Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Métodos de pago imprescindibles para pymes y autónomos

Por   /   20 abril, 2021  /   Sin Comentarios

Por Ignacio Manrique de Lara Fernández, Director de Marketing de BeeDigital, Firma especializada en soluciones de marketing digital para pymes y autónomos.

 

La crisis del coronavirus ha cambiado la forma de pagar de los españoles, entre otras cosas porque muchos establecimientos empezaron a recomendar evitar el efectivo para minimizar el riesgo de contagios. Y eso ha impulsado el uso de otros métodos de pago menos tradicionales, como las tarjetas sin contacto o el pago a través del móvil. Pagos en pymes, de BeedigitalAdemás, el auge del e-commerce ha hecho crecer con fuerza los sistemas de pago electrónicos en los últimos años, y hay una gran variedad de ellos.

En ese sentido, hay que tener en cuenta que el consumidor actual es tecnológico. Lleva el móvil a todas partes, compra por Internet, consulta opiniones en las redes sociales… Y para adaptarse al consumidor actual, es vital que las pymes se suban al carro de la digitalización. Pero la realidad es que digitalizarse no es solo tener una página web, sino que digitalizarse implica adaptarse a las novedades tecnológicas que piden los consumidores. Hace solo unos años, bastaba con que las empresas aceptasen el efectivo o las tarjetas. Ahora, sin embargo, el consumidor digital pide mucho más y quiere tener opciones entre las que elegir, de modo que ya no es suficiente solo con aceptar la tarjeta y el efectivo en un establecimiento, pues el consumidor quiere tener otras posibilidades de pago y, si lo desea, poder comprar con el móvil o financiar los productos con facilidad.

En esa dinámica, hay muchos métodos de pago posibles, especialmente para los e-commerce, y es probable que algunos no sepan cómo incorporarlos o si les interesa. Por eso, y con el fin orientar un poco a aquellas empresas que quieran ofrecer más alternativas a sus clientes, conviene tener en cuenta que los sistemas de pago imprescindibles para cualquier pequeño negocio y las ventajas (o desventajas) respectivas que ofrecen a las pymes son:

– 1. Tarjeta de débito y crédito. Además del efectivo, el pago con tarjeta es imprescindible en cualquier establecimiento, ya sea físico u online. De hecho, las reinas de los métodos de pago son las tarjetas de crédito y débito. En concreto, según datos del Banco de España, al finalizar 2020 había en circulación 37,14 millones de tarjetas de crédito y 49,04 millones de tarjetas de débito. Actualmente, estas tarjetas suelen incorporar tecnología “contactless” (sin contacto), es decir, que se puede comprar con ellas solo con acercarlas al datáfono o a la TPV (terminal punto de venta). De ahí que es esencial disponer de un TPV que acepte esta opción para las tarjetas modernas. Y en el caso de que no se disponga de un TPV, es fácil crear uno con un smartphone o con una tablet. Es decir, que solo es necesario comprar un dispositivo TPV móvil y empezar a cobrar con nuestro móvil o tablet.

– 2. Aplicaciones para pagos con el móvil. El pago con el móvil es una de las principales tendencias. Hay que tener en cuenta que actualmente es difícil que alguien salga de casa sin el móvil, y sin embargo es más probable olvidar la cartera. Así pues, aceptar el pago con ciertas aplicaciones, como “Apple Pay” o “Google Pay”, es realmente interesante, y desde luego los datáfonos modernos ya suelen aceptar este tipo de transacciones desde el móvil. Además, es un método muy rápido y ágil: al igual que con las tarjetas “contactless”, únicamente hay que acercar el teléfono al terminal.

– 3. Aplicaciones como “Bizum” o “Typ”. Varias apps se hicieron famosas como herramientas para enviar dinero entre amigos y familiares, si bien han ido ganando peso en los negocios también. “Bizum” permite a los usuarios hacer compras online, aunque aún no está totalmente disponible para negocios físicos. Sin embargo, no es difícil incorporar este tipo de aplicaciones, pues funcionan a través de “Google Pay” y “Apple Pay”. En cualquier caso, es interesante mantenerse informados sobre estas apps e incorporarlas cuando sea posible.

– 4. Paypal. Es uno de los métodos electrónicos de pago más importantes, ya sea para una tienda online o para un autónomo. Esta plataforma da mucha seguridad a los usuarios, pues les permite comprar sin tener que dar el número de su tarjeta o su cuenta bancaria a la empresa. No obstante, hay que recordar que se trata de un intermediario, por lo que elegir Paypal tiene ciertas comisiones para el vendedor que encarecerán el producto final. En cualquier caso, Paypal también es muy útil para el cobro de facturas en los autónomos. Para todo ello, en Paypal.me, cualquier persona puede crearse un enlace a su perfil y enviárselo a quien quiera para que le mande dinero. Y conviene asimismo no olvidar que esta herramienta de Paypal también tiene una opción “business” pensada para que los clientes puedan hacer pedidos solo con pinchar en el enlace de Paypal.

– 5. Transferencia. Es una de las formas más lentas para recibir el dinero, pues suele tardar uno o dos días en reflejarse. No obstante, es una opción muy segura e interesante para clientes habituales con los que se tenga confianza.

– 6. Contra-reembolso. Es una de las opciones que da más seguridad a los consumidores, ya que, hasta que el producto no les llega a casa, no tienen que pagarlo. Además, también ofrece seguridad a la empresa, pues en el mismo momento en que se recoge el paquete, el dinero está asegurado. Eso sí, tiene dos inconvenientes: la empresa de mensajería cobrará un extra por este servicio y facilita que se devuelvan los productos. De esta forma, aunque es una opción en desuso, aún es una alternativa interesante y útil.

– 7. Financiación. Desde luego, no todos los negocios necesitan ofrecer esta opción, pero es imprescindible si los productos tienen un precio elevado. Y es que si, por ejemplo, nuestra compañía se dedica a la venta de electrodomésticos, ordenadores o mobiliario, es probable que los clientes no puedan (o no quieran) asumir el coste íntegro de una sola vez.

En cualquier caso, y aunque las aquí reseñadas son las formas de pago más conocidas o que empiezan a ganar fuerza, lo cierto es que hay muchas más opciones que están en desuso o son menos habituales. Por ello, si trabajamos con clientes fijos y éstos prefieren otros métodos, también hay que considerar incorporarlos a nuestro negocio: bitcoin, domiciliación bancaria, cheques, etc.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *