Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Vivir/ Ocio  >  Viajes/ Turismo  >  Artículo actual

Viaje a los pueblos más sorprendentes y bellos de Europa

Por   /   3 septiembre, 2020  /   Sin Comentarios

Mittenwald, de OpenPor Enrique Sancho, director de Open Comunicación, compañía especializada en comunicación y marketing.

 

Todos conocemos pueblos bonitos, tranquilos, donde el tiempo parece haberse detenido, con las casas bien conservadas y con gente acogedora y amable. Los hay a orillas del mar, habitados por unos pocos pescadores que cada noche salen a la mar en sus pequeñas embarcaciones, y también los que se arriman a viejas fortalezas o los que se alzan orgullosos en llanuras solitarias.

Hay muchos de ellos por toda Europa y la elección de los más atractivos es difícil de hacer. En ese sentido, el buscador de vuelos y hoteles Jetcost.es ha sondeado a miles de sus usuarios y los elegidos como más sorprendentes y bonitos en el Viejo Continente han sido los siguientes 20 pueblos, entre los que figuran desde luego 4 españoles. La multicultural Deià, en la Tramuntana mallorquina, con recónditas calas que invitan al descanso y al paseo relajado; Puerto de Mogán, en Gran Canaria y famoso por sus buganvillas y porque un paseo allí nos trasladará a Venecia; la fortificada Albarracín, en Teruel, que fue antigua capital de un reino de taifas; Bulnes, de Openy la minúscula Bulnes, una aldea de montaña con mucho encanto que parece sacada de un cuento al pie de los Picos de Europa.

Bulnes (España)

En Asturias, justo en medio del Parque Nacional de los Picos de Europa, se encuentra el pequeño pueblo de Bulnes. Destaca por la belleza de sus casas de piedra y de la cruda naturaleza que lo rodea, al margen de que, justo a su puerta, se encuentra la “meca” de los escaladores, el famoso Naranjo de Bulnes. Se trata de uno de los pueblos más pequeños de España, pues cuenta con tan solo 34 habitantes, y es que hasta 2001 este asentamiento de montaña estaba realmente aislado y solo se podía llegar al mismo caminando por senderos de montaña. Puerto de Mogán, de OpenAhora, sin embargo, hay un funicular que facilita el traslado.

Puerto de Mogán (España)

En el suroeste de la isla de Gran Canaria y conocido como “Pequeña Venecia” por los pequeños canales que lo surcan, se ubica este bonito lugar. Aunque lo que más llama la atención es su animado muelle y sus calles vestidas de buganvillas, con casas blancas y puertas y ventanas de tonos verdes y mostaza.

Deià, de OpenDeià (España)

Pueblo pintoresco donde los haya, anida en la cresta norte de la isla de Mallorca y es lugar frecuente de residencia de escritores, pintores y músicos. Situado en un valle a la sombra de la Serra de Tramuntana, acoge un grupo de casas construidas en piedra con techos de terracota que parecen abrazar la espectacular cordillera.

Albarracín (España)

Ya en 2018 fue elegido como el pueblo más bello de España en una reñida competición, Albarracín, de Openporque lo cierto es que hay muchos pueblos hermosos en toda España fuera de los caminos trillados. Antigua capital de un reino de taifas en la provincia turolense, Albarracín ha conservado todo su sabor islámico y medieval. De hecho, su casco antiguo está declarado “Bien de Interés Cultural”. En cualquier caso, lo primero que sorprende al llegar a la villa de Albarracín es su imponente recinto fortificado, cuyo perímetro sobrepasa con creces la superficie del casco urbano.

Eze (Francia)

El antiguo pueblo de Eze, Eze, de Opencon sus fabulosas vistas de St Jean-Cap Ferrat, es una alternativa más tradicional al brillo y al glamour de las ciudades turísticas de la Costa Azul. Encaramado en una roca a más de 400 metros sobre el nivel del mar, el mayor interés del pueblo son las ruinas de un castillo del siglo XII, sus calles laberínticas y la hermosa vista de las villas que conducen colina abajo hacia el Mediterráneo.

Pitigliano (Italia)

Pitigliano, de OpenRodeado de bosques y de las legendarias colinas de La Toscana, se encuentra Pitigliano, una antigua pequeña ciudad construida sobre escarpados acantilados. La urbe, que data de 1061, está llena de tumbas etruscas, que los lugareños usan para almacenar vino y que están conectadas por una red de cuevas y túneles. Por otra parte, una fortaleza extraordinaria y empinada rodea la comuna, lo que asegura su estatus como una de las ciudades más inusuales y fotogénicas de la zona.

Polperro, de OpenPolperro (Inglaterra)

El popular condado de vacaciones de Cornualles está lleno de bonitos pueblos como cajas de bombones, pero quizás el más hermoso y sorprendente sea Polperro. Con sus calles estrechas y sinuosas y sus cabañas encaramadas en pendientes empinadas con vistas a un pequeño puerto, resulta la imagen ideal de un pintoresco pueblo de pescadores de Cornualles.

Hallstatt (Austria)

A menudo Hallstat, de Openconsiderado como uno de los lugares más bellos de Europa, Hallstatt es desde luego muy pintoresco, lo que se debe principalmente a su ubicación en una estrecha orilla rocosa del oeste del Hallstättersee y con las escarpadas montañas detrás. Famoso por su producción de sal, este pequeño pueblo fue una vez un asentamiento que se remonta a tiempos prehistóricos.

Wengen, de OpenWengen (Suiza)

Wengen es un ejemplo increíblemente perfecto de un pueblo alpino donde los tradicionales chalés de madera se aferran a las laderas del valle de Lauterbrunnen. Parece sacado de un capítulo de Heidi, pero al natural, no en dibujo. De ahí que resulta muy turístico en verano y en invierno atrae a tantos esquiadores que su población aumenta casi diez veces.

Obidos (Portugal)

Obidos, de OpenSe trata de una antigua ciudad fortificada próxima a Lisboa que para muchos es sin duda el pueblo más bonito de Portugal. Ya en el siglo XIII, la reina Isabel de Portugal estaba tan enamorada del pueblo de Obidos que su marido, el rey Denis I, se lo regaló. Hoy en día, su colección de arquitectura medieval perfectamente conservada asegura su estatus como un destino turístico popular. Y allí es imprescindible tomar un “chupito” de la célebre “ginjinha de Óbidos”, un licor de guindas muy típico en todo el país.

Ravello (Italia)

El complejo más tranquilo y encantador de la Costa Amalfitana Ravello, de Openmerece el empinado y serpenteante viaje en coche para llegar a él. Fue así uno de los lugares favoritos de celebridades como Greta Garbo, Jacqueline Kennedy o Tennessee Williams, que pasaron sus vacaciones aquí. Y es que Ravello es conocido por sus inclinadas callejas libres de tráfico, sus elegantes jardines, sus pintorescas plazas y sus famosos acantilados sobre el Mediterráneo que provocan vértigo. Eso sí, el mejor lado de la ciudad se ve desde el agua, de modo que es aconsejable tomar un bote o ferry cuando se visite.

Kazimierz, de OpenKazimierz Dolny (Polonia)

Esta pequeña ciudad histórica tiene un encanto de antes de la guerra que realmente atrae a las multitudes. Y es que además de calles adoquinadas, edificios renacentistas bien conservados y pintorescas ruinas de un castillo medieval, la ciudad también es conocida por sus magníficas vistas panorámicas de la campiña que la rodea.

Monsanto (Portugal)

Monsanto, de OpenTodo el pueblo luso de Monsanto está construido sobre rocas, con casas a menudo excavadas en la ladera de la montaña. Las calles, que se retuercen entre las rocas, están bordeadas de edificios de techos rojos que apenas han cambiado desde que se creó el pueblo en el siglo XII. Así, la ciudad se enorgullece especialmente de su distinción como la “aldea más portuguesa” de Portugal, un honor que se le otorgó en 1938.

Autoire, de OpenAutoire (Francia)

Situado en Lot, cerca de la frontera con el departamento de Dordoña, esta localidad forma parte de la selección de los «pueblos más bellos de Francia». Y es que se trata de un lugar donde casi nada ha cambiado en 800 años, tras estar adornado con una colección de atractivas casas color miel de los siglos XVI y XVII, una bonita iglesia y una fuente central, todo con el telón de fondo de los espectaculares acantilados del Causse.

Mittenwald (Alemania)

Al estilo bávaro tradicional, Paisaje de Mittenwald, de Openesta población cuenta con casas magníficamente decoradas, fachadas pintadas y remates en punta de las fachadas tallados con adornos. Así, los edificios pintados son excepcionalmente bonitos, de los que Goethe dijo que eran como “un libro de imágenes que cobran vida”. Hay quien dice que es el pueblo más bello de los Alpes Bávaros, que ejerce de impresionante telón de fondo. Además, el pueblo es famoso por sus artesanos, que construyen violines (uno de ellos, gigantesco, preside una de sus plazas).

Monsaraz (Portugal)

Aislada en cierto modo del resto de Portugal, lo que le da una sensación de total serenidad, Monsaraz, de openel pueblo de Monsaraz se alza sobre el impresionante Valle del Guadiana, con las granjas circundantes a poca distancia. Está completamente rodeado por grandes muros de ladrillo tradicional portugués que se construyeron originalmente en la época medieval para mantener alejados a los intrusos. En cualquier caso, los usuarios de Jetcost.es han valorado sobre todo dos cosas especialmente de este pueblo: aquí se elaboran magníficos vinos y hay muchas bodegas que visitar, y tiene unas espectaculares puestas de sol.

Mont Saint Michel (Francia)

Esta “ciudad” fortificada única en una isla es uno de los monumentos más emblemáticos de Francia Mont Saint Michel, de Openy cada año más de tres millones de turistas la visitan. El Mont, como a muchos les gusta llamarlo, fue catalogado hace tiempo como “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO, destacando en especial su bahía. Curiosamente, la isla era accesible solo si había marea baja, pero hoy está conectada al continente por un puente. Eso sí, la principal atracción de la isla es el monasterio benedictino situado en la cima de la colina de la isla y que es visitado por más de 50.000 peregrinos cada año durante el día de San Miguel.

Crupet (Bélgica)

Es un pequeño y bonito pueblo rodeado por un gran foso y que está ubicado en un valle boscoso de Valonia. Data del siglo XIII y es famoso por su hermoso castillo y sus grutas, si bien el castillo medieval de Crupet no se puede visitar por ser privado. Además, ofrece un magnífico decorado extremadamente fotogénico.

Manarola (Italia)

Se trata de uno de los pueblos peatonales Manarola, de Openmás famosos de la región italiana de Cinque Terre. Plagado de una variedad de vibrantes casas de todos los colores del arco iris talladas en un impenetrable muro de piedra a lo largo de la costa mediterránea, esta encantadora localidad de pescadores es famosa también por su fabuloso vino (particularmente “Sciacchetra”), y las pinturas de Antonio Discovolors, un artista que se enamoró de Manarola y dedicó gran parte de sus obras posteriores a la región.

Cesky Krumlov (República Checa)

El río Vltava se enrosca como una serpiente en torno a esta ciudad checa y a su espectacular castillo, Cesky Krumlov, de Opencon elementos de los períodos gótico, renacentista y barroco, ya que fue construido por primera vez en el siglo XIII y sufrió ampliaciones durante el siglo XVII. No obstante, lo cierto es que toda la ciudad es “Patrimonio Mundial de la UNESCO” tras parecer sacado de un cuento de hadas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *