Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Con las españolas a la cabeza, la mayoría de las empresas europeas ofrecen retribución flexible

Por   /   26 junio, 2014  /   Sin Comentarios

Más de la mitad (53%) de las empresas de EMEA (el 84% de las de España) está ofreciendo algún tipo de elección de beneficios a sus empleados, según el “Estudio sobre la retribución flexible en EMEA 2014”, llevado a cabo por la consultora de gestión de talento Mercer tras encuestar a 636 compañías en 17 países de esta zona.

Salario flexible, de Free DownloadLa investigación señala que el 27% como media de las empresas europeas (32% en el caso de las españolas) ofrece posibilidades de elegir en los beneficios pagados por la empresa, aparte o además de los beneficios voluntarios pagados totalmente por el empleado; que el 26% de las firmas europeas (47% de las de nuestro país) ofrecen beneficios voluntarios –pagados totalmente por el empleado-, pero sin ningún tipo de posibilidades de elegir; y que el 47% de las continentales (16% de las españolas) no ofrece ninguna posibilidad, pues todos los empleados reciben el mismo paquete de beneficios y no facilitan beneficios voluntarios.

En cualquier caso, el informe pone de manifiesto que ese porcentaje varía en gran medida entre los diferentes países con beneficios flexibles, siendo la opción más popular para los encuestados de Europa del Este, y los beneficios voluntarios la opción preferida por los encuestados de Europa Occidental y de Oriente Medio. Aunque también es cierto que, en muchos países, la idea de ofrecer a los empleados la posibilidad de elegir los beneficios se encuentra todavía en sus primeras etapas, destacando el hecho de que casi un tercio de los encuestados ha puesto en marcha un programa de retribución flexible en los últimos dos años. Un porcentaje de crecimiento que se espera que continúe, ya que otro 32% está considerando la posibilidad de ofrecer algún tipo de elección en los próximos dos años: casi una cuarta parte de ellos espera implantar beneficios voluntarios, mientras que el 12% un programa global de beneficios flexibles.

En concreto, la elección de los beneficios o retribución flexible es más común entre las empresas en España (84%), seguidas por las de Reino Unido (74%) y de Polonia (67%). Entre tanto, los encuestados de Medio Oriente tienen menos probabilidades de ofrecer a los empleados la opción de elegir (solo el 31% ofrece alguna posibilidad de elegir los beneficios), mientras que los de Europa Occidental son los más propensos (60%). Además, cuanto más grande es la organización, mayor es la probabilidad de proporcionar un cierto grado de elección por parte de la empresa: el 73% de los que tienen 5.000 o más empleados ofrecen algún tipo de elección, en comparación con el 37% de los que tenían 250 empleados o menos.

En cualquier caso, la situación económica actual tiene poco impacto en los programas de elección de beneficios de las empresas, y de hecho el 65% confiesa que no ha afectado en el diseño de sus planes de retribución flexible, e incluso el 13% asegura que han añadido un mayor grado de elección.

En ese sentido, la directora del Área de Retribución Flexible de Mercer, María Luisa Oliva, explica que «los factores históricos y culturales y el papel del Estado tienen gran influencia en cómo se proporcionan los beneficios en cada país. Para las empresas multinacionales, sin embargo, la consideración más importante es el equilibrio entre la gestión de costes con la mejora del compromiso de los empleados. A medida que la economía de toda Europa se recupera, la atracción y retención de talento es más importante que nunca, y la retribución flexible es una forma efectiva probada de lograrlo».

La cuestión es que cerca del 75% de las empresas afirma que ofrecer retribución flexible les está ayudando a conseguir los objetivos organizacionales, y un porcentaje similar declara que los empleados han respondido positivamente a la posibilidad de escoger sus beneficios. Por lo tanto, no es sorprendente que la mitad de los participantes que no tiene programas de retribución flexible pretenda implantarlos en los próximos dos años.

Mantener la competitividad en el mercado se señala como el aspecto más importante para ofrecer retribución flexible a los empleados en Europa (56%, por el 46% en España), seguido de: mejorar el compromiso de los empleados (55% de media europea y 67% de española); retener a los empleados (54%, y 67% en nuestro país); responder a diversas necesidades y valores de la fuerza de trabajo (44% en Europa y 35% en España); aprovechar exenciones específicas locales de índole fiscal (40% y 73%, respectivamente); atraer nuevos empleados (36% en el Viejo Continente y 27% en España); aumentar el conocimiento y la apreciación por parte de los empleados del valor de los beneficios que tienen (33%, y 44% en nuestro país); apoyar, mejorar o facilitar un movimiento hacia un programa de compensación total (28% como media europea y 37% como media española); maximizar el valor del gasto existente en beneficios (24% y 19%); reducir o controlar cuánto aporta la empresa al coste general de los beneficios (11%, y 4% en España); ayudar en la transformación organizaciones y/o en el cambio de la cultura del negocio (10% y 19%, respectivamente); e igualar el valor de los beneficios de los empleados (7% en Europa y 4% en nuestro país).

El estudio destaca que, en general, los empleados están satisfechos con sus programas de retribución flexible, pues un 76% de las empresas participantes afirman haber tenido una respuesta positiva de sus empleados con la introducción del programa. Y llama la atención que, en Europa del Este, el 90% de las empresas participantes señalan satisfacción por parte de sus empleados, lo que supone el porcentaje más alto de todas las zonas analizadas.

Pero también es verdad que son muchas las empresas (82%) que perciben el aumento del coste de su presupuesto de beneficios para empleados como la principal barrera para la implementación de un programa de retribución flexible. No obstante, casi dos tercios de las empresas que han participado en el estudio y que han implementado un programa de este tipo destacan que no experimentaron un coste adicional (23%) o que, de hecho, experimentaron una reducción de costes (43%).

Y cuando se preguntó en la encuesta acerca de los retos para implantar un programa de retribución flexible, los participantes de todos los países eran propensos a señalar «el coste» (82%) y «la complejidad de la administración» (81%) como «importante» o «muy importante». Sin embargo, el 72% de las empresas destaca que su programa de retribución flexible en general ha cumplido los objetivos de la organización, un 10% más que en 2011.

Imagen cortesía de graur razvan ionut / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *