Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Ayudas/ Ahorros  >  Artículo actual

La futura reforma fiscal, prólogo de la ambigüedad

Por   /   2 enero, 2014  /   Sin Comentarios

Antonio Juan Pérez, de Carrillo AbogadosPor Antonio Juan Pérez Madrid, Coordinador del Departamento Tributario de Carrillo Asesores Tributarios y Abogados, SLP.

 

Las últimas informaciones y comentarios sobre la esperada reforma fiscal que el comité de expertos nombrado por el Gobierno pretende sacar a la luz en 2014 hacen creer que esta reforma será sólo de un mero retoque de diferentes tributos, y no la transformación que se esperaba. Por el momento, habrá que esperar para saber si finalmente habrá mejoras en la tributación del pueblo o, por lo menos, una mayor equidad en la carga fiscal de los españoles.

En primer lugar, ya sabemos que se trata de una reforma escalonada, es decir, que se producirá entre 2014 y 2017 en función del déficit y la coyuntura económica. Esto significa que los ajustes previstos, de los cuáles ya conocemos algunos, podrían retrasarse hasta tres años.

En principio, y en relación a la deducción por inversión de vivienda habitual en el IRPF, que fue eliminada para las adquisiciones que tuvieran lugar de 2013 en adelante, el Ejecutivo no prevé eliminar los derechos adquiridos por las personas que ya están disfrutando de ésta. Sin embargo, y aunque parece que la medida no será retroactiva, no es la primera vez que somos testigos de un “donde dije digo, digo diego”.

Otra de las cosas que pretende la reforma es mitigar los tipos de gravamen en IRPF para la clase media, con lo que la bajada de tipos propiciará una mayor liquidez a los españoles y se podrá reactivar la demanda interna y, con ella, la actividad económica.

reforma fiscal dos, de Free DownloadEn cuanto al IVA, no se vaticina que se produzcan muchos cambios. No está previsto que suban los tipos, pues se cree que, al haber mayor liquidez y demanda, subirán las bases imponibles y, por tanto, la recaudación también lo hará. Sin embargo, aún nos podrían sorprender subiendo el IVA a determinados productos a los que se les aplique un tipo inferior al 21% máximo.

Uno de los grandes objetivos que se ha marcado con la reforma es la recaudación de entre 6.000 y 10.000 millones de euros a través del Impuesto de Sociedades. El motivo es que, según los datos, la recaudación a través de esta contribución no llega al 2% del PIB, siendo la más baja de Europa. Por ello, a través de la limitación y eliminación de deducciones, se pretenderá recaudar más. Sin embargo, resulta difícil saber qué cambiará, pues actualmente las deducciones en cuota son casi inexistentes y las más potentes son las de diferimiento por tributación, por lo que es posible que el tijeretazo afecte a disminuciones temporales de la base imponible como la libertad de amortización.

Por otro lado, el comité de expertos analiza también cómo mejorar los estímulos fiscales al ahorro, como los incentivos a planes de pensiones, con el fin de fomentar el ahorro a largo plazo y así paliar el efecto de la futura bajada de las pensiones.

Teniendo en cuenta todo esto, podemos pensar que no habrá un gran calado de la reforma y que, en realidad, se tratan de matizaciones de la normativa actual, que busca adecuarse a los vientos que corren y que correrán.

Imagen cortesía de patrisyu / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *