Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Opinión  >  Gestión  >  Artículo actual

Gamificación: seducir a los empleados a través del juego

Por   /   3 diciembre, 2020  /   Sin Comentarios

Por Alfreo Lagunar, Consultor de Integración SAP de Altim, Consultora tecnológica especializada en SAP y en transformación digital.

 

¿Quién no ha estado alguna vez “enganchado” a algún juego, ya sea del móvil, del ordenador o incluso de alguna consola? A la mayoría de nosotros nos ha pasado. Y es que los juegos, y más aún ahora los videojuegos, tienen un componente psicológico que incita al jugador a volver una y otra vez. Las tareas que se realizan en estos son diversas Gamificación en la empresa, de Altimy no siempre son divertidas (muchas son puramente mecánicas), pero a los usuarios les gusta ya que obtienen algún tipo de recompensa “virtual”.

Lo cierto es que, en su vida real, las personas se enfrentan muchas veces a situaciones laborales del día a día en las que también tienen que realizar tareas que pueden ser aburridas o tediosas, por lo que… ¿Y si lográsemos que estas personas vieran su trabajo como un juego? Porque hay que tener en cuenta que todos somos conscientes de que no hay mejor herramienta de trabajo que un empleado motivado.

En ese sentido, el concepto formal de gamificación es precisamente ése, utilizar elementos y técnicas de diseño de juegos en entornos que no lo son, en este caso, en un proceso productivo en una empresa. Aplicada así, la gamificación puede ser interna o externa, dependiendo del grupo al que vaya enfocada, siendo el de los empleados de la empresa para la primera y los clientes para la segunda.

La cuestión es que los beneficios son los propios de tener a los empleados “enchufados”. Y de esta manera, los procesos, en definitiva, se optimizan, ya que los empleados ponen todo de su parte para conseguir la recompensa que se encuentra tras cada una de las tareas que ha de realizar. De hecho, ciertos estudios han demostrado además que incluso disminuye el absentismo laboral.

En cualquier caso, a la hora de plasmar este concepto en la realidad, es preciso pensar como un diseñador de videojuegos, ya que la meta es conseguir que los jugadores (empleados, clientes, alumnos, etc.) encuentren la dinámica atractiva. No obstante, la nota negativa es que no todos los procesos de una compañía son “gamificables”. En concreto, según los gurús de la gamificación Kevin Werbach y Dan Hunter, los elementos de que disponemos a la hora de construir un sistema “gamificado” se pueden englobar en tres categorías que, decrecientemente en abstracción, son:

– Dinámicas. Es el nivel superior de abstracción y es donde se definen las restricciones, la narrativa, la progresión del jugador, etc. Se trata de conceptos que definen, pero no entran nunca a formar parte del juego.

– Mecánicas. Definen las cosas que ocurren en el desarrollo del juego, como son los desafíos que debe realizar el jugador, elementos de azar, elementos de cooperación o competición entre jugadores, recompensas, transacciones entre jugadores, turnos en caso necesario y estados de victoria. Es decir, la regla que declara a un jugador o a un grupo de jugadores como vencedores con respecto a los demás jugadores.

– Componentes. Son los elementos con los que los jugadores interactúan directamente, como los logros, los avatares de los jugadores, los emblemas, las misiones, los niveles, las tablas de clasificación, los puntos, los equipos, etc.

Eso sí, todos estos elementos son piezas opcionales que pueden formar parte de un proceso “gamificado” o no.

En definitiva, podemos afirmar que la gamificación puede ser una magnífica herramienta para todas aquellas empresas que quieran crecer y diferenciarse en el mercado, aumentando la eficiencia, el compromiso y la motivación.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *