Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Ruta para salvar a un negocio de la crisis

Por   /   18 diciembre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Judit Catalá, Formadora y asesora en desarrollo de negocios.

 

Ninguna empresa es inmune a la crisis del Covid-19 y, así, los empresarios españoles se enfrentan a retos extraordinarios como consecuencia del coronavirus. Para unos, la manera de sobreponerse a esta coyuntura pasa por acelerar la toma de decisiones empresariales que ya estaban planeadas, como la digitalización del negocio; para otros, cambiar de estrategia es la única alternativa con el objetivo de mantener la empresa operativa.

La realidad es que en este momento las organizaciones están enfocadas a evitar pérdidas financieras significativas, mantener la relación con sus clientes y proveedores y gestionar el teletrabajo, Salvar a laempresa dela crisis, de Pixabaysegún un estudio llevado a cabo por la consultora Randstad acerca del impacto económico de esta coyuntura en las empresas nacionales.

En cualquier caso, lo más recomendable para los pequeños y medianos empresarios es un replanteamiento de todo el negocio, además de invertir en formación y asesoramiento profesional para dar el paso definitivo hacia la rentabilidad de sus proyectos. Y es que, si se pretende que a uno le vaya bien, antes tiene que haber una inversión de tiempo, de dinero o de ambas cosas. Uno tiene que invertir para poder ganar.

Pero, eso sí, antes de hacerlo, conviene completar toda una ruta de cinco pasos que llevarán por el camino hacia el éxito.

  • Planificación

Necesitamos definir unos objetivos claros, unos plazos para conseguirlos y los pasos a dar para llegar hasta el final. Se trata de establecer un plan nada teórico, sino basado en la realidad de nuestro negocio y los recursos reales con los que podemos contar para alcanzar todo lo que nos propongamos. Y en ese sentido, el método recomendable para llevarlo a la práctica es desgranar el plan en tareas concretas que podamos llevar a nuestra agenda y ejecutar en el día a día. Y es que, con la consecución de los pequeños logros y objetivos que vamos trabajando día a día, mantenemos alto el nivel de energía y la motivación que nos empuja a continuar en el proceso.

Sin embargo, al mismo tiempo, se requiere también un buen nivel de productividad y una organización bastante estricta para evitar agobios que solamente consiguen desgastarnos. Todo eso conlleva bloquear en nuestra agenda periodos de descanso, ocio y deporte, y no saltárnoslos.

  • Análisis

Se trata de estudiar las características y el estado del negocio en este momento, como si el empresario fuera un auditor externo que acude para a realizar un examen exhaustivo y un diagnóstico de la situación de la empresa. Este enfoque permite detectar oportunidades de mejora, y además ayuda mucho a hacer algunos ajustes y a optimizar procesos que enseguida se traducen en mejoras en el rendimiento de la empresa y, por lo general, en un aumento de la facturación, sin necesidad de invertir en marketing o publicidad.

  • Diferenciación

Es necesario revisar cuál es el modelo de negocio y cómo se diferencia la marca dentro del sector para convertirse única en el sector. Y aquí es donde se pueden multiplicar las posibilidades como consecuencia de la crisis y los cambios que se han generado en la sociedad y en los diferentes mercados. Hay que tener en cuenta que el panorama ha cambiado y los límites y tendencias se desdibujan, por lo que es el momento de adelantarnos y destacar como parte activa de esta transformación y como referentes para el resto dentro de un nuevo paradigma empresarial. Potenciar la marca, ya sea personal o empresarial, es clave en este aspecto

  • Herramientas

En circunstancias como las presentes, conviene hacer un esfuerzo extraordinario en implantar herramientas útiles para conseguir nuevos clientes, posicionarse en el sector y vender más. De hecho, una vez que tenemos claro quiénes somos ahora y cuál es el lugar que queremos ocupar en el mercado, tenemos que comprometernos con nuestras propias metas e invertir en sistemas que nos permitan avanzar hacia ellas hasta alcanzarlas.

Por supuesto, esto conlleva realizar ajustes y medir los resultados para mejorar constantemente el rendimiento de las herramientas que se están utilizando. Y para ello, es esencial, ahora más que nunca, y prácticamente para cualquier negocio, hacer uso de recursos de marketing como los embudos de ventas, el “copywriting” y la publicidad en Internet.

  • Finanzas

El dinero es la gasolina del negocio. Hay quien trata de cerrar los ojos ante esta realidad, porque prefiere no ver los problemas, de ahí que algunos empresarios terminan por estrellar su proyecto. Y así, hay que hacer todo lo contrario: mirar con lupa cómo está funcionando todo, hasta el último euro, adelantarse a las situaciones problemáticas buscando soluciones y alternativas de antemano, aprendiendo de los errores y arriesgando lo justo y necesario.

No obstante, además de todo esto, lo cierto es que algunos emprendedores necesitan completar el proceso trabajando su mentalidad y su relación con el dinero para asegurarse de eliminar las ideas erróneas que pueden estar limitando sus posibilidades y poniéndoles frenos.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *