Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

Claves del líder del siglo XXI y competencias del coach

Por   /   27 octubre, 2014  /   Sin Comentarios

Por ICF (International Coach Federation) España, Asociación sin ánimo de lucro dedicada al avance del coaching.

 

Según estudios recientes, uno de los principales motivos del fracaso de los directivos españoles es no saber liderar, no cohesionar equipos, no ser fuerza o motor generador de ideas y crecimiento, en definitiva.

Liderazgo, de Free Download¿Pero esto por qué ocurre? Hasta hace relativamente poco, los directivos y todos aquellos que ocupan puestos de responsabilidad, utilizaban el método de la imposición y el control férreo para gestionar personas. Y este tipo de gestión genera miedos e inseguridades, lo que mata la creatividad, el compromiso y la motivación. Hoy en día, sin embargo, y atendiendo a lo que hemos podido aprender de los grandes líderes históricos, podemos decir que existe un nuevo tipo de liderazgo que se apoya en habilidades de coaching, un liderazgo basado en la autoridad y no simplemente en el poder.

De los grandes líderes hemos podido aprender que el recurso más valioso con el que cuentan para llevar a buen puerto su cometido son las personas, sus fieles y leales colaboradores. De ahí que el primer paso, para un gran futuro líder, es reconocer su importancia, y por ello la jerarquía deja paso a la colaboración y al apoyo; y la censura, a la evaluación honesta. Así, lo primero que subyace es que el cambio ya no es temido sino bienvenido, y que la motivación externa da paso a la motivación interna.

La gran paradoja está en que “para liderar, hay que servir”. En definitiva, un liderazgo basado en la autoridad. Poder significa “capacidad de acción”, es decir, que puede y tiene en sus manos el quitar o poner, el dar o no dar, el ascender o despedir, etc. Por lo tanto, está basado en la capacidad coercitiva de las personas que lo ostentan y dura lo que dura su cargo. Sin embargo, a diferencia del poder, la autoridad no viene implícita en el cargo, sino que la otorgan los demás, se gana día a día, acto a acto, y se extiende mucho más allá de lo que dura el poder. Es la capacidad moral de dirigir, aconsejar y emitir opiniones cualificadas, ganada a través de la generación de confianza y la demostración de determinadas competencias, habilidades y valores que otorgan una legitimación social fuera de toda duda. Es la esencia de la que están hechos los auténticos líderes.

Un gran líder es siempre un hombre/mujer de empresa, y por ello debe tener unas competencias que se salen de los cánones técnicos y pasan por habilidades y valores: capacidad de adaptación al cambio (y por tanto flexibilidad); claridad de visión estratégica; creatividad y valentía para seguir adelante; visualización del objetivo; construir una visión positiva e ilusionante (y compartirla y contagiarla con todo el equipo para que lo puedan hacer propio); pensamiento adaptativo y multicultural; y creación de una marca personal y una reputación.

Estas habilidades necesarias para el líder entroncan directamente con las 11 competencias que define ICF para el coach: adhesión a un código ético (valores por los que se rige); establecer un acuerdo/alianza (con el equipo); crear conjuntamente la relación (apoyarse y apoyar); estar presente (capacidad de gestionar el equipo); comunicar con efectividad (claridad y transparencia); escucha activa; realizar preguntas (querer saber); diseñar el camino (las acciones, el proceso); establecer y planificar las metas; crear consciencia (involucrar, compartir la visión ilusionante), y gestionar el proceso y la responsabilidad en el mismo.

Definitivamente, el modelo para dirigir personas ha cambiado y el empresario y el líder del siglo XXI se ha convertido en un líder-coach que cree en el talento y en el potencial de las personas. Es así un líder inspirador que acompaña, transforma, impulsa, sabe escuchar, genera oportunidades y aprendizaje, además de ilusión y confianza.

Imagen cortesía de chanpipat / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *