Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Consumo/ Mercados/ Indicadores  >  Artículo actual

España, noveno país europeo de destino para la inversión china

Por   /   26 septiembre, 2014  /   Sin Comentarios

Aunque el conjunto de la Unión Europea recibió en 2012 inversiones procedentes de China por valor de 26.768 millones de euros, apenas 409 millones de las mismas acabaron en nuestro país, según revela el primer informe “Inversión China en Europa 2014”, elaborado por ESADEgeo con la colaboración de KPMG y Cuatrecasas, Gonçalves Pereira. De esta forma, España se situó en dicho año como noveno país de la UE por inversión china tras haber protagonizado 38 proyectos concretos.

Inversión china, de Photo RackLo cierto es que más del 34% de la inversión total china en Europa fue a parar a Luxemburgo, en tanto que otro 18% se destinó a Francia, más de un 12% a Reino Unido y casi otro tanto a Alemania, además de en torno a un 7,4% a Suecia. A bastante más distancia se colocaron ya las siguientes naciones, pues Países Bajos, sexta en discordia, recibió un 3,2%, y a continuación, con menos, se posicionaron Hungría, Italia y España, donde recibimos en realidad cerca del 1,9%. Eso sí, más inferiores fueron aún las inversiones en Irlanda, Bélgica, Rumanía, Bulgaria o la República Checa.

El estudio revela que esta inversión en Europa se ha concretado en buena medida mediante la combinación de operaciones de adquisición de mayor o menor tamaño (como la compra de la sueca Volvo por Geely) con más de 700 operaciones “greenfield” de inversión nueva. Éstas van desde la apertura de oficinas bancarias por parte del ICBC o del Bank of China y la instalación de plantas solares (como las realizadas por Suntech Power) y logísticas (como las llevadas a cabo por Hutchinson o Cosco), a los centros de I+D (como los desarrollados por ZTE o Huawei).

No obstante, otra de las grandes bazas de la inversión china en Europa es la expansión de su sector financiero, uno de los ámbitos con mayor proyección en el mundo, especialmente en Europa. Se ha avanzado enormemente durante los últimos años, pero todavía existe un amplio margen para el desarrollo y la modernización de sus diferentes ramas de actividad, especialmente en los ámbitos del crédito, el mercado de bonos, los seguros y la gestión de activos. Y en esa línea, la liberalización de los tipos de interés, la expansión de los mercados financieros, la innovación financiera y la aparición de nuevos negocios y prácticas operativas serán sin duda algunos de los retos que afrontará el sector en los próximos años. De hecho, los principales bancos chinos, como el Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), el Bank of China o el China Development Bank, entre otros, ya cuentan con presencia en la UE, bien mediante oficinas de representación o a través de filiales, y en muchos casos tienen una decidida estrategia de crecimiento en la UE.

De esta manera, es previsible que el desarrollo del sector financiero chino, tanto dentro como fuera de sus fronteras, unido a la multiplicación de las inversiones del gigante asiático en la UE, proporcionará importantes ventajas para el Viejo Continente, como la creación directa o indirecta de empleo, la generación de actividad de aprovisionamiento, la distribución alrededor de las multinacionales, la introducción de nuevos productos, o la recapitalización de empresas en dificultades, entre otros aspectos.

Centrándonos en el caso de España, los principales atractivos para la inversión china son, según el Informe “Inversión China en Europa 2014”, la calidad de sus recursos humanos, su acceso a otros mercados, sus infraestructuras portuarias y su apertura a la inversión extranjera.

Sin embargo, el número de empresas chinas en España (60) es todavía residual en comparación con las 12.000 compañías extranjeras que operan en nuestro territorio. Para el “Observatorio ESADE China Europe de Abril de 2014”, del que se hace eco el anterior estudio, la mayoría de las empresas operan en la parte alta de la cadena de valor y en sectores de elevado contenido tecnológico como el energético (ocho organizaciones, entre las que destacan Sinovel Wind, Sunford Light), las tecnologías de la información (Huawei ZTE, Lenevo, entre otras), y el transporte y la logística (como COSCO y Hutchington Port Holdings). Asimismo es relevante la presencia de empresas chinas en el sector bancario, en el industrial y, poco a poco, también en el hotelero y el agroalimentario.

En cualquier caso, es preciso tener en cuentan que gran parte de estas compañías han llegado con la intención de abrir mercado, no sólo en el español, sino en otros terceros a los que éste tiene fácil acceso. Y en su valoración tras el asentamiento destacan el buen clima de negocios en España, la actitud y apertura hacia China (en concreto hacia sus productos y empresas) y sus infraestructuras (especialmente puertos y carreteras). Aunque también apuntan, en cambio, que los costes relativos a suelo son altos y los trámites burocráticos, excesivos.

Por otro lado, y como barreras de entrada, las empresas chinas reconocen que los grandes desafíos a los que se enfrentan son el reconocimiento de sus marcas (con una valoración de 3,7 sobre 5), la comprensión del mercado local (3,5), la claridad de la regulación (3,5), la gestión de recursos humanos (3,2) y las prácticas de negocio (3,1).

Imagen cortesía de PhotoRack

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *