Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Artículo actual

Riesgos psicológicos del abuso de redes sociales

Por   /   24 julio, 2019  /   Sin Comentarios

Por Haztúa Psicología Positiva, Cadena de centros de atención psicológica y formación.

 

Mucho ha cambiado últimamente la forma en la que nos comunicamos y relacionamos con otras personas. Hasta el punto de que, actualmente, pasamos, de media, más de 2 horas al día navegando por Internet. Y es que el poder interactuar con alguien ahora está a tiro de un mensaje escrito a través de nuestro móvil.

Sin embargo, en esta realidad, una desventaja aparece con fuerza en muchas personas: el aislamiento social sobre nuestro entorno como de la vida real. Y así, problemas como la ansiedad o la depresión pueden manifestarse cuando existe una mala interpretación de la vida virtual en las redes. Somos presos de los “me gusta”, fotos compartidas, comentarios (buenos y no tan buenos), Problemas psicológuicos por redes sociales, de Pixabaysiendo todo ello influyente en determinadas áreas de nuestra vida como nuestra autoestima, metas personales, inconformismo asociado a que nunca nos sea suficiente o que pocas cosas nos hagan felices en plenitud.

Lo cierto es que son muchos los riesgos psicológicos del abuso de redes sociales y variadas las razones que nos llevan a ese comportamiento adictivo y que entraña riesgos como cualquier adicción. Muchas de las motivaciones pueden estar detrás de compartir fotos, siendo las más habituales la apariencia de felicidad, bienestar, buena compañía y la de mostrar nuestra mejor cara. Además, está el hecho es que las redes sociales alimentan nuestro ego, y con ello nuestra autoestima, aunque la verdad es que lo hace de una forma distorsionada de la realidad. Porque se ha de hacer hincapié en la idea de que nadie muestra sus momentos de debilidad, de estrés, situaciones difíciles, o momentos tristes. No porque no los tenga, sino porque no los muestra.

la cuestión es que hoy en día son pocas las personas que no usan este tipo de redes, y parece que quien no lo hace no existe. Y es que sentimos la necesidad de mostrar qué hacemos en todo momento, dónde salimos, con quién o si nuestros planes de ocio son los mejores para presumir ante nuestro entorno socia.

En cualquier caso, las consecuencias de no saber interpretar o utilizar las redes sociales son muchas:

  • Adicción al “conectado constantemente”. Esto se percibe en el tiempo que puedo pasar sin mirar la pantalla y en la ansiedad o estrés que provoca no poder usar nuestro móvil.
  • Aislamiento. El aislamiento social “in situ” es dejar de quedar con las personas que nos importan o no hacer demasiado caso cuando estamos con nuestros amigos o familiares, así como un comportamiento cada vez más antisocial.
  • Vacío emocional. Relaciones sociales más vacías emocionalmente, redes sociales como foco de malentendidos por la falta de presencia física y lenguaje no verbal.
  • Falta de criterio personal. El peligro de las tendencias y eliminación del criterio personal, así como la pérdida de intimidad.
  • Aumento de problemas. Problemas como depresión, ansiedad, insomnio o inseguridad provocada en gran medida por la imagen corporal y lo que piensan los demás, ciberacoso en los más jóvenes y el sentimiento de estar perdiéndose algo en lo que otros se han divertido.

En definitiva, el uso sin control de las nuevas tecnologías nos aleja de nuestros seres queridos, con déficit a nivel social, afectivo y emocional. Comparte momentos, no publicaciones.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *