Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Neuromanagement, cuando el cerebro se alía con la empresa

Por   /   7 enero, 2020  /   Sin Comentarios

Por Gina Aran, CEO de Inginium, Firma especializada en desarrollo de talento, y Profesora del Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC).

 

La aplicación de la neuropsicología es algo común en el mundo del marketing y que desde hace unos pocos años también el mundo de la empresa ha empezado su andadura.

No hay que olvidar que ahora se plantea un cambio de paradigma en el mundo empresarial, el cual pasa por una orientación mucho más humanista: el capital humano es el elemento diferenciador de cualquier compañía, y ahí radica la llave de su éxito. Neuromanagement y empresa, de PixabayPor ello, abordar la organización empresarial aplicando los conocimientos de la neurociencia mediante el neuromanagement puede conllevar grandes beneficios a nivel laboral, empresarial y económico.

Lo cierto es que el neuromanagement permite comprender mejor el origen de la conducta y la adaptación de los procesos mentales de los miembros de la organización; es decir, recoger el análisis de la inteligencia emocional de los líderes, de los trabajadores, sus ratios de ansiedad e impulsividad, su sensibilidad frente a la recompensa o el castigo y el bienestar afectivo, por ejemplo. Hay que tener en cuenta que las emociones son reacciones complejas que están directamente implicadas en la toma de decisiones. Y éste es un punto importante en la gestión de personas a escala empresarial, un beneficio que puede comportar a corto plazo grandes beneficios a nivel personal, empresarial y de productividad.

Desde luego, conocer cómo funciona el cerebro para entender la conducta del trabajador es de alta utilidad para la empresa. Y en ese sentido, hay personas más analíticas, otras más creativas, unas de pensamiento disperso, otras concretas; y las personas pueden reaccionar de manera bien distinta según su patrón de pensamiento. Por ejemplo, un conflicto laboral puede ocasionar depresión a unos, o suponer un reto para otros.

En cualquier caso, entre sus aplicaciones a los negocios, el principal foco de atención se pone en el neuroliderazgo y en la formación de los equipos de trabajo, porque son éstos los que llevan adelante la organización. Por ello, los departamentos de recursos humanos de las empresas aplican internamente la neurociencia al liderazgo y a la eficiencia de equipos. Al respecto, es preciso señalar que ser líder se fundamenta en la capacidad de empatizar y adaptarse a sus interlocutores (trabajadores), pero el neuromanagement da un paso más allá y permite dominar y conocer cómo el lenguaje crea percepciones distintas entre los colaboradores o incluso cómo el mismo puede ser fuente de motivación. En ese sentido, los recursos más usados (y más efectivos) por las empresas para conseguir un perfil neuropsicológico de sus trabajadores son tests neurocognitivos, entrevistas de evaluación de las funciones cognitivas, atencionales y ejecutivas, junto con análisis de la personalidad.

Por otra parte, la atención al clima interno favorece la buena coordinación en el seno de la organización y la motivación. Para ello, las empresas se esfuerzan en favorecer actividades e inician campañas internas para la mejora de la salud de sus empleados; una estrategia que, unida a la creación de experiencias y espacios de aprendizaje, contribuye a conseguir un mayor rendimiento y a la vez un mayor bienestar del empleado. Y en ese sentido, la tecnología también se ha puesto a disposición del neuromanagement aportando máquinas capaces de detectar expresiones faciales que se asocian a reacciones emocionales, o escáneres cerebrales que permiten identificar cuál es la zona del cerebro que se activa ante un determinado estímulo. No obstante, lo cierto es que aún se precisa avanzar más en esta área para poder obtener datos verdaderamente útiles y de alta fiabilidad.

En cualquier caso, conviene no olvidar que el neuromanagement se mueve entre grandes líneas rojas: la moral, los valores y la ética. Y es que pretender saber cómo reacciona un sujeto o cuáles son sus talentos es legítimo si se pretende mejorar tanto los réditos de la empresa como la satisfacción de esa persona. Y esto último es una consideración indispensable, pues si la finalidad es que no todos ganen, se cae en la manipulación y el abuso.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *