Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Abuso de prácticas de presentismo entre los empleados

Por   /   18 octubre, 2018  /   Sin Comentarios

Aunque un 20% de las empresas españolas afirma no saber si en su plantilla se llevan a cabo prácticas de este tipo, porque no tienen forma de detectarlas, la realidad es que otro 43,75% sí reconoce haber descubierto un abuso de prácticas presentistas en su organización (el restante 56,25%, entre ellas el 20% mencionado, no ha observado incidencias de este tipo y por tanto cree que en su entidad no existe). Así lo pone de manifiesto la quinta edición del “Informe Adecco sobre Presentismo Laboral”.

El estudio, realizado por la multinacional de recursos humanos Adecco tras consultar en la pasada primavera a 561 responsables de RR.HH. de compañías españolas, viene a constatar así que desde el inicio de la crisis financiera de 2008 Presentismo en el trabajo, de Pixabaypermanece una tendencia de aumento del presentismo en el trabajo en nuestro país.

Desde luego, ha descendido el número de firmas que aseguran no tener ningún empleado presentista, a la vez que se ha incrementado el número de aquellas que especifican tener “algunos” y “muchos” empleados presentistas. En concreto, un 4,3% de las empresas dice ahora (se limitaba al 0,7% en 2010 y 2011) que la intensidad del presentismo entre su plantilla es máxima, en tanto que otro 14% de las firmas (el doble que seis años antes) apunta que en su organización el presentismo es de “mucha intensidad”, aunque el mayor aumento tiene lugar entre las entidades que consideran su presentismo de “intensidad media”: el 45%, frente al 26% que así lo manifestaba al comienzo de la crisis. En esa misma dinámica, un 28% de las entidades reconoce un presentismo de “poca intensidad”, una opción que llegó a alcanzar al 46% de las organizaciones en 2010 y 2011. Y también se queda en un 9% el porcentaje de sociedades que anuncian contar con un presentismo de “mínima intensidad”, un índice que cada año desciende paulatinamente desde que así se manifestaran el 24% de las compañías en 2008.

La investigación pone de manifiesto en ese mismo sentido que el 2% de las entidades encuestadas detalla que las prácticas de presentismo incluyen a todos sus empleados, en tanto que otro 20% contesta que afecta a la mayoría, aunque no a todos, otro 44% expresa que afecta a “algunos” empleados, un 31% concreta que es práctica de “pocos” y únicamente el 2% de las compañías dice que en su caso no afecta a nadie de su plantilla.

La realidad es que, en el escenario actual, las prácticas que aparecen como razones más frecuentes del presentismo en las empresas españolas están encabezadas por el uso de Internet, el email o las redes sociales para asuntos personales, pues nada menos que un 90% de las firmas que dicen tener empleados presentistas ha detectado prácticas en este sentido en su plantilla. De hecho, cada vez más organizaciones afirman que son “la mayoría” o “todos” sus empleados los que dedican tiempo de su trabajo a este tipo de asuntos de carácter personal: mientras que hace un año lo reconocía el 16% de los ejecutivos encuestados, este año lo ha hecho el 25% (el 19% asegura que lo hace la mayoría de sus trabajadores y el 5%, que lo hacen todos).

La segunda causa más repetida de presentismo en nuestras compañías son las pausas demasiado prolongadas para tomar café, desayuno o almuerzo, ya que hasta un 89% de las organizaciones ha detectado este tipo de prácticas en su plantilla, e incluso un 27% reconoce que afecta a la mayoría (21%) o a toda su plantilla (6%).

En tercer lugar como razón del presentismo, figuran las ausencias por tabaquismo, señalado por un 85% de las entidades que sufren presentismo, si bien la realidad es que, eso sí, son muy pocas las que denuncian que esto afecta o a la mayoría de sus empleados, cosa que únicamente reseña un 8% de las empresas.

Otro motivo también importante del presentismo es el incumplimiento de jornada laboral por la incorporación con retraso y/o la finalización de la jornada antes del tiempo establecido. Es algo que se encuentra en el 85% de las empresas consultadas.

Finalmente, asimismo conviene reseñar que las ausencias breves y repetitivas por otros motivos también afectan a un 85% de las compañías españolas, lo que lleva a compensar luego con presentismo.

Al respecto, y con respecto a los métodos de control del presentismo laboral que llevan a cabo, un 20% de las firmas ni siquiera los identifica y, entre el resto, un 76% declara aplicar métodos de control de horarios de entrada y salida, un 38% lleva a cabo restricciones en el uso de Internet, un 28% restricciones en el uso del correo electrónico, pero son muy pocas las que aplican, por ejemplo, horas límite a las reuniones (6%), apagado de luces (5%) o no ejercen control horario y lo sustituyen por evaluación por objetivos, flexibilidad horaria o mera confianza en la responsabilidad del trabajador.

Así, junto a esta falta de organización en el trabajo, también la falta de flexibilidad en las empresas se adivina que fomenta asimismo tanto el presentismo como el absentismo. Y es que, en ese sentido, lo cierto es que las prácticas de flexibilidad horaria son escasas o de aplicación marginal en nuestro país: un 18% de las empresas no ofrece flexibilidad horaria a sus empleados, un 23% la ofrece a menos del 10% de la plantilla y un 19% a entre el 10% y el 25% de la plantilla. No obstante, es verdad también que el porcentaje de empresas que ofrecen flexibilidad a más del 75% de la plantilla ha pasado del 16% de 2015 al 24% de la actualidad; y la realidad es que, en los últimos cuatro años, se aprecia una clara tendencia al aumento de firmas que posibilitan esta medida a más del 75% de sus trabajadores, a la vez que se reducen aquellas que lo ofrecen a menos del 25%.

En cualquier caso, el estudio de Adecco también reseña que una mayoría de los empleados se comporta de manera responsable y compensa las horas de presentismo, por lo que las políticas de control y restricciones de las empresas no parecen estar justificadas por un comportamiento desleal o fraudulento de los trabajadores: según el 70% de los responsables de recursos humanos encuestados, más de la mitad de los trabajadores de su organización lo hace. Además, cada año es mayor el porcentaje de trabajadores que actúan responsablemente: el 60% de los consultados cree que lo hace entre un 75% y el 100% de la plantilla en la actualidad, frente al 54% que aseguraba lo mismo en 2015, lo que va en consonancia con ese mayor número de empresas que ofrecen flexibilidad a la mayor parte de sus trabajadores. Pero es que, además, aún entre las compañías que no ofrecen flexibilidad, los empleados siguen compensando sus horas de presentismo por iniciativa propia (en el 63% de los casos, siendo considerado el 37% restante tiempo perdido y no recuperable). Y de aquellas empresas en las que se recupera este tiempo, el 76% asegura que se produce prácticamente en todos los casos detectados, limitándose a solo el 16% las que entienden que la recuperación se produce en menos del 50% de los casos detectados. Una recuperación de las ausencias por presentismo que se realiza casi exclusivamente mediante la prolongación de la jornada de trabajo por propia iniciativa del trabajador, incluso en el caso citado de que su empresa no ofrece alternativas de flexibilidad.

Particularizando por tipos de trabajadores, es preciso señalar que la mujer sigue siendo la principal perjudicada por la falta de flexibilidad y las dificultades de conciliación, puesto que en muchos casos es ella quien asume el peso principal del cuidado de los hijos o de las personas dependientes en el hogar familia. De hecho, un 34% de las empresas apuntan que en la ausencia del trabajo de las mujeres el cuidado de los hijos menores de 2 años tiene una influencia “alta” o “muy alta”, a la vez que el cuidado de personas dependientes en el hogar familiar es para un 28% de las ejecutivos razón “alta” o de “muy alta intensidad”.

En cuanto a los mayores de 45 años, el informe de Adecco expone que menos del 15% de las compañías reconoce que su presentismo sea mayor que la media del resto de trabajadores. Y en esa misma línea, se incide en que las únicas bajas que presentan un poco más de afección en los mayores de 45 años serían las relacionadas con problemas de salud o contingencias comunes, así como las relacionadas con el ámbito familiar y la conciliación. Pero, incluso en estas áreas (a excepción de las contingencias comunes), son más las empresas que lo señalan como menor a la media que las que lo marcan como por encima del promedio de todos los trabajadores.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *