Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Conciliación  >  Artículo actual

Los prejuicios de género siguen como obstáculo para la promoción profesional de la mujer

Por   /   2 marzo, 2015  /   Sin Comentarios

Nada menos que un 40% de las mujeres que han alcanzado puestos directivos en la empresa española señala que los prejuicios de género siguen siendo una de las principales barreras para la promoción profesional femenina, según apunta el estudio “Women in Business”, elaborado por la multinacional de consultoría y asesoría en temas fiscales, legales y financieros Grant Thornton.

Discriminación de género, de PixabayLa investigación, que entrevistó en el último trimestre de 2014 a 5.404 altos directivos en 35 países (200 de ellos en España), constata que sólo un 26% de los puestos de dirección en las medianas y grandes compañías españolas están ocupados actualmente por mujeres. En cualquier caso, sí es clara una tendencia al aumento, pues entre 2004 y 2009 el porcentaje de mujeres en la dirección pasó del 14 al 21% y en los últimos años el dato ha estado fluctuando con una tendencia ligeramente positiva, hasta alcanzar el 26% de este año 2015: el 22% en 2011, el 24% en 2012, el 21% en 2013 y el 22 en 2014.

De esta manera, el porcentaje de mujeres directivas en España iguala la media de la UE, también en el 26%, y supera la global de las 35 naciones analizadas, fijada en el 22%. Es más, respecto a las grandes economías de la Eurozona, España comparte con Italia el segundo puesto en mayor porcentaje, situándose únicamente por detrás de Francia (33%) y desde luego muy por delante de Alemania, en donde las mujeres ocupan tan sólo un 14% de los puestos directivos, e incluso de Reino Unido (22%). Y en cuanto al resto de Europa, es preciso reseñar que dominan, como en años anteriores, los países del Este, encabezados por Rusia, que en realidad lidera el ranking mundial, con un 40% de sus cargos directivos ocupados por mujeres. Le siguen Georgia (38%), Polonia (37%) y las tres repúblicas bálticas: Letonia (36%), Estonia (35%) y Lituania (33%). Y en lo que toca al análisis de fuera de Europa, la mayor presencia de mujeres tiene lugar en Sudáfrica y Tailandia (ambos con un 27%), en tanto que en la cola, con solo un 8%, está Japón (en Estados Unidos se limita al 21%).

No obstante, el estudio también pone de manifiesto que nada menos que el 31% de las empresas españolas no cuenta con ninguna mujer en su dirección, aunque es un dato que mejora la media de la UE (36%) y estamos mucho mejor que, por ejemplo, Italia (40%) y, particularmente, Alemania, con un 59% de empresas sin presencia directiva femenina. Mientras, Francia lidera las grandes economías del euro con sólo un 19% de empresas sin directivas.

En esa dinámica, el 42% de las directivas españolas señala el cuidado de los hijos como el principal obstáculo para el ascenso de la mujer a la dirección, en tanto un 40% apunta directamente a los prejuicios de género. Entre sus colegas masculinos, sin embargo, sólo un 12% considera dichos prejuicios como un obstáculo para la carrera profesional de las mujeres, y aunque también consideran la maternidad como una importante barrera, el porcentaje baja 10 puntos (hasta el 32%).

Al margen de que el 36% de las mujeres y el 44% de los hombres son de la decidida opinión de que en realidad no hay obstáculo alguno para que las mujeres asciendan a puestos en los órganos directivos, entre el resto, un 24% de las primeras y un 14% de los segundos entienden que sí puede serlo la escasez de estructuras de apoyo para mujeres; un 24% de las féminas y un 20% de los varones entienden también como obstáculo para ellas las otras obligaciones y las presiones familiares; un 20% de las mujeres y en 19% de los hombres señalan a la ausencia de candidatas cualificadas; un 13% de ellas y un 24% de ellos apuntan a la ausencia de candidatas que se presenten a las promociones; un 11% de las mujeres y un 10% de los hombres culpan de obstáculo a la carencia de modelos femeninos de liderazgo; y un 9% de las mujeres y  un 2% de los varones, a las condiciones legales/empresariales.

Por otra parte, el estudio también parece indicar una menor movilidad laboral entre las mujeres, lo que sin duda también influye en el acceso a los cargos más relevantes. De  hecho, mientras que un 39% de los hombres encuestados entró en su empresa actual ya como directivo, el porcentaje se reduce al 27% en el caso de las mujeres, lo que indica una menor movilidad. Es más: un 36% de las mujeres directivas entró a su empresa actual como recién licenciada, frente a sólo el 26% de sus colegas masculinos. Y no puede obviarse que el conocimiento de la competencia o la experiencia obtenida en otros sectores son un plus para los hombres ejecutivos.

Además, las mujeres también se quedan atrás en las distintas actividades de creación de redes profesionales (networking) realizadas para obtener o afianzar su cargo. El diferencial entre directivos y directivas que realiza estas actividades asciende a 17 puntos en el caso de la asistencia a eventos y conferencias profesionales (49% de los hombres por 32% de las mujeres); a 12 puntos en el caso de los actos culturales y deportivos (27%, frente a 15%); a 11 puntos en las reuniones de trabajo formales (84% de los hombres ante un 73% de las mujeres); a 10 puntos en la celebración de desayunos y comidas de trabajo (44%, frente a 34%); a 6 puntos en la presencia en redes sociales (33% de ellos, por 27% de ellas), o 4 puntos de diferencia en acudir a un bar o socializar de alguna otra manera después del trabajo, cosa que hacen el 21% de los varones, por apenas el 17% de las féminas.

En cualquier caso, y contemplado en el conjunto de los 36 países que componen el estudio, los sectores con un mayor porcentaje de cargos directivos ocupados por mujeres son el sanitario y el de educación y servicios sociales, ambos con un porcentaje del 41%. Les sigue el sector hotelero y de restauración, donde un 33% de cargos directivos están ocupados por mujeres, y el de alimentación y bebidas (27%). Sin embargo, los sectores con menor porcentaje de mujeres en la dirección son el de la minería (12%) y la construcción (18%), si bien otros sectores con baja presencia de mujeres en la dirección (en torno al 20%) son la tecnología, la industria, el transporte o las tecnologías limpias.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *