Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Mitigación de los riesgos relacionados con cambios en TI

Por   /   19 noviembre, 2012  /   Sin Comentarios

Las empresas de nivel mundial y diversos negocios en crecimiento utilizan las tecnologías de la información (TI) para añadir sucursales, ubicaciones remotas y usuarios móviles. Y de manera simultánea, están reduciendo la huella administrativa de la TI, fomentando la productividad, trabajando con mayor eficiencia y mejorando los resultados de otros modos. Las iniciativas de TI como la consolidación de centros de datos, la “cloud computing”, la virtualización y la implementación de nuevas aplicaciones pueden ayudar a lograr todos estos objetivos, pero en muchos casos, estos proyectos son tareas importantes que requieren mucho tiempo y recursos, además de suponer un gran riesgo. Planificar estos cambios en TI puede ser un proceso largo y plagado de errores, ya que para lograr implementaciones adecuadas y transiciones con menos complicaciones es necesario comprender de manera global y precisa la infraestructura de TI.

Riesgos actualización tecnológicaCon el fin de evitar problemas y tomar decisiones apropiadas, las organizaciones deben crear planes de proyecto de alta calidad con información detallada y concisa que esté disponible antes, durante y después de las actividades de migración. Por ejemplo, si una empresa desease mover uno de sus servidores Oracle, sería imprescindible que comprendiera todas las bases de datos y componentes conectados al mismo para que todas las conexiones fueran restablecidas después de la migración. Pero sin un conocimiento minucioso de la ruta de entrega de servicios extremo a extremo sería fácil cometer errores en la configuración del nuevo entorno y, posiblemente, provocar un apagón. Algunas organizaciones se han dado cuenta de que la documentación e inventarios de elementos históricos rara vez están actualizados y de que las personas que los crearon han cambiado, lo que proporciona una base poco fiable para la planificación.

Para mejorar la planificación, las organizaciones han optado por acercamientos como el «método portapapeles», mediante el cual se realiza un inventario manual de los elementos de TI y una asignación de los componentes físicos, o el uso de agentes de descubrimiento con base cliente/servidor o herramientas de descubrimiento basadas en el análisis.

No obstante, estos acercamientos pueden requerir mucho tiempo y dinero, además de ser funcionalmente limitados. Y lo que es más importante: estos métodos pueden tener lagunas e introducir nuevos problemas, como, por ejemplo, la degradación del rendimiento de las redes, así como no proporcionar la visibilidad continuada, necesaria para identificar y solucionar los problemas relacionados con el rendimiento.

Un acercamiento más adecuado incluye una mejor planificación previa y una identificación y resolución de problemas más rápida. Para ello, las organizaciones utilizan herramientas de gestión del rendimiento de redes con el fin de disponer de visibilidad extremo a extremo en un nuevo entorno y detectar signos tempranos de degradación del rendimiento. Afortunadamente, estas herramientas son cada vez más sofisticadas gracias a la adición de capacidades de asignación de dependencias y descubrimiento, yendo mucho más allá de la simple recopilación de paquetes y datos de flujo.

Asimismo, la gestión del rendimiento de redes ya no solo hace referencia a la planificación de capacidades, recopilación y análisis del rendimiento de las aplicaciones en la red, visualización de puntos problemáticos y otros miles de tareas asociadas con la conservación del buen funcionamiento de las redes. La gestión del rendimiento de redes está evolucionando hacia la gestión del rendimiento de servicios y la capacidad de supervisar el rendimiento de los servicios de aplicaciones en red como conjunto, en vez de por componentes. Para que la TI supervise el estado de los servicios en una organización global, antes se ha de entender lo que es necesario para ofrecer los servicios al usuario final. Y esto requiere conocer todos los componentes individuales, controladores de desarrollo de aplicaciones (ADC), servidores web, servidores de autenticación, servidores de aplicaciones y bases de datos, que trabajan de forma conjunta para proporcionar el servicio completo.

Este nivel de visibilidad es fundamental también para minimizar los riesgos asociados a los proyectos de cambio de TI. Cuanto antes se identifican todos los elementos y dependencias, antes se puede implementar el cambio, aunque puede no ser sencillo.

La solución debe garantizar también que no se pasen por alto dependencias fundamentales (por ejemplo, se detiene un servidor esencial que nadie pensaba que estaba en uso como el servidor del escritorio de los desarrolladores, que se utiliza en realidad en el entorno de producción). Esto puede conseguirse de manera eficaz con una solución de supervisión del flujo de red que reconozca si un servidor actúa como cliente o como servidor.

Algunas soluciones de gestión del rendimiento de redes han evolucionado, proporcionando sofisticación a las TI para garantizar que la red puede proporcionar y mantener el rendimiento necesario para dirigir de manera óptima la empresa. La inclusión de capacidades de asignación de dependencias y descubrimiento de aplicaciones (ADDM) en las soluciones de gestión del rendimiento de redes tradicionales puede ahora acelerar las iniciativas de TI complejas, permitiendo realizar un descubrimiento rápido, preciso y completo de los elementos de TI y sus dependencias. Las soluciones de ADDM también validan el rendimiento y permiten solucionar problemas antes, durante y después de un cambio de TI, proporcionando significativos beneficios en comparación con las soluciones de descubrimiento basadas en agentes o análisis tradicionales.

Los departamentos de TI están empezando a utilizar estas herramientas para crear infraestructuras ágiles, incluso cuando aumenta su complejidad en cuanto a nuevas tecnologías como el “cloud computing” o la consolidación de centros de datos. Por ultimo, las soluciones de ADDM pueden permitir la implementación adecuada de TI en la actualidad y el futuro a medida que las organizaciones continúan realizando ajustes tecnológicos para adaptarse a sus objetivos empresariales.

Por Miguel Ángel García, Director General para España y Portugal de Riverbed

Imagen cortesía de Pat138241/ FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *