Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Informes  >  Comercio  >  Artículo actual

Los billetes de 500 euros suponen dos tercios de todo el efectivo que se mueve en España

Por   /   1 febrero, 2013  /   Sin Comentarios

El efectivo en billetes de 500 euros puesto en circulación en España durante en 2012 supuso 46.483 millones de euros (93 millones de billetes de ese valor), es decir, el 67,2% de todo el dinero manejado en el país, lo que supone aumentar su peso en más de tres puntos con respecto al comienzo de la crisis (a finales de 2007 apenas constituía el 64%), según los últimos datos del Banco de España analizados por la asociación de Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA).

A pesar la verdad es que ya son menos los billetes de 500 en circulación, Gestha achaca el aumento de su peso relativo a que el resto de billetes grandes aceleraron su caída en este último año. En concreto, otros billetes también grandes como los de 200 euros originaron en 2012 un movimiento de efectivo por valor de 2.963 millones de euros (15 millones de billetes de este tipo), lo que suponen un 29% menos que cinco años antes, cuando se movieron 21 millones de billetes, totalizando entonces 4.189 millones de euros. En cuanto a los de 100 euros, el año pasado se movieron en España 38 millones de billetes, con un valor de 3.792 millones de euros, casi la mitad que durante 2007, cuando se manejaron 74 millones de estos billetes.

Se trata sin duda de unas caídas que están relacionadas sobre todo con el descenso de la actividad económica y el consumo doméstico propiciados por la pérdida de poder adquisitivo y la alta tasa de desempleo. Sin embargo, los billetes de 50 marcan la excepción en este censo, al registrar un incremento del 48,5% desde 2007 (798 millones de billetes, con un valor conjunto de 39.878 millones de euros) y del 10,7% sólo en el último ejercicio, superior incluso al avance experimentado en el conjunto de los países de la zona euro (6,5% en 2012). Para Gestha, la razón de este incremento es el uso cotidiano de este billete que suele ser el más expedido en los cajeros y el que habitualmente guardan los ciudadanos en su cartera.

Para el colectivo de los técnicos de Hacienda, el mayor protagonismo de los billetes grandes como los de 500 euros (el instrumento preferido por los defraudadores para saldar operaciones al margen del Fisco, según ellos) es preciso atribuirlo al repunte de la economía sumergida propiciado por el agravamiento de la crisis, una tendencia que curiosamente es compatible con la caída del 8% del número de estos billetes en circulación en 2012, el mayor descenso de los últimos cinco años.

En ese sentido, Gestha recuerda que el retroceso de estos billetes de 500 euros se inició con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y la atonía de la actividad de las empresas constructoras e inmobiliarias, donde el pago del “dinero B” en las operaciones de compra-venta es habitual con billetes grandes. La evasión fiscal en este sector llegó a alcanzar por aquel entonces los 8.600 millones anuales.

No obstante, lo cierto es que el inicio de las investigaciones sobre los billetes de 500 en 2007 propició entonces que los billetes de 200 ganaran terreno en las prácticas fraudulentas. Ambas prácticas decayeron ligeramente con la identificación de las operaciones realizadas en efectivo con billetes de 500 euros por las entidades financieras desde comienzos de 2010, lo que tuvo un efecto disuasorio sobre los defraudadores. Sin embargo, lo cierto es que, en la actualidad, España sigue moviendo inusuales cantidades en billetes grandes, ya que acapara casi el 16% de los billetes de 500 de la Eurozona (el 25% de 2007), en tanto que el PIB español representa poco más de una décima parte del PIB de los 17 países que pertenecen al euro.

En ese sentido, José María Mollinedo, secretario general de Gestha, afirma que «si bien la adhesión de nuevos estados a la moneda única y la menor actividad inmobiliaria española han tenido mucho que ver en que el atesoramiento de billetes haya retrocedido en nueve puntos, es una mala señal que nuestro país siga teniendo una cuota tan elevada. La lectura es sencilla: los defraudadores españoles siguen haciendo acopio de ellos para no dejar rastro de sus operaciones opacas».

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *