Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Los españoles esperan más de las empresas en responsabilidad social corporativa

Por   /   28 enero, 2014  /   Sin Comentarios

Aunque lo cierto es casi dos de cada tres españoles (65%) desconocen el concepto de responsabilidad corporativa o de responsabilidad social empresarial, prácticamente todos (90%) consideran que las empresas deben tener la misma responsabilidad que los poderes públicos a la hora de dar respuesta a los problemas y necesidades del entorno y a las demandas sociales. Y además entienden que este es un terreno en el que nuestras compañías deben mejorar bastante, según pone de manifiesto el informe “El ciudadano español y la Responsabilidad Corporativa”, trabajo llevado a cabo por cuarta edición por la Fundación Adecco tras encuestar a un millar de españoles.

Responsabilidad social de las emrpesas, de Free DownloadDe hecho, al preguntar la investigación por el triple desempeño de la responsabilidad de las empresas (económico, social y medioambiental), los ciudadanos creen que  se sigue priorizando sobre todo el aspecto económico (beneficios), en detrimento del aspecto social y medioambiental. Nada menos que el 62% de los consultados apuntan que las empresas dan “mucha” importancia a este aspecto, en tanto que otro 27% estima que lo priorizan “bastante”, un 7% que le dan “poca” importancia y el 4% restante dice que “ninguna”.

Frente a esto, solo un 8% afirma que la importancia que otorgan las firmas a su impacto social es “mucha”, por un 29% que entiende que es “bastante”, un 56% que es “poca” y un 7% que apunta que es “ninguna”.

Y en lo que respecta la importancia que conceden las empresas al respeto al medioambiente, apenas un 9% aprecia que es “mucha”, en tanto que un 15% siente que es “bastante”, pero nada menos que al 66% de los ciudadanos le parece “poca”, e incluso un 10% critica que es “nula”.

Entrando en aspectos más concretos, los españoles consideramos que, en lo que toca a transparencia, las empresas de nuestro país “necesitan claramente mejorar” (opinión del 48%), si bien otro 39% entiende que lo que hacen en ese sentido es solo “suficiente”, un 11% lo califa de “bien” e incluso un 1% dice que es “sobresaliente”.

Algo más de apoyo recibe su aportación en ética y buen gobierno: para el 3% es “sobresaliente”, por un 13% que les da nota de “bien”, un 43% que la tacha de “suficiente” y el 41% restante que dice que “necesita mejorar”.

En cuanto a su independencia, un 27% de los ciudadanos de nuestro país afirma que las empresas españolas “necesitan mejorar”, en tanto que un 36% dice que su nota es de “suficiente”, frente a un 37% que les otorga el “bien” y un 1% el “sobresaliente”.

Otro aspecto de la responsabilidad social corporativa como es la gestión de la diversidad (contar con trabajadores de diferentes sexos, edades, capacidades, etc.) es “sobresaliente” para el 2% de los españoles, “buena” para un 28%, “suficiente” solo para un 38% y que “necesita mejorar” para un 32% de los encuestados.

En lo que afecta al respeto a la comunidad y al medioambiente, un 28% de los sondeados dice que las compañías españolas “precisan mejorar”, en tanto que un 46% entienden que alcanzan el “suficiente”, un 25% que suben hasta el “bien” y un 1% lo eleva hasta el “sobresaliente”.

En el apartado de progreso, el 5% de los ciudadanos españoles califican la labor de nuestras empresas como “sobresaliente”, y otro 36% les dan un “bien”, en tanto que un 39% les otorgan un mero “suficiente” y el 21% les advierte que “necesitan mejorar.

Pero, dentro de las tareas de responsabilidad social, lo que mejor hacen las empresas, en opinión de los ciudadanos, es tener un trato justo con los empleados, pues en ese sentido un 5% les facilita el “sobresaliente” y un 45% les pone una nota de “bien”, mientras que un 31% les dan el aprobado raspado y otro 15% les suspenden y les imponen el trabajo de “mejorar”.

Por el contrario, los aspectos en que peor salen paradas nuestras empresas son en conciliación, beneficios sociales y salario justo e igualitario. En concreto, en lo que respecta a la primera (conciliación), nada menos que un 55% de los españoles las suspenden, al considerar que “necesitan mejorar”, y otro 28% les deja en “suficiente”, mientras que para otro 15% lo hacen “bien” y un 2% asciende su trabajo a “sobresaliente”. Por su lado, en lo que afecta a beneficios sociales, la mitad de los consultados (50%) tacha negativamente la actividad de las empresas y dicen que “necesitan mejorar”, a lo que habría que añadir un 28% que asegura que es solo “suficiente”, un 18% que es “buena” y un 4% que es “sobresaliente”. Por último, donde peor es la imagen es en la retribución a sus trabajadores con un salario justo e igualitario, pues nada menos que el 63% de los encuestados afirma que “necesitan mejorar”, por un 28% que opina que cumplen solo de manera “suficiente”, un 8% que dice que lo hacen “bien” y un 1% que la califica de “sobresaliente”.

Todo ello no deja de ser un grave problema para muchas compañías, pues casi la mitad de los encuestados (47%) es selectiva a la hora de consumir; es decir, que este porcentaje ha dejado de comprar marcas o productos, o acceder a determinados servicios, por considerar que no son respetuosos con el entorno o que vulneran algún derecho fundamental. Y además, por una parte, el número de los que hacen esto crece continuamente (el año pasado se limitaban a comprar así un 29,3%), y por otra, otro 19% más dice que, aunque no ha valorado hasta ahora la responsabilidad a la hora de consumir, prevé hacerlo en un futuro próximo. Mientras, la verdad es que el 34% restante no se plantea estas cuestiones a la hora de adquirir un producto o servicio, sino que consume atendiendo a criterios personales como sus gustos, la comodidad, la cercanía la eficacia, etc.

Lo cierto es que los ciudadanos españoles creen que las empresas de nuestro país están, en general, por debajo de las europeas en la escala de responsabilidad: un 70% tiene la sensación de que las compañías nacionales son menos responsables que las de nuestros vecinos de Europa, aunque también es verdad que otro 27% no está de acuerdo y cree que no existen diferencias de responsabilidad entre unas y otras, e incluso un 3% opina que nuestras sociedades son más responsables que las europeas.

No obstante, acerca de la compañía en la que trabajan actualmente, un 39% (casi 4 de cada 10) de sus empleados entiende que su empresa en particular sí es socialmente responsable, por un 33% (1 de cada 3) que afirma que no lo es (el 28% dice que en realidad lo desconoce). Y dentro de lo que saben de su firma, las acciones que más conocen son las de voluntariado corporativo (30%), seguida por la colaboración con entidades sin ánimo de lucro (22%), la contratación de colectivos vulnerables (15%) y los proyectos de su empresa sobre accesibilidad (9%).

En cualquier caso, es preciso tener en cuenta que no todas las empresas cuentan con la misma reputación a juicio de los españoles, destacando en ese sentido, según su tipo de actividad, las de alimentación y bebidas, ingeniería y productos informáticos, educación y enseñanza, agricultura, ganadería, pesca y jardinería y logística, transporte y distribución, por este orden, a la cabeza del prestigio. Por el contrario, las que cuentan con peor reputación son las firmas bancarias y de finanzas en general, a las que siguen los organismos públicos, las constructoras, las de comunicación, las de automoción y motor, las de hostelería y turismo y las telecomunicaciones. Por su parte, en una posición intermedia, de mejor a peor, quedan la química y farmacia, las relacionadas con el arte, la cultura o el deporte, las industriales y energéticas, el comercio y los servicios, el textil, la minería, el naval, las de estética y cuidado personal, las de seguridad y defensa y las de sanidad y salud.

Imagen cortesía de Sira Anamwong / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *