Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Motivación en el trabajo y retención del talento

Por   /   21 junio, 2019  /   Sin Comentarios

Por Spaces, Firma especializada en entornos de trabajo para los negocios.

 

En un entorno cada vez más competitivo, la retención de talento se ha convertido en una parte fundamental dentro de la gestión de los Recursos Humanos de las empresas. No obstante, hay que tener en cuenta que la inversión en capital humano y el mantenimiento de un nivel alto de motivación y productividad no siempre vienen relacionados con un mejor salario. De hecho, según una encuesta de IWG, el 71 % de los profesionales españoles encuestados señala, por ejemplo, que ofrecer un trabajo flexible mejora la satisfacción en el trabajo, con lo que se pone de manifiesto que el dinero no es siempre lo más importante.

Lo cierto es que las empresas se están empezando a dar cuenta de que, para tener los mejores profesionales a su disposición, deben ofrecer las mejores condiciones a sus empleados. Ello implica que apuesten por un paradigma en la forma de trabajar que, cada vez más, está cogiendo más fuerza que nunca. Tendencias en lugar de trabajo, de SpacesAsí, la flexibilidad en el horario y en el lugar se antoja una condición fundamental no solo para la felicidad del empleado, sino para el beneficio de la propia empresa, además de todos los extras que puedan aportar a los profesionales, con el objetivo de ayudarlos a conciliar su vida profesional y personal.

En este sentido, será bueno tener identificadas las tendencias para mantener un nivel de motivación alto y que deberían aplicar las compañías si quieren obtener los mejores resultados y retener el talento:

1. Comunicación. Una comunicación sincera, clara y transparente entre empresa y empleados ayuda a que los profesionales estén informados de todo lo que sucede dentro de ella, además de favorecer a que ambas partes estén alineadas con la misión y valores de la compañía. Asimismo, es una forma de que la empresa también obtenga un “feedback” real de los empleados de cara a, por ejemplo, poder mejorar procesos o formas de trabajo diarios.

2. Las “pausas activas”. El estrés es uno de los caballos de batalla en los ecosistemas laborales. Y una de las técnicas en auge para combatir el «burnout laboral» son las “pausas activas”. Estos descansos (de aproximadamente 10 minutos) consisten en el establecimiento de una rutina corta de ejercicios físicos concretos y que se pueden realizar en la misma oficina. Los mismos allanan el camino para que el empleado pueda alcanzar un menor nivel de estrés cuando realiza su trabajo.

3. Establecer una metodología de trabajo. Para muchos trabajadores es importante el saber qué hacer, cuándo y cómo llevar a cabo su trabajo. En este sentido, el que la empresa pueda seguir una metodología transparente permite evitar fallos o posibles fracasos, ya que todos los empleados tendrían unas pautas claras. Para ello, una de las metodologías más curiosas y utilizadas viene desde Japón. Es la llamada filosofía de las “5Ss”, que trata de crear una atmósfera que valga para maximizar el tiempo de los profesionales a través de reglas simples, tales como aprender a priorizar, la disciplina o la limpieza del espacio en el que trabajas, entre otras.

4. Actividades de “afterwork”. Una forma de contribuir a crear un ambiente laboral óptimo es realizar eventos o actividades fuera de la atmósfera de la presión y del trabajo. Este tipo de acciones permite que los jefes y empleados se conozcan de una manera más cercana y puedan alcanzar mayores niveles de entendimiento a la hora de trabajar en equipo, y así contribuir a crear un buen ambiente de trabajo.

5. Flexibilidad en el horario y en el lugar. Un horario flexible es una de las características que más aprecian las nuevas generaciones de profesionales, ya que, cada vez más, optan por trabajar durante las horas en las que pueden ser más productivos. Por ello, permitir que, dentro de un acuerdo previo, los trabajadores cumplan su horario laboral cuando ellos decidan, podría ayudar a las empresas a retener talentos extraordinarios. Pero además la flexibilidad también se aplica al lugar de trabajo, y un gran número de profesionales ya practica la opción de trabajar desde el lugar que prefieran. A este respecto, los espacios de trabajo flexible son opciones que facilitan el acceso a oficinas creativas, acogedoras, innovadoras y con la última tecnología que ayuda a los profesionales a llevar a cabo sus tareas de una manera más sencilla.

6. Planes de formación. Crear planes de formación a nivel interno en la empresa no solo ayuda a la propia compañía, sino también al trabajador. Estos planes de formación son una excelente oportunidad para que los empleados se sientan valorados y que la empresa se está preocupando por su futuro, no solo por su presente. Por otro lado, este tipo de cursos favorecen también a las compañías, puesto que los trabajadores aprenderán habilidades nuevas que seguro que compensarán a las empresas en el corto y medio plazo.

7. Ventajas fuera del trabajo. Es importante que el trabajador se sienta feliz con su vida dentro y fuera de la oficina. Por ello, las ventajas adicionales que pueda ofrecer una empresa se antojan muy atractivas para los empleados. Extras como seguros médicos, descuentos en gimnasios o incluso tickets restaurante son algunas de las más comunes.efinitiva, que las

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *