Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Economía/ Entorno social  >  Artículo actual

Divorcio y reparto de bienes

Por   /   13 diciembre, 2018  /   Sin Comentarios

Por Victoria Torre, Responsable del Departamento de Desarrollo de Contenidos, Productos y Servicios de Self Bank, banco especializado en inversión y ahorro.

 

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), durante 2017 los divorcios crecieron en España un 1,2%, registrándose 97.960, 4.280 separaciones y 100 nulidades matrimoniales. Unas cifras que sitúan a España como uno de los países con la tasa de divorcio más alta del mundo.

En ese sentido, es preciso avanzar que el coste del divorcio puede oscilar desde los 450 o 600 euros en el caso de un divorcio exprés a los 3.600 euros que podría costar, de media, un divorcio por contencioso. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que, además del citado desembolso Firma de divorcio, de Pixabayque supone el trámite de la separación, tras la ruptura llega el complicado reparto de los bienes.

Lo cierto es que la división del patrimonio es uno de los puntos más conflictivos, si bien este reparto dependerá del régimen económico con el que se rija el matrimonio. Así, en el caso de bienes gananciales, hay que dividir el patrimonio tras el acuerdo o sentencia, pero también se deben tener en cuenta aspectos como el reparto de los fondos de inversión, de los planes de pensiones, de la vivienda, la cancelación de tarjetas de crédito o la modificación de la situación fiscal.

Por otra parte, es preciso no olvidar que, en el caso del régimen de gananciales, los beneficios que obtiene cada uno de los miembros de la pareja a partir de la fecha de la boda son comunes, a excepción de los bienes privativos obtenidos antes del matrimonio o de las herencias o donativos. Mientras, en el caso de la separación de bienes, cada cónyuge mantiene el patrimonio de forma independiente, aunque se haya obtenido algo conjuntamente.

De esta manera, en lo que afecta a cada tipo de bienes, el tratamiento será:

  • Fondos de inversión

Si se trata de bienes gananciales, el 50% el valor de la cartera de acciones iría destinada a uno de los cónyuges y el 50% restante al otro. Por ejemplo, si la pareja cuenta con fondos de inversión, habría que hacer dos partes iguales con los saldos o participaciones para que una entidad financiera distribuya estos activos. Eso sí, al no existir venta, no se requiere el pago de impuestos, salvo que las partes optarán por reembolsar previamente al reparto.

  • Planes de pensiones

Este punto es diferente, pues un plan de pensiones es de titularidad privada, por lo que la cuantía aportada será únicamente del beneficiario del plan, aunque el mismo se haya conseguido durante un matrimonio en bienes gananciales.

  • Vivienda

A la hora de realizar las escrituras de la propiedad de la casa, se debe reflejar si uno de los cónyuges ha aportado una cantidad de dinero mayor, así como si el dinero corresponde a una herencia o donación, con el fin de tenerlo en cuenta y llevar a cabo un reparto proporcional de la misma. No obstante, hay que tener en cuenta que, desde el punto de vista fiscal, se pagarían menos impuestos si se realiza una extinción de condominio, en lugar de acudir al notario y firmar una escritura de compraventa para la transmisión de su parte del piso al otro cónyuge.

  • Fiscalidad

El tema fiscal es uno de los aspectos más importantes, ya que el cambio de estado civil tendrá efecto en la declaración de la renta. En este punto, no debe olvidarse el régimen o custodia de los hijos, una de las principales deducciones fiscales.

  • Cuentas bancarias

Tras el divorcio y el reparto de los bienes, se debe actualizar la documentación legal de las personas autorizadas en la cuenta, así como el resto de documentos financieros.

  • Tarjetas de crédito

También tras la disolución del matrimonio se deben cancelar las tarjetas de crédito de las cuentas conjuntas para evitar gastos sorpresas por parte de la otra parte de la pareja, así como revisar los pagos domiciliados en la cuenta.

  • Joyas u obras de arte

En el reparto de activos como joyas, obras de arte, colecciones, etc., lo recomendable es contar con un tasador que valore las mismas y elabore una proposición de reparto de los bienes entre la pareja.

Con todo lo señalado, y a fin de minimizar económicamente el impacto de un divorcio, el primer consejo sería intentar consensuar con la pareja todas las decisiones; no hacerlo puede conllevar un incremento en el gasto. Y por otro lado, es importante también tomar conciencia de la nueva situación financiera y elaborar un presupuesto acorde a ella, calcular los gastos fijos mensuales en relación a los ingresos individuales, elaborar un nuevo plan financiero y tomar el control de las finanzas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *