los empleados de acudir a sus puestos de trabajo por problemas de seguridad.

En cualquier caso, los cambios legislativos y normativos (tercer riesgo más votado, con un 27% de respuestas globales y el 29% de las españolas) y el cambio climático (séptimo, con un 17%, que asciende al 20% en España) son los riesgos que más suben en todo el mundo, como reflejo de la creciente preocupación que empresas y naciones muestran por la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, el “brexit” y el calentamiento global.

Sobre los primeros, hay que tener en cuenta que los aranceles, las sanciones, el “brexit” y el proteccionismo son señalados como las principales preocupaciones (tan solo en 2019 se aplicaron 1.300 nuevas barreras comerciales y el conflicto comercial entre los Estados Unidos y China ha situado los aranceles estadounidenses en niveles cercanos a los existentes en la década de 1970).

Y respecto al cambio climático, es preciso constatar que ya figura entre los tres principales riesgos en el conjunto de la región Asia-Pacífico, apoyado por expertos en gestión de riesgo de países y territorios como Australia, Hong Kong, La India e Indonesia. Y en ese sentido, el incremento de las pérdidas físicas es el riesgo que más temen las empresas (49% de las respuestas), ya que la subida del nivel del mar, sequías más extremas, tormentas más devastadoras y grandes inundaciones representan amenazas para plantas y otros activos, así como para las vías de transporte y energía que mantienen unidas las cadenas de suministro. Por otra parte, las empresas se muestran preocupadas por el impacto operativo (37%), como la reubicación de instalaciones, y por los posibles impactos de mercado y regulatorios (35 y 33%, respectivamente).

Por otra parte, el cuarto riesgo más temido por los negocios para este año es el de las catástrofes naturales (tormentas, inundaciones, terremotos), algo suscrito por un 21% de los expertos, aunque por un 34% en el caso de España; e igual porcentaje obtiene como riesgo el desarrollo de los mercados (volatilidad, intensificación de la competencia, estancamiento del mercado), si bien en nuestro país el porcentaje se limita al 11%. Algo menos (20%) aglutina el riesgo de incendios o explosiones (27% en España). Entre tanto, la pérdida de reputación o valor de marca es un riesgo mencionado por un 15% (16% en España), mientras que las nuevas tecnologías (impacto de la creciente interconectividad, nanotecnología, inteligencia artificial, impresión 3D, vehículos autónomos, “blockchain”, etc.) preocupan muy especialmente a un 13% (10% entre los españoles), y la propia evolución macroeconómica (programas de austeridad, inflación/deflación) lo hacen a un 11%. Otros riesgos asimismo apuntados, aunque en menor medida que lo anteriores, son: los riesgos políticos (guerras, terrorismo, revueltas); la escasez de mano de obra cualificada; las interrupciones en la infraestructuras críticas (cortes de electricidad, etc.); las deficiencias de calidad, defectos en serie, retirada de productos; los robos, fraudes y corrupciones; los riesgos ambientales (contaminación, etc.), y los problemas de salud (brotes pandémicos, etc.).

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *