Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Consumidores  >  Artículo actual

Las patologías por el mal uso de las nuevas tecnologías

Por   /   11 noviembre, 2014  /   Sin Comentarios

Por José Santos, Secretario General del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid.

 

Nuestro entorno laboral y personal se está viendo constantemente modificado por los nuevos avances tecnológicos, pero nuestro cuerpo no siempre se adapta a estos cambios de la manera más saludable posible y experimenta nuevos riesgos como consecuencia del uso inadecuado de las nuevas tecnologías.

Mal uso del ordenador, de PixabayLo cierto es que aún no somos conscientes, pero el uso inadecuado de las nuevas tecnologías está llegando a generar patologías realmente incapacitantes, hasta el punto de requerir cirugía en algunos casos.

Como consecuencia,  ha aumentado de manera realmente significativa la incidencia de patologías como el síndrome del “ojo seco”,  del “túnel carpiano”, o los problemas derivados del sobrepeso, que cada vez son más frecuentes en la sociedad actual, pero que se pueden prevenir si adoptamos las medidas oportunas.

Según datos de la compañía Ofita, uno de cada cinco españoles sufre dolor crónico de espalda y el 80% de la población lo padece de forma esporádica. Además, asegura que cerca del 50% de las personas que desarrollan su actividad laboral en una oficina declara trabajar en posturas dolorosas o que provocan fatiga.

Los fisioterapeutas apuntamos que el origen de estas dolencias es la mala adaptación del puesto de trabajo, lo que provoca que el trabajador adopte, de forma constante y repetitiva, posturas que hacen que su columna vertebral pierda la alineación natural, originando dolor de cabeza, fatiga, y tensión muscular en hombros, cuello, espalda.

Lo cierto es que situarnos de manera incorrecta frente al ordenador hace que nuestros músculos estén contraídos ocho horas al día y que nuestro cuerpo realice un sobre esfuerzo innecesario. Por el contrario, la “higiene postural” ayuda a prevenir dolores musculares, ya que reducen la carga que soporta la espalda durante las actividades diarias.

Saber cómo utilizar nuestro cuerpo correctamente mientras realizamos nuestra tarea diaria nos ayuda a que nuestro rendimiento laboral mejore, dado que todo nuestro esfuerzo se centra en la tarea que estamos realizando, sin tener que estar cambiando de postura continuamente por estar tan incómodos. 

En ese sentido, entre otras consideraciones, es importante sentarse frente al ordenador con la espalda recta, sin tensar el cuello, con la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos, los brazos doblados en ángulo recto y con una almohadilla que permita reposar la muñeca. Y además es importante también cruzar las piernas o los pies, lo menos posible, para evitar posibles lumbalgias y adormecimientos de los miembros.

Para ello, se debe utilizar un asiento con un tamaño que nos permita sentarnos con la zona glútea al fondo de la banqueta y apoyar los pies en el suelo. E incluso, se recomienda hacer uso de reposapiés que eleven las rodillas y relajar la zona lumbar.

Por otra parte, cuando se utilicen dispositivos portátiles, es aconsejable utilizar teclados inalámbricos que permitan situar la pantalla a la altura de los ojos y mantener la espalda recta y la cabeza erguida. E igualmente utilizar una mochila o bandolera para su transporte (evitar los maletines) y prestar atención al recalentamiento, si se utiliza de manera prolongada.

En el caso de las tablets, es preferible utilizar soportes de sujeción si se usan para leer, teclado portátil para escribir, y evitar las posturas incorrectas durante el juego. Y en cuanto a los teléfonos móviles, es recomendable no sujetarlo con el hombro mientras se habla, y utilizar auriculares si se tienen que manipular otros objetos o escribir mientras se habla.

Por otra parte, también es preciso alertar sobre el sobresfuerzo al que se puede ver sometida tanto la zona cervical como el pulgar al escribir de forma prolongada a través de las pantallas táctiles de los dispositivos móviles.

Finalmente, respecto al uso videoconsolas es preceptivo utilizar 2 horas como máximo al día, aunque se debe descansar un mínimo de 10 minutos por cada hora de juego. Además, si se trata de juegos deportivos, hay que calentar y estirar antes y después del ejercicio, y elegir el juego en función de las edades y el estado físico de los jugadores.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *