Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Ahorro/ Financiación  >  Artículo actual

Optimización de los costes laborales ante la llegada de Cret@

Por   /   28 marzo, 2014  /   Sin Comentarios

Por Susana Torres Díaz, Consultora senior de Optimización de Costes Laborales de Alma Consulting Group, firma de servicios  de optimización de costes a través de los costes laborales y la fiscalidad. 

 

Ante la previsible entrada en vigor en junio de Cret@, el sistema de control de la recaudación por trabajador que está desarrollando la Tesorería General de la Seguridad Social, es aconsejable que las empresas analicen previamente los costes laborales de sus empleados.

Costes laborales, de Free DownloadLo cierto es que Cret@ supondrá una simplificación en los trámites del cálculo mensual de los seguros sociales de las empresas. No obstante, dado que los cálculos de las cuotas se realizarán de forma automática, es previsible que la empresa pierda parte de su control sobre la información que interviene en dicho cálculo. Sería pues conveniente que, antes de la fecha prevista de entrada en vigor de Cret@, las empresas analicen la información relativa a los trabajadores que conste tanto en su programa de nómina como en la TGSS, cerciorándose que los datos necesarios para el cálculo de las cuotas estén en orden.

Mediante este sistema, la TGSS llevará a cabo el control efectivo de la recaudación por cada trabajador, calculando las cuotas a ingresar mediante las bases de cotización aportadas por la empresa y completando la información con los datos que consten en afiliación (contrato, jornada, etc.). Ello informará a las empresas sobre las cotizaciones sociales que deben realizar, ofreciéndoles un documento similar al borrador de la declaración de la renta. Las compañías deberán recurrir las posibles incidencias, devolviendo corregido el borrador a la TGSS a través del Sistema Red.

Si bien el objetivo es mejorar el control de la recaudación y disminuir las posibles incidencias que se producen en la cotización mensual, las empresas han de estar alerta si quieren optimizar sus costes laborales. Porque hay que tener en cuenta que, según datos del MISSOC (Sistema de Información Mutua sobre Protección Social), España es uno de los países con mayor número de costes laborales vinculados a las retribuciones salariales. Por eso, es imprescindible identificar todas y cada una de las posibilidades técnicas susceptibles de generar ahorros: desde recuperar los importes indebidamente abonados o los beneficios no reclamados en el pasado, hasta implementar acciones a futuro tales como el estudio de la masa salarial, el análisis y seguimiento de las cotizaciones y de sus beneficios o la correcta gestión de los incentivos a la prevención de riesgos laborales. Por ejemplo, si optimizamos la masa salarial, ante una misma retribución, podemos lograr que el trabajador perciba más salario neto y que la empresa tenga más margen de negociación al respecto. En ese sentido, los conceptos en los que más pueden ahorrar las empresas son en cotizaciones y masa salarial.

No obstante, la diversa y particularmente compleja legislación española, unido a las condiciones, procedimientos y diversidad de entidades e interlocutores, son claros inconvenientes a la hora de que las empresas tomen las riendas de la optimización de los costes laborales.

Reflejo de esta complejidad, y a modo de ejemplo, se encuentran las infracciones laborales en las que ocasionalmente incurren las empresas. Así, tal como puede apreciarse en el último informe anual de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, entre las Comunidades Autónomas que en 2012 han cometido más de 6.000 infracciones, se encuentran la Comunidad de Madrid, Andalucía, la Comunidad Valenciana y Catalunya; con menos de 3.000 infracciones figuran Aragón, La Rioja, Navarra, País Vasco y Asturias; y en el resto de España el número de infracciones oscila entre las 3.000 y las 5.999. Pero el principal problema es que no en todos los casos las empresas son conscientes de estar incurriendo en una infracción, bien por desconocimiento, bien por falta de información.

Si estudiamos en detalle la estructura de los salarios y su reflejo en la nómina, así como su adecuación al convenio colectivo de aplicación, podemos saber el importe total de la remuneración, cómo obtener el máximo rendimiento en las cotizaciones a la Seguridad Social y en la fiscalidad de la nómina, y rentabilizar así el salario neto de los empleados, impactando positivamente en el poder adquisitivo de los mismos.

En estos tiempos de crisis que se traducen en recortes a la capacidad económica tanto de las empresas como de los trabajadores, esta operativa constituye una alternativa interesante a las inviables subidas salariales. Adicionalmente, a través de estas medidas, la empresa puede solicitar a la TGSS (Tesorería General de la Seguridad Social) el reembolso de lo indebidamente pagado en concepto de cotizaciones.

El objetivo es asegurar que se tienen en cuenta todos los beneficios e incentivos que existen a nivel nacional y regional en el ámbito de la contratación. Ejemplo de ello son la transformación de contratos de duración determinada, trabajadores jóvenes, desempleados, trabajadores mayores, etc.

Las cotizaciones por accidentes de trabajo corren a cargo exclusivamente del empresario a través de un tipo de cotización que varía en función de la actividad económica, tanto de la empresa como del trabajador. En este sentido, es importante encuadrar correctamente a los trabajadores, de acuerdo a las funciones realmente desempeñadas. En definitiva, se pueden optimizar las cotizaciones, no sólo de la plantilla actual de trabajadores, sino también solicitando la devolución de ingresos indebidos por cotizaciones erróneas realizadas en el pasado.

Y también, si una empresa ha invertido en la prevención de riesgos profesionales reduciendo así la siniestralidad de sus trabajadores, puede obtener interesantes incentivos sobre dichas inversiones realizadas.

Imagen cortesía de Mister GC / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *