Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Vivir/ Ocio  >  Viajes/ Turismo  >  Artículo actual

Lugares secretos con misterio y magia en Canarias

Por   /   1 febrero, 2021  /   Sin Comentarios

Salinas y faro en La Palma, de OpenPor Naviera Armas, Empresa de transporte marítimo de pasajeros, y Open Comunicación, Compañía especializada en comunicación y marketing.

 

¿Secretos en las Canarias? No parece posible. Las islas son visitadas por más de 20 millones de turistas de todo el mundo y su reducido tamaño hace que se exploren hasta los lugares más escondidos. Sin embargo, incluso dentro de los estrechos confines de estas islas volcánicas hay lugares ocultos, a menudo conocidos solo por los lugareños. El Charco Azul, de El HierroY es que sí, Canarias esconde una serie de localizaciones envueltas en misterios y magia, lo que las hace únicas y atrae a personas interesadas por el misticismo y la intriga a pasar unos momentos inolvidables.

Desde luego, elegir una isla es una decisión complicada, porque cada una tiene sus encantos y guarda sus secretos, de ahí que, tal vez, lo mejor sea visitarlas todas o, al menos, varias de ellas, lo que no es complicado gracias a las posibilidades que ofrecen los ferries que conectan todas ellas con frecuencia y con muy buenos precios.

En cualquier caso, quienes busquen ir más allá de las playas magníficas, de los paisajes sorprendentes y de las ciudades con encanto, no deben perderse la siguiente selección de lugares secretos.

Tenerife

La más visitada de las Islas Canarias tiene pocos secretos, pero algunos hay, como la playa Montaña Amarilla en San Miguel de Abona, en el sur de la isla y que destaca por las fascinantes formaciones rocosas creadas por las olas. La playa, que se encuentra junto a la hermosa Montaña Amarilla, Punta Hidalgo, en Tenerife, de Openque fue designada “monumento natural” debido a su composición única, no tiene arena pero sí aguas transparentes, y en la piedra se ha excavado un solarium con acceso directo al mar.

También en el sur de esta isla se sitúa la Cueva del Tancón, con una piscina natural dentro de una cueva ubicada en Puerto Santiago. Se puede acceder a través de un paseo por la costa que no dejará indiferente por sus piscinas naturales y calas, para luego descender por las rocas hasta la cueva. Eso sí, el esfuerzo merece la pena, ya que se trata de una de las mejores cuevas marítimas de Canarias, en la que poder disfrutar de una luz mágica que se filtra por sus paredes balsámicas y de sus aguas transparentes.

Otra cueva sorprendente es igualmente la Cueva del Viento, que con sus 17 kilómetros de longitud es el túnel volcánico más largo de Europa. Se formó tras una erupción volcánica, y mientras la superficie de lava se solidificó cuando entró en contacto con el aire, por debajo, el flujo de lava continuó hasta su vaciado, dando lugar a este paisaje subterráneo.

Y a propósito de piscinas naturales, en el norte de la isla tinerfeña hay dos que vale la pena visitar: el Charco de La Laja (foto a la izquierda, cortesía Turismo de Tenerife) y el Charco del Viento, dos caprichos volcánicos en forma de piscina natural. La primera está en San Juan de la Rambla y tiene un fácil acceso. Charco de La Laja, en Tenerife, de Turismo de TenerifeMientras, en la carretera que lleva a Icod de los Vinos, otro lugar que vale la pena visitar, se encuentra el Charco del Viento, con distintas zonas de baño, alguna de ellas con arena y todas con aguas especialmente transparentes.

Por otra parte, en Tenerife, como en todas las islas, abundan los impresionantes miradores en los que se combinan el mar y la naturaleza. Y uno de los más espectaculares es el Mirador de Aguaide, un precioso balcón sobre el Atlántico a 500 metros de altura desde el que disfrutar de las vistas de la Punta del Hidalgo y el Roque de los Hermanos, además del infinito horizonte del mar.

Fuerteventura

Con más de 150 kilómetros de playa en un litoral de 340 kilómetros, se trata de todo un paraíso para los que quieran descansar. Destino obligado para los amantes del windsurf, el kitesurf y el submarinismo, en Fuerteventura se encuentran unos parajes inolvidables: aguas verde esmeralda, un litoral prácticamente virgen Betancuria, en Fuerteventura, de Openy playas de arena blanca.

En la isla abundan las largas playas de arena fina y tiene el litoral menos rocoso. Pero aun así, en la zona de Betancuria uno puede encontrar 6 kilómetros en los que, al bajar la marea, se crean pequeñas piscinas naturales. Son las llamadas “Aguas Verdes”. Y por otro lado, recorrer los senderos que atraviesan la isla es una buena forma de conocer lugares sorprendentes como el Parque Rural de Betancuria o la Montaña Tindaya.

Junto a ello, no hay que olvidar que, al lado de Fuerteventura, se encuentra la pequeña Isla de Lobos, que solo admite a 400 visitantes cada día; una isla casi virgen donde está la hermosa Playa de Las Conchas, también conocida como “La Caleta”. En la misma, además de disfrutar de su arena dorada y sus aguas cristalinas, podremos contemplar una hermosa vista de Fuerteventura y del Parque Natural de las Dunas de Corralejo.

Gran Canaria

Las playas más conocidas de Gran Canaria, como por ejemplo, las de Maspalomas y Playa del Inglés, no necesitan presentación y los turistas acuden en masa. Pero si se busca algo más exclusivo y tranquilidad, se puede ir caminando, ya que es la única forma de llegar cuando la marea está baja, a la Playa de Güigüi, en Aldea de San Nicolás, en el oeste de la isla y dentro de la Reserva Natural Especial de Güigüi. Barcas en Gran Canaria, de Turismo de Gran CanariaAllí se puede admirar sus acantilados encima del mar y sus playas solitarias.

En cualquier caso, debido a su litoral abrupto y a sus constantes mareas, en todas las islas canarias son frecuentes las piscinas naturales, a las que no siempre es fácil acceder pero que permiten un baño tranquilo con el agua más templada y sin olas ni corrientes. En esa línea, en el norte de Gran Canaria hay varias de interés y que son poco frecuentadas. La más próxima a Las Palmas de Gran Canaria en ese sentido es la conocida como Los Charcones, en Arucas, que tiene tres grandes zonas de baño, una de ellas para niños. Por su parte, el Charco de San Lorenzo se encuentra a cinco kilómetros, en el municipio de Moya, y cuenta con dos piscinas y una zona de arena.

No muy lejos, en Santa María de Guía, están las piscinas de Roque Prieto, en una zona aislada y tranquila y con distintas profundidades, y también las de Salinas de Agaete, a las que se puede acceder con facilidad desde el puerto. Son tres piscinas muy protegidas y que están conectadas por tubos volcánicos.

La Palma

Conocida como “Isla bonita”, es la más verde de todas ellas y su excepcional naturaleza y sus tesoros ecológicos la han hecho merecedora de ser declarada “Reserva de la Biosfera” por la UNESCO. Frondosos bosques, playas de arena negra, costas escarpadas y una gran cantidad de espacios naturales protegidos, como el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, harán las delicias de los amantes de la naturaleza. Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, de OpenY resulta espectacular contemplar cómo la lava volcánica ha llegado hasta el mar creando un litoral en el que aparecen diminutas calas entre los acantilados.

En su recorrido, no hay que dejar de bañarse en el Charco Azul, en San Andrés y Sauces, una piscina natural de un color azul intenso (de ahí su nombre). Y después de un buen baño, nada mejor que pasear por su famoso bosque de tilos. Mientras, entre sus playas, cabe destacar la de Puntallana, en el norte de la isla, un magnífico lugar donde relajarse mientras se disfruta de un paisaje espectacular de montañas verdes y acantilados majestuosos. Y por último, no hay que olvidar visitar en el sur de la isla las Salinas y Faro de Fuencaliente y, por qué no, llevarnos a casa un poco de su flor de sal, un magnífico condimento gastronómico para nuestras comidas.

Lanzarote

Es una de las islas más fascinantes en la que es espectacular cómo se mezclan los colores amarillos, rojos y anaranjados de sus paisajes volcánicos con los verdes y azules del Océano Atlántico. Desde luego, nada más poner un pie en su territorio llaman la atención los colores inconfundibles de sus paisajes volcánicos, que contrastan con el azul del Atlántico. Risco de Famara, en Lanzarote, de OpenEn cualquier caso, a pesar de que casi no hay árboles, su vegetación es sorprendentemente bella.

Entre los lugares a descubrir en esta isla está la Playa Bajo El Risco, posicionada en el norte de Lanzarote y que resulta la playa más solitaria de toda la isla. De 500 metros de longitud, ofrece sin embargo un perfecto lugar donde relajarse rodeado de arenas doradas y aguas transparentes. Además, desde allí se puede contemplar el Risco de Famara, con sus tonos amarillentos y rojizos y los islotes que se encuentran al norte de Lanzarote: La Graciosa, Montaña Clara, Roque del Oeste y Alegranza.

La Graciosa, ubicada a tres millas del extremo norte de Lanzarote y con apenas 700 habitantes, constituye una isla secreta toda ella. Aquí no existen carreteras pavimentadas, solo de arena, Isla La Graciosa, de Openhasta el punto de que lo mejor para descubrir sus dunas y playas solitarias es hacerlo caminando o en bicicleta desde el pueblo de Caleta del Sebo.

Además, también en Lanzarote hay piscinas naturales, siendo una de las mejores la de Los Charcones, en el sur de la isla y muy cerca de Playa Blanca. Y otra visita de interés es al paisaje protegido de La Geria, donde se cultiva la vid de Lanzarote, que sirven para producir unos magníficos sus vinos blancos.

La Gomera

Con apenas 20 kilómetros de extensión de norte a sur, la Gomera, conocida como la «Isla Mágica», es la segunda isla más pequeña de Canarias. Pero los amantes de la naturaleza encontrarán en ella un auténtico paraíso que intercala pequeñas playas de arena negra con acantilados montañosos, valles con inmensos palmerales, selvas repletas de árboles y plantas y rincones mágicos donde practicar el submarinismo.

Y mientras se recorre la isla hay que mantener los oídos atentos, pues la geografía aquí es tan escarpada que, durante milenios, Grajonay, en La Gomera, de Openlos lugareños han conversado entre las cimas de las montañas utilizando el lenguaje precolombino protegido por la UNESCO llamado “Silbo”. Es un secreto que no se ve, pero se puede oir… con un poco de suerte.

Por otro lado, la isla cuenta con una red de más de 40 miradores, siendo el más espectacular el de Alto de Garajonay, en el punto más alto de La Gomera y desde el cual se pueden observar las islas de El Hierro, La Palma, Tenerife y Gran Canaria. Se ubica en Vallehermoso, donde abunda un paisaje muy típico de la isla: los cultivos en terraza.

Sin embargo, al margen de todo ello, merece también la pena hacer una excursión marítima por su litoral hasta descubrir un monumental acantilado de origen volcánico que la erosión ha moldeado hasta transformarlo en columnas que se asemejan a los tubos de un órgano; de ahí su nombre, Los Órganos.

El Hierro

Perdida en medio del Atlántico, cerca de la costa occidental africana, El Hierro resulta la más tranquila de las islas Canarias y la más volcánica, con cerca de 800 bocas, algunas de ellas todavía activas. Protegida por la Unesco desde 2014, quiere convertirse en la primera isla del mundo que funcione solo con energía renovable El Hierro, de Opengracias al turismo responsable.

En ella hay todo tipo de paisajes que sorprenderán a sus visitantes, desde pozas marinas naturales, gigantescos acantilados, bosques de pinos, playas de piedra y, por supuesto, paisajes volcánicos y formaciones de lava. Pero no debe dejar de visitarse el litoral del suroeste de El Hierro y conocer las playas del Mar de las Calmas, con calas como la de Tacorón. Y asimismo también vale la pena ir a la zona del Golfo, donde se encuentran piscinas naturales que han sido erosionadas por la lava, como el Charco Azul. Y entre sus miradores destaca el de San Andrés y su árbol Garoé, que una leyenda lo considera sagrado por abastecer agua.

Para finalizar, igualmente hay que tener en cuenta en una visita al Pozo de las Calcosas, en la zona de El Monacal (Valverde). Es una pequeña bahía en la que los pescadores construyeron unas casitas de piedra volcánica sorprendentes.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *