Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Aunque mejoran algo, España es el segundo país europeo con plazos de pagos más largos

Por   /   14 mayo, 2013  /   Sin Comentarios

Aunque los ha reducido de media en 6 días con respecto a hace un año, España es el segundo país de Europa con los plazos medios de pagos (acordado+retrasos) más largos, pues se sitúan actualmente en 99 días. De hecho, solo Italia tiene una media de pago superior (113 días), en tanto que la media europea está en 48 días (51 días en 2012), tal y como pone de manifiesto el “Índice de Riesgo 2013”, elaborado por la multinacional sueca de gestión de cobros Intrum Justitia.

Pago de facturas a empresasEl informe, que se viene realizando anualmente desde 1998 y que en esta ocasión ha encuestado a 9.800 empresas de 29 países europeos, a los que este año además se añaden Turquía, Rusia y Croacia, revela, en lo que respecta a España, que todos los grupos pagadores, es decir, tanto las administraciones públicas como las empresas y los particulares, mejoran ahora sus plazos de pago.

Las administraciones públicas españolas han reducido su plazo de pago desde los 160 días en 2012 a los 155 este año, si bien continúan muy lejos de los 30 días que marca la directiva europea y que entró en vigor el pasado 16 de marzo. Si se compara con el resto de Europa, solo la Administración Pública de Italia, con 170 días, y Grecia, con 159, nos superan.

Por su parte,  las compañías españolas descienden de la primera a la cuarta posición dentro del ranking de las firmas con el plazo de pago más largo, pasando de los 97 días en 2012 a los 85 en 2013 y situándose así ahora mejor que las sociedades turcas, italianas y chipriotas, y en el mismo nivel que las portuguesas.

Y en cuanto a los consumidores españoles, también han reducido este plazo desde los 60 días en 2012 a los 58 este año. . La investigación detecta que, en general, las empresas de los países del norte europeo pagan mucho antes que las del sur, pues mientras que nada menos que el 71% de aquellas abonan en menos de 30 días, en el sur únicamente el 30% lo hace así.

Según la variable de riesgo que marca el “Índice de Riesgo”, las diferencias son notables entre el norte y sur del Continente, ya que  solo Finlandia, Noruega y Suecia muestran un perfil de riesgo bajo, mientras que 10 países se encuentran en situación de emergencia. España se sitúa dentro de esta zona comprometida del mapa del Índice de Riesgo (por segundo año consecutivo), aumentando de los 170 a los 173 puntos, lo que indica que se encuentra en “un caso extremo de emergencia, donde es necesario implementar de inmediato medidas correctivas para disminuir el nivel de riesgo”.

Por otro lado, las pérdidas globales por impagos son distintas también entre el norte y sur, hasta el punto de que los únicos 4 países que, entre los 31 encuestados, han mostrado mejoras en sus pérdidas por impagos son norteños: Dinamarca, Finlandia, Islandia y Suecia. Mientras, España, donde el 80% de las firmas presenta problemas de liquidez derivados de retrasos en los pagos, se mantiene estable con relación al año pasado (un 2,7%), lo que supone 25.400 millones de euros. A nivel europeo, la cantidad de facturas que origina pérdidas por impagos se ha incrementado desde el 2,8% al 3,0%, alcanzando los 350.000 millones de euros.

La encuesta revela también un sentimiento de insatisfacción hacia las políticas gubernamentales, puesto que el 70% de las compañías europeas no cree que sus gobiernos estén ayudando a las empresas a resolver este problema. En España el sentimiento es aún más insatisfactorio, pues el 94% de ellas cree que el gobierno no está haciendo lo suficiente.

El problema se agrava además si tenemos en cuenta que el 36% de las firmas españolas que participaron en la encuesta cree que el riesgo de impago permanecerá en el mismo nivel, en tanto que nada menos que el 57% entiende que incluso aumentará en los próximos 12 meses.

A la hora de pagar facturas, las empresas dan prioridad a las provenientes del Sector Público, que incluyen impuestos, cargos y tasas, a las que siguen las del proveedor más importante y, en tercer lugar, las facturas de las empresas de suministros. Las últimas facturas que pagan son las de proveedores internacionales y locales.

Imagen cortesía de Antpkr/ FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *