Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Atributos necesarios de una oficina para los nuevos trabajadores

Por   /   5 agosto, 2019  /   Sin Comentarios

Por Ofita, Multinacional española especializada en diseño y equipamiento de espacios de trabajo.

 

Prácticamente pasamos ya el 60% de nuestra jornada laboral en una oficina reunidos o colaborando con otros y, además, el 40% de los puestos operativos están vacíos a cualquier hora del día, debido al trabajo remoto, a la flexibilidad laboral y al auge del trabajo colaborativo.

Lo cierto es que nuestras formas de trabajar en la oficina y el uso que se le da al espacio de trabajo han cambiado significativamente en los últimos años. Así, en los años Ochenta y Noventa, el 40% de las oficinas lo ocupaban puestos de trabajo en box cerrado, destinando muy poco espacio para las áreas de trabajo en equipo, de reunión, espacios informales, workcafés, etc. De hecho, los espacios colaborativos sólo representaban entonces el 20% de la oficina. Es más, a principios del 2000, Diseño nuevo de oficinas, de Ofitalas áreas colaborativas y de reunión seguían ocupando prácticamente ese mismo 20% del espacio, aunque es verdad que los puestos de trabajo individuales en área abierta ocupaban ya el 65% del espacio (adiós a los box cerrados).

Sin embargo, en 2020, el 60% del espacio será colaborativo. La realidad es que el número de despachos disminuye también drásticamente, y mientras que a finales del siglo XX ocupaban el 30% de la oficina, a comienzos del 2000 sólo representaban el 15%. Y la tendencia es que van desapareciendo.

Por el contrario, las zonas de interacción son los espacios que más se están demandando en los diseños de las oficinas actuales, y además su protagonismo va en aumento. El 61% de las reuniones son programadas, tienen una duración media de 23 minutos, y el 39% son imprevistas con una duración de 18 minutos. Hay que tener presente que las reuniones que mantenemos con más frecuencia son las que implican a pocas personas y a las que se les dedica poco tiempo. Por este motivo, las oficinas hoy tienen muchos espacios que favorecen la reunión improvisada, sin necesidad de reserva.

En cualquier caso, además de un uso del espacio diferente, las nuevas oficinas presentan también un cambio de diseño llamativo, adecuado a la manera de entender del mundo laboral y personal de los “millennials”, quiénes en el año 2020 supondrán el 50% de la población de nuestras oficinas.

No obstante, lo cierto es que no sólo hay que adaptar las oficinas a las nuevas generaciones, sino también a los “nómadas digitales”. Porque la realidad es que cada día son más los empleados que llegan a acuerdos con sus empresas para trabajar en remoto por espacios de tiempo.

La cuestión es que esta nueva relación laboral representa un desafío para los nómadas digitales y para los empleadores por igual. Y es que, sin la capacidad de reunir al equipo en un lugar físico, las empresas corren el riesgo de que estos empleados sientan que no reciben apoyo y que se quedan al margen. No ven cómo contribuyen al objetivo colectivo, y esta desconexión puede despertar su frustración y hacerles perder motivación.

De ahí que las compañías tendrán que facilitarles espacios donde temporalmente puedan sentirse “en su casa”. Eso sí, la oficina no puede dar respuesta a la nueva fuerza laboral con conceptos de diseño del espacio tradicionales, sino que deben reunir, entre otros, los siguientes atributos:

  • Flexibilidad, tecnología y “coworking”/espacios colaborativos son las tres premisas punto de partida en las nuevas oficinas que tienen en cuenta el auge de este nuevo talento.
  • Los nómadas digitales acuden a la oficina a colaborar y compartir en equipo, por lo que es importante incrementar la superficie de los espacios informales, de valor añadido y colaboración.
  • La tecnología es otro de los grandes retos de las nuevas oficinas, ya que promueve la movilidad e impulsa el trabajo virtual y la colaboración entre diferentes equipos dispersos geográficamente.
  • Una buena aproximación para el diseño de las oficinas con nómadas digitales es la no territorialidad, es decir, los puestos son compartidos y no asignados a una persona concreta.
  • Igualmente necesarios son los espacios polivalentes, fácilmente reconfigurables para diferentes usos y número de personas.
  • Oficinas sostenibles, que constituye una fuerte demanda de las nuevas generaciones: gestión integral de energía y medioambiente, políticas de reducción de CO2 o medición de la huella de carbono, políticas de reciclaje, “paper less”…
  • Diseño que les haga sentirse “como en casa”.
  • Espacios alineados con las nuevas políticas corporativas del bienestar orientadas a la retención del talento.
    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *