Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

Las pymes, inmersas ya masivamente en el proceso de digitalización

Por   /   5 julio, 2018  /   Sin Comentarios

Aunque todavía presentan un amplio margen de mejora, las pequeñas y medianas compañías españolas aprueban solo discretamente en competitividad digital, pues obtienen una nota de 5,1 (una décima por encima de un año antes) sobre el máximo de 10 en el “Informe Bankia Índicex 2017: La digitalización de las pymes en España”, elaborado a partir de la información facilitada por casi 7.200 empresas, pymes y emprendedores españoles a través de la web de la citada entidad bancaria.

La investigación también revela que nada menos que el 80% de nuestras pymes se encuentra inmersa en un proceso de transformación digital, de manera que la gran mayoría de las pymes analizadas están afrontando en realidad un proceso de cambio hacia la economía digital y destinan cada vez más recursos a mejorar su rendimiento digital, con una estrategia de digitalización en constante evolución.

Entre el centenar largo de parámetros analizados en el estudio, las firmas de nuestro país mejoran en esta edición sustancialmente en aquellas áreas digitales donde presentaban las mayores carencias. Sin embargo, la adaptación a los dispositivos móviles, la puesta en marcha de acciones comerciales y de promoción en la red y la presencia en redes sociales continúan siendo las áreas donde las pymes españolas obtienen sus peores resultados. Transformación digital de pyme, de PixabayEso sí, son precisamente estas áreas las que han experimentado un mayor avance (entre un 2% y un 3%) con respecto al año pasado. Así, las pequeñas y medianas empresas vuelven a cosechar los mejores resultados en posicionamiento SEO y analítica.

En esa dinámica, las compañías que “piensan en digital” destacan por una visión transversal, que pasa por el cuidado de todas las áreas de digitalización, que son necesariamente interdependientes entre sí. Las empresas han entendido que la transformación hacia una nueva forma de hacer negocios y relacionarse con el cliente va más allá de la incorporación de soluciones tecnológicas aisladas, sino que éstas deben formar parte de una estrategia de digitalización única y multidisciplinar destinada a cambiar el ADN mismo de sus corporaciones.

En cualquier caso, la investigación de Bankia incide en que el citado 5,1 general se sitúa en el rango “mejorable”, a tan solo un punto y medio de lograr la excelencia digital y por tanto de que el conjunto de nuestras firmas puedan ser consideradas como “competitivas digitalmente”, si bien también es verdad que, por otra parte, el informe de este año muestra además una reducción en el número de empresas “no competitivas” con respecto a un año antes.

Al respecto, el documento detalla que un grupo de pymes sobresale sobre las demás en adopción digital, con una calificación un 20% superior a la media. Se trata de lo que denomina “superempresas digitales”: negocios enfocados al cliente final (B2C), que realizan comercio electrónico, venden productos y tienen vocación exportadora. Son compañías que obtienen una nota global de 6,1, frente al 5,1 del conjunto de pymes analizadas, como resultado de un mejor manejo de todas las áreas analizadas. La necesidad de competir en el exterior con compañías internacionales punteras y de apelar directamente al consumidor para vender sus productos a través de un canal online se traduce en un mayor cuidado de los contenidos de la página, su adaptación a los dispositivos móviles y posicionamiento en buscadores y su uso del marketing digital (casi 2 puntos por encima de la media) gracias al domino de la analítica web, donde obtienen una nota de 7,2.

En concreto, las pymes dedicadas a la exportación obtienen una calificación en este “Bankia Índicex” sustancialmente superior a las que no lo hacen: un 5,3, frente a un 5. Del mismo modo, las entidades que practican comercio electrónico logran una nota media de 5,2, frente al 4,8 de las compañías que no venden online. Y, en esa misma línea, las firmas centradas en el cliente final (B2C) han avanzado con mayor decisión en la adopción digital; un 13,7% de ellas han logrado ser “competitivas”, frente a un 8,7% de las que se dirigen a empresas (B2B). Junto a esto, también las pymes dedicadas a la venta de productos obtienen calificaciones un 8% superior a las que venden servicios, lo que revela su temprana adopción de las técnicas digitales, constatando además que la venta de productos por Internet se ha convertido en una de las grandes bazas de la digitalización.

Por lo que respecta a la digitalización por sectores de actividad, lo cierto es que la transformación sigue avanzando en todos ellos, si bien permanecen liderados por el comercio mayorista y minorista y la industria manufacturera y textil, junto a las telecomunicaciones, medios de información y electrónica e informática. Más en concreto, el comercio mayorista y minorista ha encontrado en el ecosistema digital las herramientas necesarias para crecer y hacer aumentar sus ventas, hasta el punto de que estos negocios logran un 5,5 en digitalización (4 décimas por encima de la media) impulsado precisamente por el comercio electrónico que ya dominan con una nota del 7.

Además, la venta online ha servido de incentivo para que mejoren también en áreas estrechamente relacionadas, como la experiencia de usuario y la analítica web, donde aventajan al resto de pymes en 3 décimas, con un 6,1 y un 6,5, respectivamente, y el marketing digital, que supera en más de un punto a la media de empresas españolas.

De esta manera, las pymes españolas completan otro año con importantes avances en su camino hacia la digitalización, consolidando las áreas digitales más asentadas como posicionamiento (apenas un 1% no es competitiva en esto) y analítica y potenciando, especialmente, en los aspectos más débiles como redes sociales (el número de negocios que realizan campañas de pago en redes sociales alcanza ya al 39%), movilidad (el número de pymes cuyo tráfico procede principalmente de dispositivos móviles sube un 80% respecto a un año antes) y marketing digital, aspecto este último en el que el número de empresas “competitivas” ha aumentado un 17%.

Por último, en el reparto geográfico de la digitalización de las empresas españolas, el estudio revela que la adopción digital no se limita a los grandes centros económicos, como Madrid y Barcelona, sino que también existen fortalezas en otros territorios que muestran la diversidad y la complejidad del panorama español. Esta diversidad se traduce en una adopción digital de las pymes españolas que supera las barreras territoriales. De hecho, Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid, el Principado de Asturias y la Región de Murcia cuentan con un nivel de digitalización de 5,1 puntos. A estas comunidades autónomas les siguen, con una décima menos, Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid, el Principado de Asturias y la Región de Murcia, en tanto que, con 4,9, figuran País Vasco e Islas Baleares, siendo Extremadura la región española con un mayor margen de mejora, ya que su nota actual se limita a un 4,6.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *