Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Empresas/ Negocios  >  Artículo actual

Linkedin en 10 pasos

Por   /   25 julio, 2014  /   Sin Comentarios

Por Arturo de las Heras, Director General de la escuela de negocios Centro de Estudios Financieros (CEF).

 

Las redes sociales son sin duda un arma al alcance de todos, y Linkedin, en particular, nos puede ser de gran ayuda en nuestra actividad profesional. En ese sentido, el objetivo no es tener muchos contactos, sino mantener una comunicación fluida con ellos.

Red Linkedin, de Free DownloadPero más en concreto, Linkedin puede ser una solución tanto de cara a la búsqueda de empleo como para hacer negocios, siempre que se sigan al respecto los siguientes consejos.

1.- Estrategia. Antes de empezar, es muy importante definir nuestra estrategia, y en ese sentido tenemos que tener muy claro el objetivo que perseguimos: buscar trabajo, clientes, contactos para nuestra empresa en el extranjero, etc.

2.- Rutinas. Hay que buscar el “momento Linkedin del día”, integrado como una tarea más en nuestra agenda, y dedicarle el tiempo necesario en función de nuestros objetivos. Cinco nuevos contactos al día acaban siendo 1.825 al año. Es muy recomendable también crearse una cuenta de correo exclusivamente para redes sociales.

3.- Perfil. Conviene cumplimentar el perfil en su totalidad, siguiendo los siguientes pasos:

a) Incorporar una “fotografía” clara, teniendo siempre presente que se trata de un entorno profesional (nada de fotos informales de las que usaríamos en otras redes sociales ni logotipos de empresas);

b) Cumplimentar el apartado “Extracto”, en el que escribiremos un resumen profesional y haremos una breve mención a nuestros objetivos (es recomendable añadir también un email y un teléfono de contacto);

c) Necesitaremos dos o tres “recomendaciones” en nuestro perfil, porque tampoco hace falta pedir 100 recomendaciones, ya que basta con unas pocas de personas clave como, por ejemplo, antiguos jefes (una buena estrategia para lograrlo es que nosotros les recomendemos previamente);

d) Es interesante utilizar la “Zona de presentaciones” para adjuntar cualquier documento, imagen o vídeo que muestre nuestro producto o actividades.

4.- Titular. A la hora de identificarnos como profesionales, cuidado con los anglicismos y los títulos largos y farragosos, pues al igual que sucede en Google, las búsquedas en Linkedin funcionan mediante palabras clave. Así que si el título que ponemos bajo nuestro nombre no indica claramente a lo que nos dedicamos, corremos el riego de que no nos encuentren. Además, si estamos buscando trabajo, es recomendable añadir “En búsqueda activa de empleo” a nuestro título profesional.

5.- Búsqueda. Una vez confeccionado el perfil, hay que iniciar la búsqueda de aquellas personas que queremos que nos contraten o a quienes pensemos les pueda interesar nuestro producto o perfil. Es particularmente recomendable el uso de la “búsqueda avanzada”, que nos va a permitir seleccionar y filtrar los criterios (especialmente aprovechable es la búsqueda por código postal).

6.- Grupos. Las personas nos agrupamos por afinidades, y en el caso de Linkedin, podemos hacerlo de dos formas: creando grupos (si existe una masa más o menos homogénea que nos sigue o a quien le puede interesar nuestras actividades), o bien buscando grupos ya existentes. Esto nos va a permitir establecer contacto directo con las personas que están en esos grupos.

7.- Comunicación. Linkedin no se reduce a contactar, sino que sobre todo se trata de comunicar, de decirle a otros qué es lo que hacemos y qué estamos buscando. Es interesante por tanto tener preparados pequeños textos-plantilla en los que indiquemos en pocas líneas a qué nos dedicamos y qué esperamos de nuestro interlocutor.

8.- Tratamiento. Dando por supuesto que hay que mantener en todo momento unos mínimos de cortesía y educación, Linkedin permite “aparcar” los tratamientos excesivamente formales tipo “estimado Sr/Sra”. Hay que tener en cuenta estamos comunicando directamente con la persona, por lo que un “Hola”, junto con el nombre, es suficiente.

9.- Independencia. No es aconsejable utilizar Linkedin vinculado con nuestras cuentas en otras redes sociales como Twitter o Facebook. La primera presenta la limitación de los 140 caracteres; la segunda se mueve más en el ámbito personal. Linkedin, en cambio, se desenvuelve en el ámbito profesional y tiene unos códigos y formas de expresión propios, muy distinta a las dos anteriores.

10.- Anticipación. Las redes sociales no se improvisan. Empieza hoy; no esperes a no tener trabajo para empezar a tejer tu red profesional. Es un activo que te acompañará a lo largo de tu vida profesional.

Imagen cortesía de nokhoog_buchachon / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *