Cargando...
Estás aquí:  Inicio  >  Economía/ Finanzas  >  Artículo actual

El cerebro del inversor

Por   /   7 diciembre, 2018  /   Sin Comentarios

Portada de El cerebro del inversor, de PirámideAutores: Pedro Bermejo y Luis García.
Editorial: Ediciones Pirámide (Colección “Empresa y Gestión”) 2018.

 

Tres años después de lanzar “El cerebro del inversor”, el neurólogo Pedro Bermejo vuelve a enriquecer esta temática, ahora junto al asesor financiero y gestor de fondos de inversión Luis García, con un nuevo libro, también bajo el mismo título de “El cerebro del inversor”, en el que se recogen las últimas aportaciones de la neurociencia con el objetivo de ayudar a los inversores de todo tipo a optimizar sus decisiones relacionadas con el mercado de valores.

Para ello, combinan los autores en esta obra los descubrimientos y la rigurosidad de la ciencia médica con los avances desarrollados en materia de toma de decisiones de los inversores.

Parten de la base, eso sí, de que si hay algo que puede hacer perder dinero a un inversor es perder el control de sus emociones. Creemos todos que las podemos domesticar, pero lo cierto es que en el momento de la verdad no somos capaces. Tenemos el enemigo en casa –dicen los autores-, en el cerebro más concretamente, como demuestran evidencias científicas y pruebas médicas. Y es que el mismo está preparado para determinadas cuestiones, pero no para otras (hay áreas en él que responden automáticamente ante estímulos determinados), y nos acaba induciendo a comprar acciones en el peor momento, en plena euforia de las cotizaciones, porque dispara el ansia de recompensa y silencia la aversión al riesgo; o nos impulsa a salir de las acciones justo cuando buena parte de las caídas ya se han producido, porque ese miedo a las pérdidas se extrema.

De esa manera, lo cierto es que nuestras decisiones financieras están demostrando que somos mucho más emocionales y menos racionales y lógicos de lo que nos gustaría. Además, los últimos avances del cerebro nos revelan también que cuando decidimos realizar una inversión intervienen una gran cantidad de factores que son inconscientes y que no controlamos.

Sin embargo, la neurociencia nos muestra que podemos escapar a estos hábitos del comportamiento. De hecho, la neurociencia está cambiando el panorama económico actual, y este libro, además de utilizar todos los últimos conocimientos en neurociencia para justificar aquellas decisiones erróneas que se tomaron un día, no sirve solo para asumir los propios errores, sino que permite usar los conocimientos de la neurociencia para mejorar las inversiones y lograr óptimas rentabilidades con el dinero; e incluso sirve para predecir el comportamiento de los mercados y actuar en consecuencia. En definitiva, explica cómo nuestro cerebro se enfrenta a las decisiones económicas y, a la vez, enseña métodos para mejorar nuestra capacidad financiera utilizando los conocimientos de la neurociencia.

En esa línea, particularmente en este volumen se explican de forma didáctica y amena las aplicaciones prácticas de cara a invertir en una de las áreas de investigación más florecientes: la Economía del Comportamiento. Ahonda en concreto así sobre cuestiones, entre otras, como la ansiedad, el miedo, las “burbujas”, el pánico ante los “cracks” bursátiles, la percepción por el cerebro del precio de las acciones, los errores habituales al interpretar la información bursátil o las noticias económicas, la influencia en la inversión según la edad, el sexo, el tiempo que haga, la cultura o la afinidad política, etc.

De esta manera, Bermejo y García presentan un volumen de seguro valor de cara a las inversiones y una práctica herramienta capaz de mejorar la capacidad de tomar decisiones económicas.

    Print       Email

Sobre el autor

Tras casi 35 años posicionada como la principal revista económica especializada en gestión y management, y habida cuenta de los nuevos modos y necesidades de sus habituales lectores (directivos, emprendedores y empresarios en un 90% de los casos), NUEVA EMPRESA lleva apostando desde principios de 2009 por el mercado digital, convirtiendo la Web en el principal punto de nuestra estrategia, dejando la edición en papel exclusivamente destinada a números especiales sin una periodicidad estipulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *