Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Formación  >  Artículo actual

La importancia de estar intrínsecamente motivados

Por   /   24 diciembre, 2019  /   Sin Comentarios

Por Antonio Flores, CEO de Loop Unique Companies, Consultora estratégica especializada en modelos de negocio y desarrollo de producto.

 

Siempre he admirado la capacidad y visión de negocio de los Estados Unidos. Y desde mi punto de vista, uno de los hechos más relevantes de su sociedad, es la capacidad intrínseca de motivación: la constante búsqueda de la ventaja competitiva más allá de la necesidad del momento, ciclos económicos o niveles de bienestar.

Por su parte, en nuestro país, en estos últimos tiempos hemos podido constatar, tras el crecimiento y bonanza, primero, y la profundidad de la crisis de después, Importancia de la motivación, de Pixbayla necesidad de la motivación social, de disponer de una sociedad en pos de la mejora social y económica continua, como motor de la misma.

No hay que olvidar que la frase “por primera vez los hijos van a vivir peor que los padres”, se ha convertido en una de las estrellas de la crisis y también una vez salidos de la misma. Ciertamente, no es una frase muy halagüeña sobre el futuro que nos espera, pero (si me permiten expresarlo) también refleja la sobreprotección, alineación e intervención a la que muchos padres sometemos a nuestros hijos: alelándolos y anulando la fuerza evolutiva que toda sociedad y sus integrantes necesitan, más allá de la necesidad puntual o estructural del momento.

¿Podemos los padres tener bajo nuestras espaldas la responsabilidad de que nuestros hijos vivan mejor que nosotros?, ¿o quizás nuestra responsabilidad radica en situar a nuestros hijos en una plataforma de lanzamiento, formados y con criterio propio, visión y misión social, con responsabilidad hacia el futuro y la confianza y responsabilidad plena de que el mismo solo está en sus manos?

Lo cierto es que nunca hemos dispuesto de generaciones de españoles tan bien formados y preparados para el futuro, y sin embargo, desgraciadamente, la frase “vivirán peor que sus padres” parece cumplirse. ¿Qué está fallando? ¿Podemos achacarlo a la crisis o realmente es un indicador de que socialmente algo profundo no funciona?

Particularmente, siempre he sostenido que “la excelencia anula la competencia”. Y sí, nos hemos preocupado de que las nuevas generaciones sean lo más excelentes posibles, que estén bien formadas y lo mejor preparadas posible para aquello que entendemos como futuro, pero nos hemos olvidado de hacerlas competentes, porque la realidad es que, hoy, con ser excelentes no basta. Como sociedad evolucionada que somos, necesitamos de aquellas personas intrínsecamente motivadas, aquellas que, más allá de su situación social o económica, están dispuestas a avanzar, aquellas que son “genes sociales evolucionadores” y que marcan y definen las diferencias entre una sociedad u otra. Y es que es el espíritu competitivo lo que hace que una persona esté intrínsecamente motivada.

Al respecto, hay que decir que soportamos mal el hecho de que nuestros hijos marchen a trabajar “al extranjero”. ¿Pero hay algo mejor para un hijo que poder escoger? Sí, es verdad que en muchos casos ese “escoger” viene forzado por la precaria situación económica, pero al fin y al cabo escogen. Así, lo que nos debería preocupar es que los “extranjeros” escojan venir a vivir a España.

Hoy vivimos en una economía abierta, y deberíamos aceptar como normal la movilidad de profesionales y tendríamos que luchar por “ser escogidos” por aquellas personas competentes y motivadas que pueden elegir su futuro y lugar de trabajo. Muchos “nos escogen” para formarse (disponemos de algunas de las mejores escuelas de negocios), pero pocos se quedan. Si han probado en contratar a un MBA que ha venido a formarse, sabrán a lo que me refiero: nada puede ser más complejo. Y poco puede ser más absurdo: formamos para que otros exploten y amorticen. ¿Qué hacemos para que ello ocurra?

Así que, cuando “somos escogidos” o estamos frente a alguien intrínsecamente motivado, hay que pensar que estamos frente a un diamante en bruto, frente a un “gen evolucionador” de nuestra sociedad y economía, frente a alguien a quien deberíamos proteger, respetar y escuchar. Son un bien escaso y necesario: ¡Cuidémoslo¡

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *