Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Vivir/ Ocio  >  Motor  >  Artículo actual

Síndrome postvacacional y conducción de automóvil

Por   /   30 agosto, 2019  /   Sin Comentarios

Por AutoScout24, Firma especializada en venta online de vehículos y en consultoría sobre automoción.

 

Llegó la hora de volver a la rutina. Hay que cerrar la sombrilla, recoger las toallas, hacer las maletas y regresar a casa. Las vacaciones acaban estos días para la mayoría de los españoles y llega el momento de hablar, como cada final del verano, del famoso síndrome postvacacional, conocido como el periodo de adaptación fracasado entre un tiempo de vacaciones y ocio y la vuelta a la vida activa. Entre sus síntomas destacan el cansancio generalizado, fatiga, dolores musculares o falta de sueño, apetito o concentración.

La realidad es que todas estas sensaciones son un cóctel peligroso al volante, por lo que habrá que tener en cuenta una serie de antídotos para que este mal no afecte a la conducción en esa vuelta a casa y en los días siguientes.

  • Música para cargar las pilas… y no dormirte

La falta de sueño por las noches es uno de los principales síntomas de este síndrome, pues en vacaciones modificamos nuestros horarios, con lo que nos cuesta volver a acostarnos pronto para madrugar por la mañana. Esto lleva a la fatiga, pues el cuerpo no descansa las horas que necesita, y por las mañanas nos encontramos peor que cuando nos acostamos. Conductor con síndrome postvacacional, de PixabayEvidentemente, esto puede pasarnos factura a la hora de conducir y es un riesgo que podemos evitar de forma sencilla.

En ese sentido, en primer lugar, es recomendable darse una ducha antes de salir de casa y coger el coche para estar mucho más despejado al conducir y afrontar el resto del día. Pero si esto no es suficiente, se puede dar directamente al “play”: la música en el coche suele aportar una dosis de energía positiva para casi todos los conductores. Así que es conveniente escoger canciones pegadizas y que aporten energía, elevar el volumen hasta el nivel adecuado (no tan alto como para despistar) y tararear las canciones preferidas al volante. Seguro que el trayecto al trabajo inyecta la energía necesaria para afrontar la jornada.

  • Una postura correcta al volante

Los dolores musculares son otros de los síntomas que pueden derivar del síndrome postvacacional y que pueden acabar afectando a nuestra conducción. De ahí que en estos días es más imprescindible todavía adoptar una postura cómoda en el coche.

Para ello, en primer lugar, hay que ajustar correctamente el asiento (ni muy cerca ni muy lejos) y desde luego lo importante es que los pies reposen sobre los pedales y que la distancia permita extender las piernas, a fin de evitar que se contraigan y se carguen. Además, los brazos deben reposar también sobre el volante y no estar ni bloqueados ni flexionados, para evitar que la espalda se eche hacia delante. Y es que hay que tener en cuenta que lo principal es mantener una postura relajada con las piernas extendidas y el abdomen hacia dentro, sin levantar los hombros, para no tener dolores cervicales.

  • Agua y el estómago ligero para evitar mareos

Otro de los derivados de este síndrome son los mareos, fruto de esa mezcla de cansancio y dolores musculares y de cabeza. Al volante, esa sensación puede intensificarse por los movimientos, así que lo más importante es evitar la conducción brusca y las velocidades elevadas.

El coche debe estar bien refrigerado, es decir, nada de calor dentro del vehículo, y hay que bajar las ventanillas y dejar que entre aire fresco. Pero por otro lado, también es conveniente acompañar los trayectos y viajes de agua y desde luego es conveniente sentarse al volante con el estómago no muy lleno, ya que después de un atracón es más probable que haya mareos.

  • A dieta de café

Otro de los síntomas que pueden achacarse al síndrome postvacacional es el estrés y la irritabilidad, comportamientos que la conducción puede agravar, sobre todo en atascos y embotellamientos. Por ello, es mejor evitar las bebidas excitantes durante estos días. De este modo, se debe intentar sustituir el café por infusiones o té, que ayudan a no quedarse dormido pero tampoco estresan.

Además, en el caso de que el tráfico sea muy lento, conviene tomárselo con filosofía. Y, para ello, coger aire, respirar hondo, encender la radio o poner música son opciones para tener un viaje más relajado.

  • Horarios al milímetro

Las prisas no son buenas; y menos al volante. Así que es mejor salir de casa o de la oficina con el tiempo suficiente para llegar a la hora prevista. Esto evitará sustos si se encuentra un atasco y, a la vez, evitará que los síntomas postvacacionales se agudicen. Además, es conveniente elaborar un horario con las actividades del día, en el que también debe haber un hueco para la dispersión y el ocio, no sólo para el negocio.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *