Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Desciende en España la presencia de mujeres en puestos de directivos

Por   /   7 marzo, 2013  /   Sin Comentarios

Pese a que suponen el 51% de los titulados superiores y el 44% de la fuerza laboral de nuestro país, las mujeres desempeñan actualmente solo el 21% de los cargos directivos en empresas españolas de tamaño medio y grande (más de 100 empleados), cuando hace un año suponían el 24% y en 2011 el 22%, por lo que se vuelve a los niveles de 2009, tal y como pone de manifiesto el estudio “Women in Business”, realizado por la firma de servicios profesionales de asesoría financiera y auditoría Grant Thornton y que analiza la presencia de la mujer en puestos de responsabilidad laboral en un total de 44 países.

Ejecutiva de empresaDe hecho, este dato del informe de 2013 viene a interrumpir la clara tendencia de incremento de mujeres en puestos directivos que se registraba en España desde la primera edición del estudio en 2004 y que coloca a nuestro país ligeramente por delante de Estados Unidos (20% de mujeres directivas) y Reino Unido (19%), pero por debajo de la media mundial (24%, tres puntos más que un año atrás) y de la media en la Unión Europea (25%, un punto más que en 2012). De hecho, España hace el país número 35 entre los 44 analizados por mayor número de mujeres en puestos directivos.

Y es que, en lo que respecta a la evolución mundial, parece que continúa la tendencia registrada en anteriores ediciones hacia una mayor presencia de la mujer en puestos claves de las empresas de las economías emergentes, y China encabeza el ranking, con un 51% de puestos directivos ocupados por mujeres. A continuación se sitúa Polonia, con un 48%, y algo más lejos los países bálticos, que adelantan a las economías europeas más tradicionales: Letonia (43%), Lituania (40%) y Estonia (40%).

Tras los mismos se colocan Filipinas y Georgia, en ambos casos con un 37% de puestos directivos ejercidos por mujeres, y luego están Tailandia (36%), Vietnam (33%), Botsuana (32%) Taiwán, (31%), Rusia (31%), Alemania (31%), Hong Kong (30%), Turquía (30%), Grecia (30%), etc.

Se puede comprobar así que el sudeste asiático alcanza una media de un 32% de mujeres directivas en sus empresas, en tanto que los países BRIC, con un 28%, superan un año más a los del G7, que se quedan con una media del 21%.

Y es que sorprende ver cómo algunos de los países más avanzados económicamente se sitúan los últimos en la incorporación de las mujeres en puestos de responsabilidad: en Japón las mujeres ocupan únicamente el 7% de los cargos directivos, mientras que en Emiratos Árabes Unidos copan el 11%, igual que en Holanda, en Suiza el 14%, en Argentina el 18%, en India y Reino Unido el 19%, en Estados Unidos el 20%, en Irlanda el 21% (igual que en España), en Noruega, Chile y Australia el 22%, etc.

Según Isabel Perea, directora de Auditoría de Grant Thornton en España, “en los países emergentes, las altas tasas de crecimiento, que conllevan una gran demanda de profesionales cualificados, han ayudado a derribar los sin duda abundantes prejuicios y barreras a los que se enfrentan las mujeres, allanando su camino hasta la alta dirección. En cambio, en economías tradicionales, con porcentajes de crecimiento mucho menores e incluso en recesión, la situación está estancada y las oportunidades de promoción femenina escasean. Pero no hay que olvidar que el porcentaje de mujeres que ocupan un cargo directivo no es sólo un indicador del progreso de una sociedad, sino que se está convirtiendo también en un termómetro de la salud de su economía. Según la Unión Europea, si la media de empleo de las mujeres fuese similar a la de los hombres, el PIB de la Unión aumentaría en un 30%. Desperdiciar el talento de la mitad de la población tiene negativas consecuencias económicas”.

En el caso de España, el informe constata además que, al tiempo que desciende el porcentaje de mujeres en la dirección, aumenta el porcentaje de empresas que no cuentan con ninguna mujer en su equipo directivo, hasta alcanzar el 37%, 5 puntos más que el año pasado (la media en la Eurozona se sitúa en el 35%).

El panorama retratado en el estudio de Grant Thornton se reproduce en las empresas del mercado continuo español, ya que el 39% de las mismas no cuenta con representación femenina en sus consejos de administración, por lo que la situación, en lugar de mejorar, ha empeorado drásticamente, pues ese porcentaje se ha incrementado en 15 puntos desde el 24% registrado en 2012. Sin embargo, dentro de las empresas cotizadas, la situación es mejor si se analiza únicamente el “IBEX 35”, donde ese nivel baja al 12%, aunque lo cierto es que las mujeres siguen siendo sólo el 13% del total de miembros de los consejos de administración en el selectivo español (el porcentaje es mucho menor en lo más alto de las cúpulas ejecutivas, pues entre todas las empresas del “IBEX” sólo hay una consejera delegada y dos presidentas).

La realidad es que es la dirección de recursos humanos, con un 29%, la que cuenta con un mayor porcentaje de mujeres en España, siguiéndola muy de cerca la dirección financiera, con un 27% de presencia femenina. Sin embargo, sólo un 14% de los puestos de dirección general (CEO) son desempeñados por mujeres, mientras que cargos como el de directora de Ventas y el de directora de Informática  sólo cuentan con un 8 y un 4% de mujeres, respectivamente.

La cuestión es que, pese a la escasa eficacia de medidas voluntarias como las propuestas en el “Código de Buen Gobierno” para mejorar la representación de la mujer en compañías cotizadas, la mayoría de las empresas españolas (63%) se opone al establecimiento de cuotas obligatorias de presencia femenina en los consejos de administración. En la Eurozona, la media de las que rechazan este tipo de medidas se limita al 55%, con países como Alemania donde ese porcentaje sube al 66%; y es en los países emergentes donde estas políticas parecen contar con una mayor aceptación: en Turquía y China el apoyo supera el 70% y una media del 60% de los empresarios latinoamericanos se muestra de acuerdo con el establecimiento de cuotas obligatorias. En España, el rechazo de la regulación externa en esta materia no va acompañado por un esfuerzo en la autorregulación, y solo el 5% de las empresas cuenta con planes específicos para incorporar o promover a mujeres a su cúpula directiva.

Imagen cortesía de Imagerymajestic/ FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *