Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Vivir/ Ocio  >  Cultura  >  Artículo actual

Las Merindades, un destino para descubrir

Por   /   31 octubre, 2013  /   Sin Comentarios

Naturaleza en Las MerindadesPor RVEdipress, compañía especializada en comunicación y marketing.

 

Con más de un millar de núcleos de población que forman la provincia de Burgos, una de las seis comarcas que la integran es el de Las Merindades, que está situada en la zona más norteña de la provincia.

Viajar hasta Las Merindades es introducirse en uno de los territorios más hermosos y con mayor personalidad e historia de toda la provincia de Burgos, pues se trata de una comarca definida por un paisaje de montañas verdes y angostas que lindan con el Cantábrico; de ahí ese clima húmedo que permite conservar todo un ecosistema donde flora y fauna conviven en perfecta armonía. Es el caso, por ejemplo, de los entramados rocosos de Sierra Salvada, donde destaca el monumento natural del Monte de Santiago, dominado por un frondoso hayedo que llega hasta un espectacular anfiteatro rocoso por el que, en épocas de deshielo o de fuertes lluvias, se precipita en una cascada de casi 300 metros de altura. Y también el de los Montes de la Peña, lugares perfectos para la cría de aves de montaña, como el buitre leonado o el águila real; todo un anfiteatro natural tapizado por un frondoso bosque caducifolio donde predominan robles, hayas y quejigos.

Es desde luego un territorio que se caracteriza por la belleza de su verde paisaje, por una naturaleza en estado puro que enamora y que está a la espera de ser descubierta, pero también por una historia que ha dejado su huella impresa, como ocurre con los dólmenes de Huidobro, Busnela y Porquera de Butrón, megalitos que en realidad se reparten también por toda la zona, o con su patrimonio arquitectónico, que agrupa construcciones de la época romana y de la Baja Edad Media a lo largo y ancho de los cientos los pequeños núcleos poblacionales, aldeas o villas que integran la comarca.

La huella y herencia de los romanos se pueden encontrar en muchos de ellos, pero muy relevantemente en la Calzada de Irús o en el  Puente de Agüera, además de en decenas de ermitas, iglesias y monasterios que aparecen dispersos por pueblos y parajes naturales. Por su parte, la huella del Medioevo se refleja muy especialmente en la iglesia de estilo románico de San Pedro de Tejada, construida durante el segundo tercio del siglo XII y que, destacando por la sencillez y elegancia de los relieves “La Ascensión” y “La Última Cena”, constituye una de las obras más importantes de este tipo de arte en la provincia de Burgos. Y en parecida línea es preciso asimismo destacar la Ermita de San Pantaleón de Losa, consagrada en 1207 y a la que rodea un puñado de misteriosas y esotéricas leyendas, entre las que destaca la del Santo Grial, por lo que se le considera un templo templario.

En cualquier caso, hay mucho más patrimonio para descubrir, ya que Las Merindades concentran el mayor número de torres y castillos de toda la zona y que eran en realidad fortalezas que protegían los señoríos de los nobles durante la Baja Edad Media. Destacan algunos como el Castillo de Los Velasco, en Espinosa de los Monteros; la Torre de Berberana, o la Torre de Quintana de Valdivielso, entre otras.

Grutas en Las MerindadesNo obstante, uno de los vestigios históricos más destacados y de mayor reclamo que se conservan en Las Merindades es el complejo kárstico de Ojo Guareña. Un monumento natural de casi 100 kilómetros de extensión que, con el paso de los siglos, el hombre ha ido “decorando” hasta conformar lo que hoy se conserva en su interior y que completa uno de los pocos lugares del mundo en donde se puede seguir con claridad la evolución de la religión desde el Paleolítico hasta nuestros días. Esta gran gruta está considerada como el conjunto de cuevas más extensas de la Península Ibérica y es una de las diez mayores del mundo.

Y cuando el viajero ha quedado maravillado por el paisaje, por su historia y por su patrimonio, todavía le queda un disfrute más: impregnarse, y con seguridad que enamorarse, de sus pueblos y sus gentes. En ese sentido, existen cuatro rutas con las que descubrir mejor los cientos de pueblos, aldeas y villas de esta comarca: una es la que desplaza por Montija, Valle de Mena y Losa; otra la que recorre toda la zona de Espinosa de los Monteros; una tercera que revela el territorio de Medina de Pomar y Villarcayo; y por último, una que desvela Valdivielso y Tobalina.

Páginas: 1 2

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *