Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Consumidores  >  Artículo actual

Reclamaciones por problemas con compañías aéreas

Por   /   30 septiembre, 2016  /   Sin Comentarios

Por Legálitas, firma de prestación de servicios de asistencia jurídica a particulares, pymes y empresas.

 

Con frecuencia, y sobre todo en épocas de vacaciones, se acumulan las incidencias relacionadas con los desplazamientos que los viajeros realizan con el avión como medio de trasporte para poder disfrutar de su tiempo.

Sin embargo, conviene tener en cuenta que existe una serie de derechos a exigir según el tipo de viaje y la manera de reclamarlos.

Por incidencias en el vuelo

Todo pasajero aéreo tiene derecho a indemnización, siempre que haya sufrido una cancelación en su vuelo, o también puede optar bien por el reembolso del billete o bien por un transporte alternativo. Además, hay que tener en cuenta que, en el caso de vuelos con salida o con llegada a un país de la Unión Europea y siempre que, Viajeros de avión, de Pixabayen este último caso, el vuelo sea con una compañía aérea perteneciente a la Unión Europea, hay fijadas unas cuantías fijas que varían dependiendo de la distancia del destino.

Por vuelos contratados

Se puede dirigir directamente una reclamación frente a la compañía aérea, independientemente de que ésta, a su vez, reclame a quien considere responsable (Reglamento CE 261/2004 para vuelos con salida o con llegada a un país de la Unión Europea, siempre que, en este último caso, el vuelo sea con una compañía aérea perteneciente a la Unión Europea). Así:

– Si su vuelo sufriera un retraso en la salida del vuelo, usted podrá reclamar a la compañía, siempre que el retraso sea de: 2 horas o más para todos los vuelos entre 0 y 1.500 kilómetros; 3 horas o más para todos los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 kilómetros o para los demás vuelos de entre 1.500 y 3.500 kilómetros; y 4 horas o más para el resto de vuelos.

Además, en tales casos, se puede reclamar el derecho de atención (llamadas, manutención, estancia …), así como la devolución del dinero, en 7 días como máximo, de la parte de viaje no realizado, siempre que el retraso sea como mínimo de 5 horas (según reglamento 261/2004). E incluso deben ofrecerle, cuando proceda, un vuelo de vuelta al primer punto de partida lo antes posible.

No obstante, el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, en sentencia de 19 de noviembre de 2009, considera que el pasajero que sufre un retraso de 3 o más horas en llegar a su destino es equiparable al pasajero cuyo vuelo ha sido cancelado y se le ofrece un transporte alternativo. Por lo que también el pasajero que ha sufrido ese retraso tendría derecho a indemnización.

– Si lo que sucediera es que su vuelo sufriera una cancelación, se tiene igualmente derecho a obtener una indemnización, y además a optar bien por el reembolso del billete o bien por un transporte alternativo. E igualmente, también tendrá derecho a “atención” (llamadas, manutención, estancia…), todo ello en los mismos términos, cuantías y plazos que recoge el punto anterior. La indemnización varía en función de la distancia del vuelo. A saber: 250 euros para vuelos de hasta 1.500 kilómetros; 400 euros para los vuelos intracomunitarios de más de 1.500 kilómetros y para los demás vuelos de entre 1.500 y 3.500 kilómetros; y 600 euros para el resto de vuelos.

En el caso de que se trate de un viaje combinado

Cuando el vuelo formara parte de un “pack” contratado a través de una agencia (vuelo+estancia), también cabe dirigir la reclamación por cancelación o retraso en el vuelo a la agencia de viajes, de modo que se puede declarar la responsabilidad de la compañía aérea y de la agencia, solidariamente, por defectuoso cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato.

Reclamación de otro tipo de daños: ¿Puedo reclamar por los daños y perjuicios que he sufrido?

A las indemnizaciones previstas legalmente en los puntos anteriores, puede añadirse aquellos daños que, a título individual, pueda acreditar y cuantificar, como por ejemplo, servicios pagados que ya no pueda disfrutar ni reembolsarse o gastos en que haya incurrido a raíz de estas cancelaciones o retrasos de los vuelos. Es importante al respecto que pueda acreditar documentalmente lo que reclama, por lo que conviene conservar los documentos que avalan la reclamación, como los billetes de vuelo, tarjetas de embarque, etc.

No hay que olvidar que, en este tipo de situaciones, algunos viajeros suelen sufrir una serie de daños de distinta entidad y de muy variada naturaleza: no poder acudir a tiempo a una celebración de un evento (entierro, boda, etc.), laboral (reunión, entrevista de trabajo…), perder una conexión con otro viaje, ya sea de negocios o vacaciones… y así un largo etcétera.

Todos esos daños, si se pueden acreditar, son cuantificables económicamente, tanto desde el punto de vista del daño moral que han supuesto, como por la pérdida económica directa que se haya podido ocasionar, como por ejemplo, por tener que utilizar otra jornada laboral para realizar la gestión pospuesta por esta causa. Sin embargo, esto no supone automáticamente que tengamos derecho a reclamarlos.

Y si he tenido problemas con mi equipaje ¿qué hago ahora?

Si el problema ha sido con el equipaje, como es el caso de retraso en la entrega, pérdida o deterioro, la aerolínea será responsable de abonar una indemnización que puede llegar a los 1.200 euros. En cualquier caso, la pérdida no se considerará como tal hasta que no transcurran 21 días desde la desaparición, pues si la entrega fuera dentro de ese plazo se considera que ha existido un retraso. Eso sí, la comunicación de esta situación a la compañía debe realizarse en el menor plazo de tiempo posible (tratándose de equipaje facturado) y antes de siete días.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *