Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

La vuelta al trabajo, oportunidad para retomar energías renovadoras

Por   /   5 septiembre, 2014  /   Sin Comentarios

Por ICF España (Federación Internacional de Coaching), Asociación de coaches.

 

Después de un merecido descanso y disfrute, volvemos a incorporarnos a la rutina de nuestro día a día, y a algunos ejecutivos, directivos, desempleados, profesionales liberales, etc., por un lado, les genera sensaciones encontradas que les suponen una escalera empinada de mucho estrés y, por otro, la necesidad de alcanzar nuevos retos y objetivos, o incluso de reinventarse.

No olvidemos que es una etapa de nuevo comienzo que, a determinadas personas, les generan ansiedad y estrés por volver a lo mismo, cuando en realidad lo que subyace es que no les satisface. Por ello, si nos procuramos a nosotros mismos unos espacios adecuados donde poder descubrirnos y plasmar nuestros sueños y retos, lo que conseguiremos en estas etapas de nuevo comienzo es que se conviertan en energías absolutamente gratificantes y renovadoras.

Ante ello, es recomendable en estos primeros días post vacacionales abordar con realismo las prioridades, sin olvidar la necesidad de encontrar espacios propios y exclusivos para el crecimiento y el autoconocimiento. No confundamos en esta vuelta lo urgente con lo importante.

Por tanto, la formula más sencilla es retomar agenda: los que cuentan con un coach certificado, contactar con él para establecer una próxima reunión; y los que todavía no se han decidido o no se lo han planteado, seguir las siguientes pautas:

1. Interróguese sinceramente, sin restricciones. Está consigo mismo y no tiene que agradar a nadie; usted es el objetivo: ¿Qué quiero lograr? ¿Cuál es el objetivo? ¿Cuál es la situación? ¿Es necesario un cambio? ¿Qué me interesa de ese tema o proyecto concreto -o que tengo pendiente-? ¿Qué obtendría si cambiara? ¿Qué me impide hacerlo? Si no tuviera obstáculos ni restricciones, ¿Qué me gustaría lograr? No se limite, e intente huir de sus propios prejuicios.

2. Anote todas las ideas e intuiciones que haya obtenido en ese momento (no es necesario un orden).

3. Vuelva a interrogarse: ¿Qué necesito para llevarlo a cabo? ¿De qué recursos dispongo? ¿Qué obstáculos puedo encontrar? ¿En qué medida esto supondría un giro transformacional, o simplemente un avance? ¿Cómo involucro a mi equipo?

4. Con lo anterior, desarrolle su propuesta y considere a quién puede necesitar involucrar. Sopese las sinergias y establezca la alianza.

5. Si ya está dedicado a su desarrollo, no se olvide de seguir cuestionándose: ¿Es esto lo mejor que puedo hacer? ¿Cuál es mi grado de satisfacción actual? ¿Cómo lo verán mis clientes, o mis jefes, o mis empleados?

El fin de este pequeño periplo es una gran recompensa; la frase ya muy manida pero no por ello menos extraordinaria: la mejor versión de uno mismo. Y aunque este esquema parece extraordinariamente simple, la realidad nos señala que muchas veces necesitamos acompañamiento profesional para no tener miedo a las preguntas, para que fluya la creatividad y la exploración de nuevas posibilidades que solamente usted tiene, y que se trasforme en un plan con acciones concretas y realizables.

Por este motivo, si todavía no ha contactado con ningún coach, este es el mejor momento.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *