Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Gestión/ Management  >  Dirección/ Liderazgo  >  Artículo actual

El buen liderazgo, fuente de motivación en la empresa

Por   /   16 octubre, 2013  /   Sin Comentarios

Liderazgo motivador, de Free DownloadPor Carme Castro, Coach y Socia de Kainova, firma especializada en la gestión y el desarrollo de personas en las organizaciones.

 

La crisis económica actual no sólo desmotiva a aquellos que sufren sus consecuencias y pierden su empleo, sino que también puede ser una carga para profesionales que cuentan con un puesto de trabajo y que observan su futuro laboral con preocupación. La consecuencia de esto dentro de una organización o empresa puede derivar en personas desmotivadas y en un clima laboral de desánimo generalizado contagioso.

Para atajar esta frustración y conseguir que los trabajadores de la empresa recuperen su optimismo y se sientan motivadas, a pesar de la realidad del entorno, es necesario que los líderes sean responsables, asumiendo precisamente su rol de líder, y desarrollen las competencias necesarias para generar el entusiasmo y credibilidad en sus equipos. Ser un buen líder provoca que su equipo crea y confíe en él y, en consecuencia, tener a personas dispuestas a trabajar y realmente motivadas, produciéndose así una cohesión de equipo que le permitirá enfrentarse a situaciones de crisis con más posibilidades de superarlas.

De esta manera, para mejorar la organización y sus resultados, los líderes deben desarrollar una serie de competencias e inspirar a otros siendo ejemplo en la demostración de esas competencias, generando confianza y respeto profesional en las personas con las que se interrelacionan. Competencias en concreto como la inteligencia emocional, la capacidad de comunicación y negociación, la creatividad en el desarrollo de las tareas, la innovación asumiendo el riesgo que ello implica, el trabajo en equipo, la capacidad de escucha activa, la humildad para estar abierto a las ideas de otros y, entre otras, también las habilidades para provocar la potenciación del talento de los miembros del equipo (“empowerment”).

En cualquier caso, todas estas competencias de liderazgo se pueden desarrollar a través procesos basados en la metodología del coaching diseñados en función de la situación actual.

La consecuencia será una mejora en el conocimiento no sólo de las habilidades propias, sino también de las del resto de personas que forman parte de la organización. Y esto contribuye a que el objetivo común, es decir, la consecución de los resultados deseados, se pueda lograr con mayores garantías.

Imagen cortesía de Smarnad / FreeDigitalPhotos.net

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *